Para grandes músculos, evite los baños de hielo

6 de noviembre del 2019

Aún hay muchas preguntas sin respuesta sobre los efectos de estos baños.

Para grandes músculos, evite los baños de hielo

Las bañeras llenas de agua helada y, en ocasiones, cubos de hielo, son comunes en las salas de entrenamiento de los atletas profesionales y en algunos gimnasios. Pero remojarse en agua helada después de levantar pesas puede cambiar la forma en que los músculos responden al ejercicio y resultar en menos crecimiento muscular que no hacer nada para recuperarse, de acuerdo con un nuevo estudio.

Los partidarios creen que el agua helada reduce el dolor y la inflamación de los músculos después del ejercicio, disminuye el daño muscular, permite que las personas regresen a un entrenamiento completo más rápido y estimula cambios dentro del tejido que contribuyen al crecimiento muscular. Pero aún hay muchas preguntas sin respuesta sobre los efectos de estos baños.

Lea también: ¿Forever 21 en bancarrota por problemas familiares?

Para el estudio, que se publicó en septiembre en el Journal of Applied Physiology, científicos reclutaron a 16 hombres jóvenes sanos que no estaban levantando pesas. Probaron su fuerza muscular actual y su composición corporal y luego los dividieron en dos grupos.

Ambos grupos iniciaron una rutina de entrenamiento de resistencia progresiva y de cuerpo completo tres veces por semana durante siete semanas.

Después de cada sesión, la mitad de los hombres se recuperaron sentándose tranquilamente durante 15 minutos. Los otros se sumergieron en baños fríos después de cada entrenamiento durante 15 minutos.

Los científicos encontraron que los hombres de ambos grupos eran más fuertes después de la prueba. Pero, por debajo, sus tejidos parecían distintos.

Le puede interesar: Hormigas convertidas en zombis por un hongo

Todos los hombres habían desarrollado fibras musculares más grandes tras siete semanas de levantar pesas. Pero el incremento en el tamaño de la fibra era mucho mayor entre los que se sentaron después de cada ejercicio que entre los que se sumergieron en agua helada.

Los músculos de los que se sumergieron parecían haberse preparado bioquímicamente para una recuperación más lenta y un menor crecimiento que los tejidos de los otros hombres, dijo Aaron Petersen, quien encabezó el nuevo estudio.

Los investigadores sospechan que las repetidas inmersiones en agua fría pueden haber desencadenado reacciones metabólicas que priorizan mantener los tejidos calientes por encima de ayudarlos a crecer.

Este estudio fue pequeño e involucró sólo a hombres jóvenes y entrenamiento con pesas, por lo que sus hallazgos podrían no aplicarse a mujeres, personas mayores o atletas en otros deportes.

“Si una persona no quiere desarrollar músculo”, dijo Petersen, los baños helados después de levantar pesas podrían valer la pena.

Pero para cualquiera que espere crecer más fuerte y musculoso, dijo, “con base en nuestro estudio e investigación previa, no se recomienda usar la inmersión en agua fría después del entrenamiento con pesas”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO