¿Sobrevivirá el uso del papel y lápiz a la tecnología?

25 de abril del 2019

Algunos periodistas han abandonado la pluma y el papel, o incluso el teclado

papel y pluma

THE NEW YORK TIMES

La escritura a mano ha tenido detractores al menos desde Sócrates.

El filósofo griego creía que garabatear palabras en papel debilitaba la memoria. Él prefería la oratoria. Pero la escritura a mano sobrevivió a los griegos, y aunque su valor es tema de debate, es lo suficientemente importante como para que los humanos hayan enseñado a robots cómo hacerlo por ellos.

Una niña en China no quería hacer su tarea de copiar algunos de los miles de caracteres chinos, así que ahorró unos 800 renminbi (120 dólares) y compró un robot para que hiciera sus tareas escolares por ella, reportó The New York Times.

A los alumnos chinos se les aplican exámenes sobre caracteres y a veces se les pide transcribir textos literarios de memoria.

La madre de la niña se sorprendió por lo rápido que había terminado su tarea. Cuando limpiaba el cuarto de su hija, halló la máquina y la hizo añicos.

Pero no todo mundo se molestó por la noticia. En Weibo, una plataforma popular de medios sociales en China, un usuario comentó: “En mis tiempos, ya nos creíamos la gran cosa por amarrar dos plumas juntas”.

Beneficios de escribir a mano

En Estados Unidos, ya se libra la batalla respecto a la utilidad de escribir a mano en la sociedad tan absorta con la tecnología de hoy. ¿Acaso el apego a la letra cursiva es meramente nostalgia o realmente es importante para el desarrollo de un niño? ¿Acaso es poco patriótico no impartirlo?.

“Aún al tiempo que los teclados y los monitores han suplantado al papel y lápiz en las escuelas, los legisladores y los defensores de la letra manuscrita han cabildeado para restablecer esta enseñanza de la caligrafía de vieja escuela por todo Estados Unidos, generando un debate sobre identidad y valores estadounidenses y poniendo al descubierto brechas intergeneracionales”, escribió Emily S. Rueb, en The Times.

Algunos neurocientíficos y psicólogos han señalado que escribir a mano es benéfico para la memoria (lo sentimos, Sócrates), así como para el desarrollo de habilidades motoras, el cerebro y la comprensión.

Otros afirman que hay prioridades más importantes.

“En vez de escribir, hablo”

Noelle Mapes, maestra de tercero de primaria en Nueva York, dijo a The Times que promover la caligrafía no es aprovechar bien el tiempo limitado que los maestros tienen en el salón de clase.

“Soy una maestra millennial, así que esto casi se siente como un esfuerzo de los baby boomers”, externó. “Agrega aptitudes de mecanografía, orientación antirracista, habilidades de activismo y alfabetismo digital. Hay tantas cosas más”.

Incluso algunos periodistas han abandonado la pluma y el papel y hasta el teclado. Farhad Manjoo, un columnista de opinión en The New York Times, ha estado evitando mecanografiar, al menos para sus primeros borradores.

“En vez de escribir, hablo”, señaló en una columna reciente.

Manjoo utiliza audífonos inalámbricos para practicar la oratoria como Sócrates con su iPhone. Sube la grabación a un servicio en línea que transcribe sus palabras para que pueda editarlas de una fo

rma más tradicional.

Explicó que este proceso ha revolucionado cómo trabaja al hacer que su forma de escribir sea “más conversacional y menos mecánica” y ampliar su lienzo.

Sin embargo, para otros periodistas, el evitar escribir a mano se debe a lo mal que lo hacen. “Para ser sincera, tengo una letra espantosa, y descifrarla es arduo”, reconoció Isabella Kwai, una reportera de The Times, en Australia.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO