Se llama Alma y la conocen como la ‘nueva Mozart’

15 de julio del 2019

En diciembre hará su debut en el Carnegie Hall.

Se llama Alma y la conocen como la ‘nueva Mozart’

Alma Deutscher aún no se ha convertido en un nombre famoso, pero parece ser sólo cuestión de tiempo.

La consumada pianista y violinista también es compositora, al haber escrito conciertos para piano y violín y una ópera. En diciembre hará su debut en el Carnegie Hall. Este mes, grabará su primer disco de melodías de piano que compuso cuando tenía 4 años.

Esto no fue hace mucho tiempo, porque Deutscher, que ha sido llamada “la nueva Mozart”, tiene 14 años.

Deutscher hace un gesto de desesperación ante la mención de Mozart, una comparación que rechaza. Ella quizás sea uno de los prodigios musicales más talentosos de su generación, elogiada por Zubin Mehta y Simon Rattle, pero también es una adolescente que está probando su libertad y resistiéndose a las expectativas.

“Muchas personas me han estado diciendo que si quiero madurar, tengo que componer música que refleje la fealdad del mundo moderno”, comentó. “No quiero hacer eso. Quiero componer música que me parezca hermosa”.

El resultado más reciente es una interpretación moderna de un vals vienés que poco a poco se convierte en un vals romántico que termina con una melodía alegre basada en el ulular de una sirena policiaca vienesa. El estreno con orquesta completa en mayo terminó con el público en Sonderborg, Dinamarca, de pie.

Johannes Wildner, quien dirigió la orquesta, alabó su creatividad e imaginación armónica, advirtiendo que no la celebraran simplemente por su edad.

“Ella no es buena porque es joven”, dijo Wildner. “Es buena porque es extremadamente talentosa y ha madurado muy pronto”.

Nacida en el 2005, Deutscher creció en Inglaterra. Recibió su primer violín a los 3 años. A los 4 se sentaba durante horas al piano, componiendo melodías. Su padre, Guy Deutscher, trató de encontrar a un maestro dispuesto a trabajar con una compositora de edad preescolar, pero la mayoría lo rechazó.

Sus padres son selectivos con su agenda de presentaciones, que el año pasado incluyó conciertos en China, Alemania y Suiza. Tras pasar meses en Viena para los ensayos de su ópera, “Cinderella”, la familia se mudó allí.

“Viví en Inglaterra, pero crecí con la música de Mozart, Schubert, Beethoven y Haydn”, dijo Deutscher.

“Musicalmente hablando, creo que Viena siempre ha sido mi hogar”.

Ahí, Deutscher da largas caminatas, acompañada de su familia y la cuerda rosa para brincar con flecos brillantes que ha llevado consigo desde que era niña.

“Cuando era más pequeña, realmente pensaba que era la cuerda la que me daba inspiración”, dijo. “Ahora sé que no es realmente la cuerda. Es el estado de ánimo que tengo cuando la llevo a todos lados”.

Recientemente ha batallado con el argumento para una ópera que le encargó el Salzburg State Theater. Gran parte de la música está en su cabeza, dijo, pero encontrar la trama ha sido difícil.

Aunque cuenta con 86 mil suscriptores en su canal de YouTube, Deutscher tiene poco interés en las redes sociales. No tiene teléfono celular, pero lleva una libreta para apuntar melodías e ideas.

Dijo que en el futuro le gustaría componer un poema sinfónico, una sinfonía completa y un musical. Espera con ansias su actuación en Carnegie Hall, donde será una de las compositoras más jóvenes en interpretar sus propias obras allí, dijeron los directivos.

Sin embargo, mientras el mundo se concentra en sus logros, Deutscher dijo estar agradecida por la oportunidad y la aventura que su vida le ha ofrecido.

“Soy una feminista muy firme y estoy realmente feliz de haber nacido ahora, cuando se permite que las chicas desarrollen sus talentos”, dijo. “Porque si hubiera nacido antes, probablemente no me habrían permitido convertirme en compositora. Habría tenido que ser ama de casa”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO