‘Trapcorrido’ el género que renovó el corrido mexicano

9 de octubre del 2019

Una fusión musical que representa a la cultura de Los Ángeles.

‘Trapcorrido’ el género que renovó el corrido mexicano

Cuando Francisco Rodríguez, de 31 años, estuvo encarcelado, comenzó a escribir canciones. Había crecido en Santa María, California, escuchando los corridos mexicanos que les encantaban a sus padres y a sus abuelos, así que se inclinó hacia ese género.

Los corridos se derivan de una tradición oral que data del siglo 19. Ya sea que se trate del arrojado relato de un revolucionario real o una saga romántica ambientada en el México rural, un corrido conlleva un arco narrativo.

Muchos están basados en hechos reales: el “Corrido de Joaquín Murrieta” cuenta la historia de un bandido y héroe folclórico de los años de la Fiebre de Oro en California. En prisión, Rodríguez se enfocó en lo que conocía de primera mano: los peligros de traficar armas en la frontera méxico-estadounidense.

Escribió sobre los estafadores y vendedores de drogas de su vecindario. Con el tiempo, comenzó a experimentar con cambiar el sonido tradicional del corrido —infundiéndole un ritmo más rápido a la guitarra acústica y los acompañamientos de acordeón, incluyendo ritmos de hip-hop basados en la música que escuchó creciendo en el Sur de California en la década de los 90.

Lea también: Migrantes huyen de la violencia y eso encuentran en México

Ahora conocido como Shrek, Rodríguez tiene dos años de haber salido de la cárcel y es el vocalista de Arsenal Efectivo, uno de varios grupos de “trapcorrido” populares.

Antes de un reciente concierto con localidades agotadas en el Forum de Los Ángeles, Rodríguez reflexionó sobre la evolución de su sonido: “Dejé la vida de venta de drogas y de la calle y busqué una carrera musical después de salir de prisión, y así es como se formó todo esto.

“Cuando inicié mi grupo, nos vestíamos con botas de cocodrilo, tejanas y sombreros. Pero ahora uso prendas muy adornadas y joyas llamativas, me puse una parrilla en los dientes, y eso es algo que nunca se ha visto en nuestra cultura —un mexicano con una parrilla en los dientes y cantando corridos”.

Jesús Ortiz Paz, vocalista de Fuerza Regida, otro grupo de Los Ángeles que canta trapcorridos, dijo: “Nosotros venimos de las calles. No nacimos en México y no cantamos sobre los ranchos”.

Le puede interesar: El performance es el medio del momento en el mundo del arte

Al tiempo que las redes de narcotráfico se volvieron más poderosas en México, los corridos empezaron a reflejar la problemática asociada, creando un subgénero llamado narcocorridos. Pero mientras que los músicos de trapcorridos de hoy crecieron escuchando corridos, también crecieron en ciudades metropolitanas californianas y escuchaban música hip-hop y rap.

Josh Kun, director de la Escuela de Comunicación Annenberg de la Universidad del Sur de California, cree que los corridos, como una forma de música que existe de ambos lados de la frontera México-EU, se prestan de manera natural a la colaboración con otros géneros.

Aún así, Jimmy Humilde, quien opera la disquera Rancho Humilde, que maneja a Arsenal Efectivo, cree que los trapcorridos del Sur de California tienen algo singular. “Es la voz de la cultura chicana joven, y estamos representando a la cultura de LA con esta música”, dijo.

No es inusual la colaboración musical entre artistas latinos y de raza negra, pero las tensiones raciales en el área sur central de LA, particularmente a principios de los 90, ardían entre estos grupos demográficos, ambos atrapados en un sistema de acceso limitado a recursos económicos y sociales. Algunos ven a la música de los trapcorridos como un correctivo a las tensiones raciales, si bien no un antídoto.

Como testimonio de su atractivo, varios recintos en toda California registran localidades agotadas para conciertos de trapcorridos. Las bandas ya viajan a otros Estados y a México.

“Nos sentimos como Selena”, señaló Paz, refiriéndose a la cantante mexicoestadounidense que se convirtió en una de las cantantes más aclamadas del siglo 20 antes de su muerte en 1995. “Somos mexicoamericanos y viajamos a México, igual como lo hacía ella, y tenemos llenos completos, como tenía ella”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO