¿Por qué acusan a Cargill de ser la peor compañía del mundo?

12 de agosto del 2019

Es uno de los principales exportadores de soya brasileña.

¿Por qué acusan a Cargill de ser la peor compañía del mundo?

Durante años, el coloso agrícola estadounidense Cargill ha llevado una relación relativamente buena con los activistas ambientales, elogiado por aceptar una moratoria histórica a la compra de soya cultivada en tierra deforestada en la selva tropical de la Amazonia.

Sin embargo, esa relación recientemente se ha deteriorado a raíz de la negativa de la compañía de aceptar una moratoria similar en otra región ecológicamente delicada en Brasil y, más ampliamente, por incumplir sus metas antideforestación.

“Lo decepcionante es que Cargill fue elogiada y luego no cumplió”, explicó Nathalie Walker, una directora de la Federación Nacional de Vida Silvestre.

Cargill, la compañía no cotizada en bolsa más grande de Estados Unidos, es uno de los principales exportadores de soya brasileña.

Gran parte de las críticas recientes contra Cargill se enfocan en la deforestación continua en el Cerrado, una enorme sabana brasileña donde la compañía adquiere grandes cantidades de soya de agricultores locales. El Cerrado representa alrededor del 60 por ciento de la producción total de soya de Brasil, unas 20 veces más que la cantidad cultivada en la Amazonia.

Algunos activistas han hecho un llamado a que la compañía establezca una moratoria a la soya en el Cerrado, que ha perdido más de la mitad de sus especies vegetales nativas y tiene menos protección bajo las leyes brasileñas que la Amazonia. Algunos expertos señalan que el daño ha exacerbado el cambio climático.

Cargill se ha rehusado a una moratoria en el Cerrado. En junio, la compañía admitió que no alcanzaría una meta ambiental que había establecido hace una década: eliminar la deforestación de su cadena de suministro para el 2020. En vez de ello, dio a conocer un nuevo “plan de acción para la soya” que promete 30 millones de dólares para el desarrollo de “opciones económicamente viables para los agricultores como alternativas a la conversión de vegetación nativa”.

Glenn Hurowitz, quien dirige el grupo activista ambiental Mighty Earth, aseguró que David MacLennan, el director general de Cargill, le dijo que la compañía apoyaría una moratoria en el Cerrado.

El mes pasado, Mighty Earth publicó un reporte titulado “Cargill: La Peor Compañía del Mundo”.

“Primero dicen una cosa y luego otra”, manifestó Hurowitz.

Ruth Kimmelshue, directora de sustentabilidad de Cargill, niega que la compañía se haya comprometido a una nueva moratoria e insiste en que la situación en el Cerrado es más complicada que en la Amazonia.

Una diferencia importante: aunque Cargill era el comerciante de soya más grande operando Es uno de los principales exportadores de soya brasileña.en la Amazonia, enfrenta más competencia en el Cerrado. Las compañías chinas compran la mayoría de la soya brasileña.

Declarar una moratoria “simplemente empuja el problema”, dijo Kimmelshue. “Nos vamos nosotros y llega alguien más. Tenemos que involucrarnos más a fondo para ayudar a buscar una solución”.

Una moratoria en el Cerrado probablemente generaría tensiones con los campesinos locales. Pero los activistas argumentan que los agricultores brasileños podrían seguir cultivando soya en tierras ya desmontadas sin dañar el hábitat.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO