¿Qué hacemos ahora con toda esta basura electrónica?

16 de agosto del 2019

Incluye desde monitores de computadora y televisiones hasta celulares y más.

¿Qué hacemos ahora con toda esta basura electrónica?

Tras el anochecer, cuando la basura cubre las calles del bullicioso mercado Kariakoo en Dar es Salaam, llegan los camiones compactadores, seguidos de hombres en uniformes verdes y mujeres con falda y botas de hule.

Barren los restos de frutas y verduras, junto con botellas y envases de plástico, y los camiones los llevan al basurero.

Sin embargo, lo que complica la disposición de la basura es la cantidad cada vez mayor de desechos electrónicos, para lo que los recolectores de basura no están preparados.

Los desechos electrónicos incluyen todo, desde monitores de computadora y televisiones hasta celulares y más. La mayoría es almacenada en bodegas o pepenada en busca de componentes reciclables, y luego desechada.

Los productos de energía solar que ayudan a las personas de bajos recursos en zonas rurales sin suministro eléctrico también se están sumando a los desechos electrónicos. A medida que crece la energía solar, también lo hacen las baterías caducas de plomo y ácido para paneles solares en azoteas y las baterías de litio para lámparas solares.

La basura electrónica puede dañar el medio ambiente al filtrar químicos peligrosos a las aguas freáticas y dañar a las personas que hurgan a mano en busca de materiales reciclables.

Sin embargo, muchas regiones carecen de las instalaciones y el equipo para disponer adecuadamente de los desechos.

En Dar es Salaam, los trabajadores que recolectan baterías pesadas de plomo y ácido las abren a machetazos y escurren a mano el ácido en el suelo. Luego venden esas baterías a fábricas que funden la chatarra de plomo para ser revendida a comerciantes.

El proceso contamina la tierra y el agua con plomo, que puede resultar en daño cerebral y otros problemas de salud, de acuerdo con un reporte de Phenix Recycling, que operó brevemente en Tanzania.

El agua y la tierra cerca del Río Msimbazi ya están contaminados, arrojó un estudio publicado en el 2018.

“Las probabilidades de tener agua freática contaminada son muy altas”, comentó Ghanima Chanzi, una ingeniera en el Instituto del Agua en Dar es Salaam y autora del estudio.

El agua del río es usada para regar los plantíos de verduras cercanos, indicó. En África Oriental, la gran mayoría de las baterías caducas de plomo y ácido son baterías de auto y sistemas de respaldo de energía usados durante apagones.

Algunas compañías, en su mayoría en África subsahariana y el sur de Asia, vendieron 3.7 millones de productos de energía solar, como lámparas solares y sistemas instalados en azoteas, en el primer semestre del 2018, señaló un reporte de la Asociación Global de Iluminación No Conectada a la Red, o Gogla, un grupo sin fines de lucro.

Las baterías de litio en las linternas solares son difíciles de reciclar. A menudo son tiradas o incineradas con otra basura. Los sistemas solares en azoteas se conectan a baterías de plomo y ácido que duran de cinco a ocho años si reciben el mantenimiento apropiado, y luego son desechadas.

Para ayudar a abordar el problema, agencias de ayuda humanitaria en Reino Unido y EU han prometido donar un millón de dólares en subvenciones a compañías que aborden los desechos electrónicos de energía solar.

Phenix Recycling fue fundada por Athina Kyriakopoulou, quien trabajó durante varios años en compañías de energía solar en Tanzania y Uganda, donde vio la acumulación “alarmante” de desechos electrónicos.

Phenix recibía basura electrónica de clientes, entre ellos las compañías solares M-Kopa y Mobisol. Envió tableros de circuitos y baterías de litio a Bélgica y paneles solares a Sudáfrica, Israel y Bélgica.

Phenix dejó de operar el año pasado en parte por “la falta de inversionistas dispuestos a financiar compañías de desechos, y un titubeo de las compañías para pagar por sus desechos a raíz de la falta de regulaciones o de su imposición”, explicó Kyriakopoulou.

Se invierte mucho en entender la problemática “pero aún no en apoyar a las compañías en crecimiento”, declaró.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO