M19 celebra 27 años de paz

M19 celebra 27 años de paz

10 de Marzo del 2017

El 9 de marzo de 1990, el Movimiento 19 de Abril entregó las armas. Los 27 años del M-19 en la política han sido una dura travesía, y muy criticada, pero para algunos de sus líderes el error más grande fue no haber regresado antes a la vida civil.

Este camino estuvo muy cerca de ser truncado en su inicio. Carlos Pizarro, quien comandaba a los guerrilleros que entregaron las armas en Santo Domingo (Cauca) y firmaba la paz con Rafael Pardo, inició una campaña presidencial desde ese 9 de marzo hasta el siguiente 26 de abril.

Ese día fue atacado en un vuelo de Avianca hacia Barranquilla, donde se dirigía a realizar una correría política. Recibió 13 disparos y alcanzó a llegar a la Clínica de Cajanal, donde murió. En medio del desconsuelo su segundo al mando, Antonio Navarro, tomó una decisión crucial: rechazar a quienes proponían regresar a las armas y proseguir dicha campaña presidencial.

“Es la mejor decisión que he tomado en mi vida”, recordó Navarro en diálogo con KienyKe.com. Desde ese año, el líder del M-19 se convirtió en copresidente de la Asamblea Nacional Constituyente, gobernador de Nariño, alcalde de Pasto, ministro de Salud y congresista. Actualmente es senador de la Alianza Verde.

La desunión de un movimiento

El partido Alianza Democrática M-19 se formó en la firma de paz que negoció Pizarro. Casi inmediatamente demostró un gran apoyo popular: Navarro consiguió más de 700.000 votos en las elecciones presidenciales de 1990, detrás de Álvaro Gómez y César Gaviria. Luego, el partido se ubicó como la tercera fuerza, junto con los conservadores y liberales, de la Asamblea Constituyente de 1991.

Pero las fracturas internas empezaron. Algunos sectores se mantuvieron con la izquierda y se acercaron a la Anapo de María Eugenia de Rojas: entre estos se encontraba la vertiente de Gustavo Petro, quien fue así fundador del Polo Democrático. Otros se fueron a la derecha, apoyando a Álvaro Uribe en 2002: los más notorios fueron el fundador de la guerrilla Éverth Bustamante y el “Comandante Uno” de la toma a la Embajada de República Dominicana, Rosemberg Pabón. Hoy en día Bustamante es senador del Centro Democrático.

“Yo nunca he hablado con Éverth de esa decisión. No la comparto, pero la respeto”, dijo Navarro, quien fue precandidato presidencial del Polo en 2006. Posteriormente negoció la entrada de los simpatizantes de Petro a la Alianza Verde tras los escándalos de corrupción de Samuel e Iván Moreno Rojas, y en la actualidad es junto con la senadora Claudia López y el exministro Jorge Londoño uno de los líderes de su partido.

A su vez, Bustamante dijo al diario El País en 2015 que tampoco se arrepiente de haber atravesado el espectro político. “En el Centro Democrático estoy porque considero que el expresidente Álvaro Uribe ha liderado un proceso esencialmente democrático de recuperación de la institucionalidad y justamente tiene que ver con la violencia”, dijo.

¿La paz en 1982?

Aunque la entrega de armas del M-19 liderada por Pizarro y Navarro se registró en 1990, los contactos preliminares habían iniciado ocho años antes. El fundador de la guerrilla, Jaime Batemán Cayón, inició conversaciones exploratorias en 1982 en Panamá con el gobierno de Belisario Betancur.

“Yo le diría a mi yo de 1990 que hubiera sido mejor si firmábamos esto en 1982”, aseguró Navarro. “Le hubiéramos ahorrado al país ocho años muy dolorosos”. En esos ocho años, el M-19 tuvo una guerra no declarada contra el grupo “Muerte a Secuestradores” (MAS), liderado por el cartel de Medellín, en la que murieron líderes como Iván Marino Ospina. El propio Navarro sufrió de un atentado en el que perdió una pierna.

Además, una hipotética paz en 1982 hubiera impedido la toma del Palacio de Justicia en 1985 y la posterior retoma por parte del Ejército, la cual es uno de los recuerdos más dolorosos del país.

“Pero no me arrepiento. Le diría a mi yo de 1990 que esta es la mejor decisión que pudo haber tomado, y que no se puede derrotar al Estado por la vía armada sino con una victoria política. Este es un mensaje que ya han entendio las Farc, y que esperamos que lo haga muy pronto el Eln”, reflexionó.