A la hija de Gilma Jiménez “le suena” la política

A la hija de Gilma Jiménez “le suena” la política

8 de julio del 2013

Viviana está evaluando la posibilidad de buscar un puesto en la política para no abandonar el legado de su madre, Gilma Jiménez, ante el espectáculo del Partido Verde, enzarzado en una disputa interior sobre el sucesor de la curul en el Senado.

Las dos hermanas (Johanna está de acuerdo) empuñan este consejo de Gilma: “No importan los obstáculos, la meta es tan importante que vale la pena superarlo todo”.

“Sencillamente vamos a representar el legado de una mujer que luchó toda su vida por la defensa de los niños. Vamos a dar la pelea. Vamos a intentar hasta donde los colombianos lo permitan sacar adelante sus proyectos”, me dijo Viviana, quien trabaja hace doce años en la oficina de comunicaciones de Transmilenio. “Mamá siempre nos inculcó que el trabajo era para ayudar y no para beneficiarse a nombre propio”.

¿Qué piensa de la controversia desatada en el Partido Verde sobre la curul dejada por Gilma?

He expresado mi incomodidad personal. Me dolió en el corazón. Es imposible entender que apenas horas después de la muerte de mi mamá, las peleas se concentren en temas distintos a enarbolar sus banderas. Nosotras no tenemos nada que ver con el tema del Partido Verde, pero la situación duele.

¿Quién debe heredar el legado de Gilma Jiménez?

Como ella misma decía, son los colombianos los dueños de ese legado. Fueron ellos quienes decidieron a través de casi dos millones de firmas, solicitarle al Estado un referendo para poder defender los derechos de los niños e imponer hasta prisión perpetua a violadores, maltratadores y secuestradores de niños. Ese legado es de todos los colombianos.

¿Quién,  entonces, la va a suceder en sus propósitos?

La invitación es que lo hagamos entre todos los colombianos. Como hijas nosotras estaremos atentas en el seguimiento. No somos una familia con maquinaria, como se dice en el argot político. Acompañamos a mi madre en sus luchas.

Viviana, hay quienes pensamos que usted tiene chispa política y podría tomar sus banderas…

No niego que me gusta, aunque solo hemos acompañado a mi madre, siempre estuvimos con ella, en sus dolores y alegrías. La verdad es que me suena, habrá que pensarlo. En estos últimos días hemos indagado mucho sobre lo que debe pasar, pero no hemos tomado una decisión.

Nunca tuvimos tiempo para hablar de estos temas con mi mamá. Durante 9 meses sólo pensamos en su recuperación. Ahora no descarto nada, pero lo que importa es defender su legado.

¿Qué significa Enrique Peñalosa en su familia?

Muy cercano. Ha sido parte de nosotras desde siempre. No recuerdo un instante de nuestra vida sin él. Siempre ha estado ahí. Siempre fue el amigo e hizo parte de nuestra niñez, infancia y adolescencia. Siempre acompañó a mi mamá, se acompañaron ambos en las luchas personales y políticas. Peñalosa es de nuestro corazón. Somos gilmistas-peñalosistas.