Podría tomar 200 años recuperar bosques de Bolivia

29 de agosto del 2019

“Nunca he visto una tragedia ambiental de esta escala”, dijo Miguel Crespo, director de Probioma.

NYT

Entre la alarma internacional por los incendios en la Amazonía brasileña, la vecina Bolivia enfrenta fuegos devastadores propios.

Enfrentando una calamidad, el Presidente Evo Morales ha aceptado la ayuda internacional.

“Bienvenida esa cooperación, sea de organismos internacionales, de personalidades, o de los Presidentes que ofrecieron ayuda”, dijo Morales en la ciudad de Cochabamba, donde había estado haciendo campaña para un cuarto periodo de Gobierno.

Los incendios son un suceso habitual de la temporada seca en el norte de Sudamérica, pero este año ha sido diferente.

Los siniestros en el bosque Chiquitano de Bolivia y en la región de la Amazonia de Brasil han sido más grandes y extendidos que en temporadas anteriores. Eso ha generado preocupación internacional y, en el caso de Brasil, también ha provocado indignación ante el hecho de que el Presidente Jair Bolsonaro ha desestimado la seriedad a los incendios.

Morales dijo que en días recientes recibió llamadas de los Presidentes de España, Chile y Paraguay con ofertas de ayuda.

La recuperación no será rápida.

Podría tomar hasta 200 años para que sanen los bosques de Bolivia, dijo Miguel Crespo, director de Probioma, un grupo ambientalista sin fines de lucro. “Nunca he visto una tragedia ambiental de esta escala”, dijo.

En un país ya agitado por el controvertido intento de reelección de Morales, la reacción a los incendios ha tomado fuertes tintes políticos. La Constitución de Bolivia prohíbe que Morales contienda de nuevo y perdió un referendo que le habría permitido hacerlo. Cuando recurrió a los tribunales para eliminar los límites a los mandatos, comenzaron protestas masivas.

Ahora, muchos están atacando a Morales por su lenta respuesta a los fuegos.

Para el 24 de agosto, los incendios habían destruido más de un millón de hectáreas de bosque en el Estado oriental de Santa Cruz.

Expertos ambientales afirman que los incendios amenazan a alrededor de 500 tipos de animales, incluyendo jaguares, tapires y 35 especies en peligro de extinción.

La Cámara Nacional de Comercio de Bolivia predijo que los incendios reducirán a la mitad el producto interno bruto del País este año.

Los opositores de Morales atribuyen los incendios forestales a la campaña del Gobierno para entregar tierras de manera gratuita a los campesinos y abrir nuevas áreas a la actividad agroindustrial. Esas políticas le ganaron amplio apoyo a Morales entre los pobres, al tiempo que aplacaban a los grupos empresariales conservadores del País. Sin embargo, el costo fue dejar franjas de bosque y terrenos arbolados expuestos a la agricultura de tala y quema, afirman los críticos.

La autoridad de manejo de la tierra de Bolivia estima que el 87 por ciento de los incendios forestales que se registran hoy comenzaron como fuegos ilegales iniciados por granjeros.

Tras ignorar inicialmente los incendios, Morales envió la semana pasada a soldados y tres helicópteros para combatirlos. La mayor parte del combate al fuego hasta ahora ha sido llevado a cabo por voluntarios.

Durante sus 13 años en el cargo, Morales ha luchado para equilibrar las prioridades ambientales que dice tener con la necesidad política de producir resultados económicos rápidos. Su gobierno aprobó al menos cuatro leyes y seis decretos que expanden el uso agrícola de áreas forestales frágiles desde 2013, por ejemplo.

“El Gobierno ha detonado un desastre ambiental”, dijo Crespo. “En gran medida, esta tragedia es el resultado del populismo y la visión del desarrollo basada en los agronegocios”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO