El embarazo puede ser un buen chiste

13 de mayo del 2019

Un bebé en camino es ahora una abundante fuente de material standupero

El embarazo puede ser un buen chiste

Amy Schumer tuvo un embarazo difícil. Pero eso no impidió que subiera al escenario en botas de tacón alto y grabara un especial de comedia stand-up para el servicio de streaming Netflix.

“Todos los días vomito una cantidad como en el ‘Exorcista’”, dijo Schumer, quien sufrió un grado extremo de náuseas y vómitos llamado hiperémesis.

“Si ustedes tuvieron un buen embarazo, es decir si ustedes son alguien que disfrutó estar embarazada”, dijo, poniendo su mano sobre su corazón, “ojalá que se les vuelque su auto”.

Los hombres tienen décadas de dominar la comedia stand-up, pero a medida que las mujeres se han abierto paso al escenario con más frecuencia, un tipo de presentación ha sido difícil de pasar por alto: comediantes embarazadas apareciendo en destacados especiales de comedia, programas nocturnos de entrevistas y en centros nocturnos.

Las barrigas como inspiración

Como ya no es visto como algo vagamente fuera de onda que se interpone entre la rutina y el soporte del micrófono, un bebé en camino es ahora una abundante fuente de material standupero: estrías, placentas y demás.

Ali Wong, que ha hecho dos especiales de comedia para Netflix estando embarazada, explicó sobre ductos obstruidos, consultoras de lactancia y pañales, para mamá. (Después de que sale el bebé, “¿saben qué más sale? Su casa”).

Schumer, cuyo bebé nació el 5 de mayo, se levantó el vestido durante su especial, “Growing” (Creciendo), para mostrar las gasas sobre su ombligo que trataban de mantenerlo plano.

Natasha Leggero, embarazada bajo un vestido de lentejuelas de colores, catalogó las razones por las que no quería hijos. (“¿Alguien más tiene personas en su familia de las que ya no quieren que haya más? Yo tengo un hermano que vive en una camioneta Van a la que le puso una dirección”).

Christina Pazsitzky dijo que hace apenas unos cuantos años, “como que estábamos escondidas; no era considerado buena onda”.

“Cuando me embaracé de mi segundo hijo, las cosas definitivamente habían cambiado”, agregó Pazsitzky, cuyo nombre artístico es Christina P.

“Los mánagers y representantes decían: ‘¡Genial, dinero, dinero! ¿Dónde está el contrato para escribir un libro? ¿Dónde está el especial?’”.

Pero hace apenas cuatro años, la comediante Ophira Eisenberg dijo que le habían dicho que podría alienar a su público al hablar sobre su embarazo.

“Durante años, hemos oído a los hombres hablar sobre sus penes y se suponía que teníamos que aceptar que eso es universal”, dijo.
Entonces, ¿cómo llegamos aquí?

Cada vez más mujeres haciendo comedia

Comediantes, dueños de centros nocturnos y los encargados de contrataciones dicen que hoy hay más mujeres trabajando en la comedia, aunque siguen siendo superadas marcadamente en número por los hombres.

Y como las mujeres empiezan a formar una familia a mayor edad que antes, ahora es más probable que estas comediantes tengan carreras establecidas para cuando empiezan a tener bebés.

“Mis colegas y yo alcanzamos el éxito, por así decirlo, justo cuando estás al final de tu ventana de fertilidad”, dijo Pazsitzky, cuyos hijos tienen 9 meses y 3 años. “He trabajado 15 años para llegar aquí”.

Como la mayoría de las mujeres que trabajan, dijo, “no puedo tomarme un año libre para tener un bebé”. Así que allí están, con muchísimo material.

Pero algunos chistes tienen que desaparecer.

Kara Klenk, una standupera que dio a luz a su hija, Rosalie, el mes pasado, dijo que tuvo que eliminar un chiste en el que explicaba a conservadores políticos cómo funcionaba el control de natalidad.

Sin embargo, Klenk sí conservó un sketch en el que se pone en cuclillas, imitando a una persona muy pequeña. “Durante todo el embarazo, pero también en la comedia standupera, la gente te trata como si fueras muy frágil”, declaró.

“Podía sentir a la gente pensando, ‘Oh, ¿se siente bien, esta valiosa figurita de cristal?’ ¡Todo está bien! No lo haría si no estuviera bien”.

En febrero, Schumer anunció que tenía que cancelar el resto de su gira, diciendo que debido a su hiperémesis ya no tenía permitido volar.

“Quería hacer un esfuerzo y hacer mis shows”, posteó Schumer en Instagram. “Pero tengo que pensar en mi salud y en mi bebé”.

Sin embargo, muchas comediantes dijeron que había ventajas en los shows de +1.

“Cualquier cosa remotamente vulgar recibe una carcajada más grande cuando estás embarazada”, afirmó Pazsitzky. “Simplemente es más tabú”.
Pero esperan con ansias el día en que una mamá embarazada en el escenario no sea poco común.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO