Filme denuncia abusos de curas católicos polacos

23 de junio del 2019

Ha sido visto más de 20 millones de veces desde que se estrenó en línea el 11 de mayo.

Filme denuncia abusos de curas católicos polacos

Anna Misiewicz tenía 7 años cuando fue invitada a las habitaciones privadas de su párroco, en un pueblo en el suroeste de Polonia. Pensó que quería que contara los donativos para la iglesia.

En lugar de eso, se encontró a solas con un depredador, identificado sólo como el Padre Jan A. Le tocó el pecho, acarició su cuerpo y la obligó a usar sus manos para masturbarlo.

Décadas después, el olor a leche le da asco, afirmó, “porque el sacerdote bebía leche y el sabor se quedaba en su boca y permanecía en la mía”.
En un nuevo documental, Misiewicz recuerda estas pesadillas y también confronta a su abusador, quien aún es sacerdote.

“Nunca debí haberlo hecho”, dice el clérigo en un momento captado en un video grabado en secreto. Ofrece una disculpa y pide besar su mano. Ella apenas puede contener su repugnancia.

El documental de dos horas, “Tell No One” (No Se Lo Digas a Nadie), ha sido visto más de 20 millones de veces desde que se estrenó en línea el 11 de mayo. El filme detalla no sólo un patrón de abuso que incluye alegatos de violación, sino también la manera en que la Iglesia en esta nación profundamente católica ha protegido a los sacerdotes durante décadas.

“Finalmente estamos presenciando un ajuste de cuentas nacional y es del mismo tipo que llevó la justicia a iglesias en otros países”, expresó Joanna Scheuring-Wielgus, activista y legisladora de oposición.

Gran parte del abuso tuvo lugar en los años 80, cuando la Iglesia era dirigida por el Papa Juan Pablo II, quien era originario de Polonia. Las revelaciones han forzado debates sobre cómo Juan Pablo, ahora un santo, no actuó para proteger a los niños.

El año pasado, el reverendo Henryk Jankowski, que murió en el 2010, fue acusado de abusar de niños. Este año, unos activistas tumbaron una estatua de él en Gdansk; los funcionarios la restauraron, pero a medida que más alegatos surgían, la Ciudad la quitó.

Jaroslaw Kaczynski, líder del gobernante Partido Ley y Justicia, ha acusado a los que plantean la problemática del abuso sacerdotal de buscar socavar a la Iglesia misma. Pero a medida que la indignación pública ha crecido, el Gobierno se ha visto obligado a responder. El Parlamento recientemente tomó medidas para imponer castigos más severos a quienes abusan de menores, y para eliminar el estatuto de limitaciones sobre el enjuiciamiento de tales crímenes.

El papa Francisco ha atribuido la crisis del abuso al clericalismo, un enfoque que eleva a los sacerdotes y su autoridad. Recientemente develó la primera ley de la Iglesia que obliga a los directivos de dicha institución a nivel mundial a reportar los casos de abuso y los intentos de encubrirlo.

Un estudio publicado por la Iglesia polaca en marzo halló que de 1990 a mediados del 2018, los directivos eclesiásticos recibieron reportes de abuso concernientes a 382 sacerdotes. El estudio, que usó datos de más de 10 mil parroquias, señaló que en esos 28 años, 625 menores fueron víctimas de abuso sexual.

Los analistas dijeron que esos números subestimaban exageradamente el alcance del abuso. Los críticos también indicaron que el estudio no incluía detalles sobre qué les pasó a los perpetradores tras ser descubiertos.

El documental muestra cómo a los sacerdotes no sólo se les permitía seguir siendo sacerdotes, sino también trabajar con niños. El Reverendo Dariusz Olejniczak fue captado en cámara dirigiendo un retiro para niños a pesar de una prohibición vitalicia de trabajar con menores.

Después del estreno del filme, el clérigo presentó una petición de ser dado de baja del sacerdocio.

Marek Sekielski, productor del documental, comentó que ha habido grandes promesas en el pasado, pero “las palabras bonitas de los funcionarios eclesiásticos de mayor rango muchas veces han sido contradichas por las acciones de los sacerdotes”. Aun así, se muestra optimista.

“La recepción de nuestra película ha superado nuestras mayores expectativas”, aseguró. “Sí vemos que el filme ha provocado un verdadero examen de conciencia entre el clero. Hemos oído voces desde adentro de la Iglesia que dicen que ha llegado el momento de realmente cambiar algo”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO