“Sobre el negocio de meter militares a la cárcel”, habla la senadora Gómez

“Sobre el negocio de meter militares a la cárcel”, habla la senadora Gómez

22 de Agosto del 2014

Ana Mercedes Gómez, exdirectora del periódico El colombiano de Medellín y ahora senadora por el Centro Democrático dice tener una preocupación mayúscula: la injusticia que se está cometiendo con muchos militares y policías, encarcelados por cuenta de abogados que convirtieron el asunto en negocio.

“Parece que al país no le importa que estén privados de la libertad, de manera injusta. Conocemos que hay colectivos de abogados que tienen eso como actividad y como negocio: meterlos a la cárcel y sacarle dinero al Estado para repartir”.

La senadora Gómez promete defender con ahínco el fuero militar “y sumar esfuerzos en varias regiones de América para crear un foro de ciudadanos democráticos”.

Integra la Comisión segunda senatorial que se encarga de asuntos internacionales y temas militares. Fue nombrada por sus colegas en la comisión de ética.

Dice que encuentra una tontería que los congresistas repitan los discursos, que uno diga lo que el anterior acaba de sostener, lo que hace interminables los debates. “Tenemos esa mala costumbre, hablar mucho y escuchar poco”.

Se piensa que la bancada uribista se limita a atender órdenes del expresidente…

Realmente no es así, eso se ha demostrado desde la primera convención que hicimos, votamos con toda libertad, Uribe no influyó en ninguno de nosotros para que votáramos por A, B o C. Era el momento de las candidaturas presidenciales y ganó Óscar Iván Zuluaga.

Hemos también votado para la elección de las directivas del partido, en un claro ejercicio democrático. Álvaro Uribe es el inspirador pero él quiere que el partido trascienda a Uribe y sea un partido con vocación histórica y de permanencia.

¿Están en La Habana las verdaderas víctimas de la violencia en Colombia?

En Antioquia está el secuestrado más antiguo de las FARC, Eduardo Ospina Rodríguez, del cual nunca se volvió a saber nada. Fue desaparecido en Urabá, pagaron por su rescate, pagaron después para que les entregaran el cadáver y nunca ha aparecido. Es una víctima y creo que a la familia nunca la han consultado.

¿Se siente bien haciendo oposición?

Me siento bien tratando de prestar un servicio al país porque así es como yo considero el poder. El poder es para servir y no para servirse a uno mismo, en ese sentido lo resumo.

¿Todos pensando en la paz y el Centro Democrático metiendo zancadilla?

Nos han malinterpretado. Jamás hemos dicho que no a la paz. Queremos la paz pero sin impunidad para aquellos inmersos en delitos de lesa humanidad. Colombia está en la Corte Penal Internacional y no puede haber impunidad total.

Tampoco queremos que esas personas no lleguen a ocupar cargos públicos, sea de nombramiento o de elección popular. De resto, toda la generosidad, para que se reinserten a la institucionalidad.

Pero la institucionalidad está de este lado y son los guerrilleros los que deben acomodarse, no todos los colombianos al modelo que quiere la guerrilla.

Eso no significa no querer la paz, es la paz sin impunidad, porque si no la lectura es, “el delito paga”, si no, la lectura es, “ellos son una fuerza que está en conflicto” y no es así porque aquí no hay una dictadura, ni una guerra civil. Son ellos declarados por la comunidad mundial narcoterroristas, que tienen que entrar al Estado Social de Derecho.

¿Que el Estado de Derecho necesita reformas? Obviamente que sí. ¿Que tenemos que trabajar hombro a hombro todos por una Colombia equitativa, educada, con igualdad de oportunidades, con una amplia clase media? Claro que sí, y ahí tenemos que hablar con el sector privado, la academia, el sector gubernamental, absolutamente todos.

Pero que no piensen que van a llegar a tomarse el poder, ya no por la fuerza sino a través de los mal llamados diálogos de paz de La Habana.