Alicia en el país del trabajo (Parte II)

21 de noviembre del 2018

Luego de repasar su faceta más personal, en medio del ambiente tranquilo y cordial que envolvía la sede del Ministerio del Trabajo en la calle 99, la jefa de dicha cartera, Alicia Arango Olmos, pasó a hablar de los objetivos, lineamientos y principios que han regido su gestión durante estos primeros 100 días y seguirán […]

Alicia en el país del trabajo (Parte II)

Jose Vargas Esguerra/KienyKe.com

Luego de repasar su faceta más personal, en medio del ambiente tranquilo y cordial que envolvía la sede del Ministerio del Trabajo en la calle 99, la jefa de dicha cartera, Alicia Arango Olmos, pasó a hablar de los objetivos, lineamientos y principios que han regido su gestión durante estos primeros 100 días y seguirán haciéndolo durante los próximos tiempos. En la segunda de tres entregas consecutivas, Kienyke.com comparte a la ciudadanía su diálogo con la ministra.

Para la política cartagenera, a pesar de que históricamente se le ha dado poca importancia al rubro del trabajo en Colombia, lo cual ve más que erróneo, se debe mejorar la situación de dicho ámbito en el país: “Una nación sin fuerza laboral no existe, sin empresarios que generen empleo no existe. O si no, miremos lo que pasó en Venezuela”.

Por eso considera que se necesita una cartera fuerte, que ayude a dirimir los conflictos entre trabajadores y empresarios y, más aún, que genere confianza para quienes laboran. No obstante, Arango reitera que de momento está recuperando la cartera, ya que la encontró “completamente desfinanciada al punto de que no se podía pagar nómina”.

Eso por no hablar del desorden burocrático que imperaba previo a su llegada, con miles de procesos sin resolver en años y una nómina que operaba con los mínimos, sin una motivación y un buen ambiente que fomentara su vocación por el servicio.

Humanizar la cartera

No obstante, su ánimo para servir al país han sido un impulso para ella y para su equipo ante los problemas. “Me impresionó que se dijera siempre ‘no se puede’ en el Ministerio del Trabajo, [hay] una resistencia al cambio muy fuerte por lo que les ha tocado vivir”, dijo.

Otro problema con el que se encontró a su llegada es el de la lista de elegibles, que le exige cambios a la ministra. Pero la solidaridad de Arango y sus principios la instan a abordar con prudencia esta cuestión: “Uno no puede echar a la gente de un día para otro. Uno tiene que profundizar en la situación de las personas. Me duele cuando me reúno con ellos”.

En el fondo, lo que está en juego es su visión de país, el cómo ella quiere aplicar una visión de diálogo a la política colombiana y al rubro del trabajo: “Creemos que el diálogo social y el tripartismo son muy importantes para una sociedad. Eso se ha ido desequilibrando y genera malestar. Y esos malestares llevan a paros y protestas”.

Por eso ve que el diálogo es la mejor salida y es lo que le da satisfacción en este inicio de administración. “La protesta es un derecho, la huelga es un derecho, pero creemos que sentados en la mesa podemos lograr más. Me siento satisfecha. Defiendo los derechos y no los excesos. Lo que pueda defender lo defiendo pero siempre estoy a su servicio”, recalcó.

Foto: Jose Vargas Esguerra/KienyKe.com

La confianza y el servicio son las metas

A futuro, lo que pretende Arango desde la cartera del trabajo es generar nuevos tipos de relaciones y una confianza renovada en el rol del Estado.

“Haciendo lo que el ciudadano necesita cambia la cara del Ministerio y se genera confianza. Hemos decidido que una vez al mes se va a reunir la Mesa de Concertación a discutir temas que inquietan a empresarios y trabajadores. Si nosotros logramos cada mes crear confianza acerca de unos temas, se genera un nuevo tipo de relación entre trabajador y empleador”, aseguró.

Para ella, es más importante trabajar por lo que une a los colombianos, sin importar su procedencia, antes que ahondar las brechas que los separan. Esa le parece la fórmula para lograr consensos, para avanzar en la construcción de país.

Otros objetivos del rubro para el gobierno de Iván Duque son la formalización laboral, el salario mínimo, el empleo, la productividad, entre otros. Eso demuestra, según Arango, la importancia que le da al rubro: “Para el presidente es muy importante el Ministerio del Trabajo, siempre ha estado pendiente de la situación del empleo y estamos convencidos que a través del diálogo podemos resolver muchas cosas”.

No se pierda este jueves la tercera y última parte de la entrevista de Kienyke.com a Alicia Arango. En ella habla de los desafíos que tendrá su cartera y la administración de Duque en los tiempos actuales.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO