“El campo en Antioquia se está envejeciendo. No podemos permitirlo”

“El campo en Antioquia se está envejeciendo. No podemos permitirlo”

3 de Octubre del 2015

Andrés Guerra Hoyos reconoce que su carrera por la gobernación de Antioquia inició en crisis. Su llegada a la contienda estuvo rodeada por el escándalo de la negación al aval de Liliana Rendón como candidata del uribismo a la gobernación; ella había ganado la encuesta con la que su colectividad establecía entregar el beneplácito de su aspiración, pero sectores duros -que le hablan al oído a Álvaro Uribe en la región paisa- hicieron que la candidatura de la líder fuera desestimada.

Lea también: “A Medellín se la dividieron dos bacrim”, denuncia Federico Gutiérrez

A finales de julio el expresidente Uribe, jefe nato del Centro Democrático, confirmó que su mano se apoyaría en la espalda de un joven candidato, Andrés Guerra Hoyos. Es comunicador social y periodista, con 42 años de edad y una destacable hoja de vida en el trabajo público.

Acompañó a Uribe durante su presidencia como asesor para las regiones, y también ha sido diputado de la Asamblea de Antioquia.

Lea también: Medellín con transporte cualificado y sin pobreza extrema, propone Salazar

Guerra Hoyos recuerda una coincidencia que le da esperanza en su aspiración, y con la que desestima las críticas de quienes dicen que aún es muy ‘pollito’ para hacerse cargo del segundo departamento más influyente del país: “Tengo la misma edad de Álvaro Uribe cuando fue gobernador en 1994”.

Entonces encuentra que la crisis con Liliana Rendón no tenía por qué dejar golpeada su aspiración naciente. “Tengo claro que este proceso no era como lo quería vivir en la génesis. Quería entrar por la puerta grande de mi partido, pero entré en un momento de emergencia, y ahí se demuestra el carácter. y quiero demostrar al departamento que acá hay un hombre formado para ser líder”, dijo.

Lea también: “Mi propósito es construir la Medellín del futuro”: Gabriel Jaime Rico

Aclaró que con Liliana Rendón tiene una relación muy cordial, de respeto y aprecio. Sostiene además que el capítulo ya está superado, y que a 20 días de las elecciones, siente que ha conseguido concentrar al uribismo a su alrededor. Sus contrincantes son Luis Pérez (del oficialismo santista) y Federico Restrepo (del fajardismo).

El hombre el Guayacán amarillo

Como buen periodista sabe hacer uso de los símbolos, y los entiende como herramienta de su batalla electoral. El suyo es una semilla de Guayacán, un árbol tropical nativo de Antioquia, con el que quieren establecer un referente de campaña: “la siembra”.

“Hace siete años creamos la fundación Sembremos País. Es una institución de formación política y nuevos liderazgos. Nuestros principios son hábitos correctos en lo público y privado. Nos hacen falta símbolos pero correctos; el nuestro es la siembra. Amo lo rural, la región, soy un convencido de la siembra y tengo definido que Antioquia tiene que recuperar la clase media rural productiva”, dice.

Explica enseguida que el área metropolitana de Medellín y el valle de Aburrá concentra a 4.5 millones de habitantes. Solo 1.7 millones viven en los restantes 114 municipios. Esto indica que la ciudad, ese conturbado que poco le interesa la vida del campo, es la que elige el gobernador para la vastedad del territorio antioqueño.

Andres-Guerra-Hoyos-2

-¿El campo de Antioquia se envejeció?

La mano de obra campesina se nos envejeció. El promedio de edad de los campesinos jornaleros es de 54 años de edad. El joven que sale del bachillerato en la provincia sueña con irse al área metropolitana. El 95% de los jóvenes, cuando se les pregunta, dicen que su futuro está en la ciudad. Si eso no se cambia con educación, oportunidades, buena salud, la gente terminará de migrar en un proceso que empezó hace 20 años.

-¿Es incorrecto que sea la ciudad y su área metropolitana la que elija gobernador de un departamento que es vastamente rural?

Antioquia era minera, ganadera, cafetera, bananera, lechera, y hoy modificamos ese concepto y la sociedad se nos volvió urbana. Hay mucho por replantear.

-¿Cómo devolver la pasión por el campo para las nuevas generaciones?

Proponemos restablecer instituciones de atención agrícola como las Umatas en los pueblos, y basar la recuperación del campo combinando modelos de educación, como implementó Sergio Fajardo, y de seguridad, como el de Álvaro Uribe. Así recuperaremos la clase media productiva.

-¿Esos modelos de educación no podrían estar causando que muchos jóvenes sueñen con un futuro empresarial pero en las grandes ciudades? ¿Ahí no estará el punto de fuga?

La educación era vital en las regiones. Todo lo que se invierta en educación es bienvenido. Mi discusión con Fajardo, que fue con altura en la Asamblea Departamental, era que yo decía que no es posible que el 51% del presupuesto sea para educación y solo el 1% para seguridad. Hay un desequilibrio.

-¿Entonces uno de los detonantes para que muchos jóvenes decidan migrar a la ciudad tiene que ver con la seguridad?

En Antioquia la extorsión, el boleteo, el microtráfico están disparados. La fuerza pública anestesiada porque no tiene recursos de movilidad, reacción, tecnología. La educación ha sido vital para fortalecer la región, pero encontramos que el joven que está terminando su bachillerato, ve en el espejo a su padre campesino (que está envejeciendo, fatigado, sin seguridad social), y entonces decide que eso no es lo que quiere vivir en su futuro, así que se va para la ciudad.

-¿Cómo debería ser entonces el modelo de educación que motive a los jóvenes a quedarse en la provincia?

Proponemos jornada única escolar. Pasar de 5 a 8 horas de clases. Cinco horas de estudio y 3 de cultura y deporte. Que el estudiante estudie bachillerato técnico (no académico) y que esas escuelas sean primeras en educación superior con enfoque pertinente a lo que el campo necesita. Crearemos el fondo de los sembradores: créditos a largo plazo con bajos intereses. Haremos estudios de suelo a los campesinos para saber qué producen y qué deben mejorar. Buscaremos lograr con el sector privado que se bajen los costos de los insumos agropecuarios. Y recuperaremos la asociatividad y cooperativismo, para bajar la intermediación.

-¿Y cómo convencer a los jóvenes de que el campo es mejor opción que la ciudad?

Tenemos un estudio que nos dice un dato difícil: el joven que llega a Medellín o al área metropolitana no regresa a la región. El perfume de la ciudad lo seduce y no regresa.

Planteo que esto se tiene que cambiar desde la escuela, el bachillerato. No es trabajo fácil pero debemos asumirlo. Nuestro asesor en seguridad será Álvaro Uribe, y recuperaremos la confianza en el campo para los jóvenes.

Andres-Guerra-Hoyos-3-ok

-En sus 40 años de vida, ¿qué sembró y qué espera recoger?

Sembré capital humano en la política. Coherencia, respeto, altura, impecabilidad, salir de zonas de confort para una generación que aprendió a vivir en zonas de confort. Esas siembras han sido importantes en siete años que llevo con la fundación. Soy creíble, miro a los ojos, trabajo la política con mis cinco sentidos. Amo lo público y lo hago respetar desde el ejemplo. Eso hace falta a la dignidad de lo político; sembrar hábitos correctos. Soy soñador, creo en lo que hago y trato de cambiar esa frase lamentable que dejo la mafia que es “ver para creer”. ¡No!, hay que creer para ver.

-¿La siembra ha sido difícil?

Me ha costado mucho que digan que estoy muy joven para gobernar. A los 15 años quería montar un negocio de comidas rápidas, y dijeron que era muy joven. Luego a los 20 años, después de haber pasado 8 años jugando en el Nacional y ser capitán en todas sus categorías, les dije a los técnicos que creía estar preparado para ser futbolista profesional y me dijeron: Andrés, estás muy joven. A los 30 años, cuando ya era comunicador, tenía experiencia,y estaba formado, pedí un asenso y me dijeron: Andrés, estás muy joven.

-Y ahora le dicen que está muy joven para gobernador…

Estoy preparado, estoy formado. Fui siete años asesor de un presidente para regiones en Colombia. Conocí 743 municipios de los 1102 que hay. Trabajé en la Asamblea y durante 30 meses defendí el legado de Álvaro Uribe. Y fui el único diputado, de los 460 en Colombia, que renuncie a la curul para seguir defendiendo a Álvaro Uribe. Con eso demuestro madurez y carácter.

Uribista en casta liberal

El árbol de Guayacán es capaz de alcanzar hasta 20 metros de altura gracias a un tronco firme, bien arraigado. Sus ramas se vuelven frondosas y frescas en su madurez.

Andrés Hoyos reparte semillas de Guayacán amarillo en un folleto en el que aparece acompañado por el sonriente expresidente Álvaro Uribe. El Guayacán de su carrera política, la de Andrés, ha sido resultado de una lucha familiar complicada, que lo convirtió en un disidente en su propio hogar.

Su papá, Bernardo Guerra Serna, es uno de los líderes de mayor tradición liberal ortodoxa en Antioquia. Don Bernardo es de Peque (occidente del departamento). Su esposa es Lucía Hoyos, quien proviene de Rionegro. Andrés es el hermano menor entre otros dos, Federico y Juan José.

Andrés se dejó cautivar del proyecto uribista y molestó a su familia al salirse del partido Liberal y comenzar política bajo la sombra del caudillo de la Seguridad Democrática.

En un arranque de sinceridad, Andrés cuenta que ha sido muy difícil mantener su postura dentro de su familia, pues en muchos aspectos recibe rechazo de su padre, quien tiene 84 años. Recordar esa situación de la intimidad de su casa paterna lo pone triste.

“Hace 17 años tomé una postura de alejarme de la historia del abolengo, la sombra, el apellido de mi familia, y salir de esa zona de confort y acompañar a Uribe. En ese momento, ninguna persona de esa línea liberal guerrerista había tomado la decisión de alejarse de las posturas ortodoxas. Lo hice y mantengo hoy la coherencia”, sostiene mientras sus ojos se aguan.

“Yo amo a mi padre, a mi madre, a mis hermanos, pero tengo una postura que me ha costado mucho y he tenido que ser muy independiente. Esto me ha formado el carácter, y siento que mis hermanos son orgullosos de lo que hago como hermano menor. Quisiera que mi padre me acompañara; y eso es duro… quiero que algún día mi padre me pueda decir que está orgulloso de mí. Y me duele que haya ataques salvajes de mis detractores contra mi relación política con mi padre”.

No obstante sigue adelante en su campaña, acompañado por su esposa María Clara, y seis perros y tres gatos que tiene en su casa.

-Y en general en su campaña, ¿ha tenido las garantías de seguridad para hacer política?

A mi partido le ha tocado difícil el proceso electoral. Tenemos 15 municipios donde no podemos asistir en Antioquia. También hay comunas en Medellín que me están vedadas a mí y a Juan Carlos Vélez. Tenemos que manejar todo con prudencia, pero soy un hombre convencido que, a pesar de las restricciones de seguridad, debo llegar a todos los lugares del territorio antioqueño.

-Es de predecir su desconfianza al proceso de paz, pero ¿usted podría estar preparado con Antioquia, en caso tal de concretarse el fin del conflicto con las Farc? Hay que recordar que en el departamento operan las columnas 4, 18 y 36 de esa guerrilla…

Nosotros queremos la paz, pero no como se está dando en Colombia. ¿Cómo se habla de posconflicto si no hemos definido el conflicto? Colombia y Antioquia están anestesiados por el proceso de paz, y Juan Manuel Santos politizó la paz.

Quiero ver esa paz firmada el 23 de marzo. Quiero observar las Farc cómo aportarán al proceso de paz. ¿O pasará lo mismo que ocurrió con el desminado, que le dicen a Colombia que desminarán pero no entregan recursos, sus recursos, para aportar al desminado? En El Orejón, en Antioquia, no han avanzado 300 metros en desminado. Esos mensajes no generan confianza en la opinión pública.

Andres-Guerra-Hoyos-1

-Pero si el 23 de marzo se firma esa paz, ¿le dará la espalda?

Estaré claro y seguiré con mi máxima: duro con los argumentos y noble con las personas. Tengo clara la dignidad del presidente. No soy irrespetuoso y tengo carácter para decir que no creo en la ambivalencia de Santos en el proceso de paz.

-Finalmente, sabemos que tiene un ambicioso plan de infraestructura para el departamento. ¿Podría enumerar las obras que plantearía ejecutar, si es gobernador?

Tenemos macro-obras que están construyéndose y debemos terminar, y otras que planteamos hacer. Las grandes son:

1-Terminar Hidroituango, con EPM. Tenemos que estar generando 2600 megavatio diarios.

2- Construir el Puerto Antioquia. Está firmado con Sergio Fajardo y se espera que en 2018 operen las esclusas.

3- El proyecto Cañafisto, en suroccidente por Bolombolo. Por eso decimos No a la venta de Isagén.

4- Un tren multimodal de cercanías: desde Caldas, que pase por Medellín y Barbosa, hasta La Pradera. Sería de 84 kilómetros y vale 1.6 billones. Buscaremos un crédito con el Banco Interamericano de Desarrollo. Movilizará 4.5 millones de antioqueños.

5- Que el tranvía del centro no llegue solo hasta la estación del oriente. El sueño es llevarlo hasta el aeropuerto José María Córdova (Rionegro), por un túnel de oriente.

6- Construir el túnel de oriente, y el del Toyo, fundamentales para el Urabá.

7- Conectar el Magdalena Medio, y por eso construir un puerto sobre el Magdalena. Podría ser en Puerto Berrío. Ya hay un avance, debemos es activarlo.

8- Recuperar el tren de la zona central de Antioquia.

9. Realizar el circuito de los embalses, en Marinilla, El Peñón, Guatapé, San Rafael, La Concha, San Vicente Ferrer, para unir 10 municipios con un circuito vial turístico.

10- Ampliar la red terciaria del campo antioqueño.