Una plaga de moscas invadió la ciudad más grande de Pakistán

7 de septiembre del 2019

La ciudad inició una campaña de fumigación, pero las moscas permanecen, y las frustraciones crecen.

Una plaga de moscas invadió la ciudad más grande de Pakistán

Primero llegaron las inundaciones, al tiempo que semanas de lluvias monzónicas anegaron los vecindarios en toda Karachi, enviando aguas negras y basura a través de la ciudad más grande de Pakistán. Después llegaron los apagones, en algunos casos durante 60 horas y contando. Y luego empeoró: ahora Karachi está plagada de multitudes de moscas.

Los insectos parecen estar por doquier, entrando y saliendo de tiendas, autos y viviendas, y posándose en todas las superficies, desde verduras hasta personas.

Las moscas y las inundaciones muchas veces van de la mano. Pero Seemin Jamali, directora ejecutiva del Centro Médico de Posgrado Jinnah, un gran hospital público, afirmó que ésta era la peor infestación que jamás había visto. “Hay enormes nubes de moscas y mosquitos”, dijo. “No puedes caminar derecho en la calle, hay tantas moscas en todas partes”.

La ciudad inició una campaña de fumigación, pero las moscas permanecen, y las frustraciones crecen. El asunto está atrayendo atención a los problemas de mucho tiempo de la urbe con la basura y el alcantarillado.

Los expertos señalan que esta infestación probablemente fue causada por la combinación de agua pluvial estancada con basura en las calles y desechos de animales sacrificados para el festival musulmán de Eid al-Adha.

Noman Ahmed, rector de la Facultad de Arquitectura y Ciencias de la Administración de la Universidad NED de Ingeniería y Tecnología, dijo que la reciente precipitación no fue extraordinaria; simplemente reveló los problemas cumulativos de Karachi con el desarrollo urbano, incluyendo cómo los desagües naturales de la metrópoli son usados como vertedero. “Si hay un par de rachas más como ésta, entonces la Ciudad se volverá completamente disfuncional”, aseguró Ahmed.

Jamali dijo que la malaria, la gastroenteritis, la tifoidea, la fiebre del dengue, el virus de chikungunya, los trastornos respiratorios y la fiebre del Congo iban en aumento.

Una tarde reciente, los vendedores alrededor del Bazar Bohri estaban sentados abanicando sus productos para tratar de mantener las moscas a raya. Muhammad Ismail Siddiqui, de 54 años, vendía dulces tradicionales y los había cubierto con plástico.

Una tienda de jugo de caña de azúcar también estaba infestada. “No hay cura”, dijo Shahid, de 45 años, que sólo dio un nombre.

Limpiar verdaderamente Karachi sería difícil. La Ciudad produce unas 12 mil toneladas de desechos todos los días. Sus recursos e infraestructura no han ido a la par de la presión de la expansión constante y los cambios del estilo de vida entre sus más de 15 millones de residentes. La administración de Karachi es compleja: el manejo de residuos y los servicios municipales son responsabilidad de agencias diferentes.

“La xudad requiere una especie de emergencia de instalaciones sanitarias”, afirmó Ahmed.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO