Marta Lucía Ramírez, una mujer de carácter

15 de junio del 2018

La candidata a vicepresidente habló con KienyKe.com.

Marta Lucía Ramírez

Jose Vargas

Marta Lucía Ramírez tiene la posibilidad de ser la primera mujer vicepresidente en la historia de Colombia. Inteligente, capaz, sensible, trabajadora, son características que históricamente le han reconocido los colombianos a lo largo de su carrera política.

A dos días de las elecciones, y a pesar de su agitada agenda, Ramírez abrió un espacio a Adriana Bernal, presidente de KienyKe.com y habló de esos momentos que la formaron para ser una mujer de carácter.

Parece que las horas no alcanzaran para todo lo que Marta Lucía quiere hacer. Mientras espera que el fotógrafo la retrate lanza una frase que causa risas en sus colaboradores de campaña, “qué foto tan dolorosa”. Confiesa que se queda hasta altas horas de la noche trabajando.

Al momento de hablar de su madre no hay tiempo que alcance, tanto por la admiración y recuerdos, como por la influencia que esa mujer tuvo en su vida. Su familia era de clase media, su mamá trabajaba como secretaria de una compañía de seguros, no cursó estudios profesionales, aunque le hubiese gustado ser abogada. Marta Lucía la veía a trabajar y eso le inculcó la disciplina y el rigor del trabajo que mantiene hasta los días presentes.

“Mi mamá se me fue hace año y medio, era tremendamente inteligente y adelantada para su tiempo. Siempre quiso estudiar derecho, me decía: yo habría sido una maravillosa abogada, yo la impulsaba a hacerlo, pero ella respondía: no porque tengo que trabajar”, recuerda Marta Lucía.

Con la voz quebrada y los ojos repletos de recuerdos hechos lágrimas, Marta Lucía se muestra sensible frente a las cámaras por el dolor que le causa saber que ese apoyo ya no se encuentra físicamente, pero se mantiene vigente en la educación y los valores que le transmitió a través de la educación y el ejemplo a la ahora candidata.

En la entrevista, Ramírez contó que la compañía cafetera que construyó su padre con tanto esfuerzo y sacrificio fracasó tras un amorío entre un socio y la secretaria de la empresa. Una infidelidad terminó la sociedad y el padre quedó sin empleo, por lo cual, su mamá tuvo que responder a mantener con su trabajo el hogar.

Con el pasar de los años, Marta Lucía se vio envuelta en una encrucijada entre estudiar medicina o derecho. Ambas profesiones la apasionaban, en ambas sabía que podía servir a las personas.

“En ambas me gusta servir, si soy médica le voy a servir a la gente y si soy abogada también le voy a ayudar a las personas. Tenía un poquito de prevención con la sangre, pero quería algo que de verdad le sirviera a la gente”.

Foto: José Vargas

En esta entrevista contó la llegada de su amor, Álvaro Rincón. Un matrimonio de 46 años que ha sido su apoyo y que la cambió desde el inicio de la relación.

“Álvaro, mi novio, estudiaba arquitectura en los Andes y se venía a la Javeriana y se metía en mis clases. El profesor José Ramón Madriñan decía: el alumno más cumplido que tengo es Álvaro Rincón porque viene siempre a cuidar la novia”.

Marta Lucía ha obtenido todos sus logros desde sus propias capacidades y ha demostrado, a lo largo de su vida, que tiene el carácter propio de una mujer independiente y autónoma. Una enseñanza que le ha transmitido a su hija, quien salió del país porque no quiere que su ascendencia le reste mérito a sus logros.

Ese mismo carácter, la candidata vicepresidencial lo ha demostrado en otros aspectos, como haber sido la primer ministra de Defensa mujer en el país. Fue allí, durante el primer año del Gobierno de Álvaro Uribe, que ella logró refrendar su capacidad al frente de una institución que hasta ese entonces no admitía mujeres generales.

Finalmente, fuera de cámaras, la candidata respondió a las críticas que han llegado desde la campaña de Colombia Humana por haber ordenado la operación Orión en la comuna 13 de Medellín. Explicó que en medio de ese asedio de la guerrilla en la zona urbana de la capital antioqueña, los militares le dijeron que tenían que intervenir y ella dijo que sí. En la instalación en la Comuna 13, estuvo acompañada del Fiscal General, del Procurador y el Defensor del Pueblo de ese momento donde se encargaron de garantizar el cumplimiento de los derechos humanos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO