Argentina, entre la deuda y el malestar

30 de septiembre del 2018

Desde hace varios meses, Argentina parece bajo una encrucijada que no vivía desde hace más de década y media. La economía se encuentra en uno de sus puntos más críticos. No exactamente en debacle, pero registrando cifras límite en cuanto a devaluación de su divisa, inflación, desempleo y sin otra salida aparente que ampliar el […]

Argentina, entre la deuda y el malestar

Desde hace varios meses, Argentina parece bajo una encrucijada que no vivía desde hace más de década y media. La economía se encuentra en uno de sus puntos más críticos. No exactamente en debacle, pero registrando cifras límite en cuanto a devaluación de su divisa, inflación, desempleo y sin otra salida aparente que ampliar el endeudamiento público a través de los créditos del Fondo Monetario Internacional (FMI), nefastamente recordados por los argentinos del común.

De hecho, el pasado miércoles 26 de septiembre, el FMI pactó con el gobierno de Mauricio Macri la ampliación del monto del crédito que ya empezó a recibir desde el 20 de junio de este año. La suma que adeudará Argentina pasará de los 50.000 millones de dólares a los 57.000, mientras que el país sudamericano recibirá entre 2018 y 2019 un adelanto de 19.000 millones de dólares en un préstamo que se esperaba más gradual y no tan inmediato.

¿Qué piensan economistas y expertos de la estrategia que sigue la administración Macri para mitigar la situación crítica que atraviesa el país? ¿Es positivo el camino que sigue o más bien perjudicial para el bolsillo de los argentinos? Kienyke.com consultó con expertos.

La única vía de momento

El consenso al principio es que dadas las variables que presenta actualmente la economía argentina, a Macri no le quedan disponibles muchas opciones. El endeudamiento supone una herramienta que en el corto plazo merma la incertidumbre y aumenta la liquidez del Banco Central, lo que frena el efecto devaluacionista sobre la moneda.

Giovanni Reyes, doctor en Economía de la Universidad de Pittsburgh y docente de la Universidad del Rosario, explicó en qué sirve la deuda para tales casos.

“Es como si usted es médico y tiene un paciente al que le tiene que hacer un bypass. Nadie quiere una operación de corazón abierto pero queda un momento en que no hay otra opción. Eso es lo que está pasando con Argentina. Macri le apostó a medidas basadas en el modelo neoclásico: Este dice que hay que bajar impuestos a las empresas para, según sostiene, incentivar la producción y las exportaciones. No obstante, eso puede ser válido en algunos casos, pero en otros no”.

Como explicó Reyes, desde que llegó al poder Macri lo ha intentado implementar en dicho país: Con menos impuestos esperando que se exportara más, pero los mercados agrícolas, sobre todo de la soya y de la soja, “no se manejan con una gran elasticidad de demanda, sino que suelen ser cautivos. Esto implica que una merma de impuestos se traduce más bien en un aumento de ingreso para los grandes empresarios, que sacan el capital”.

El error de Macri fue haber pensado en fórmulas mágicas desde la perspectiva neoclásica. Si el mercado tiene baja elasticidad de demanda, tiende a no estimularse con esas estrategias. “El gobierno de Macri por tanto no obtuvo los ingresos que esperaba, entonces recortó por lo social, lo que generó malestar y temor en la gente, que empezó a sacar su capital”, argumentó Reyes.

En este orden de ideas, para evitar la fuga de capitales, “a estas alturas del partido, optemos por la operación a corazón abierto, que son los préstamos del FMI”. El motivo es evitar que el dólar se encarezca, contrarrestando una escasez de dólares en el mercado argentino y la desconfianza entre quienes quieren salir de la moneda local. El préstamo aporta esa mayor liquidez para satisfacer la demanda interna.

Reyes concluye que “la medida de Macri con el FMI es positiva por tanto en este momento porque no le queda otra. Le están dando un préstamo con tasas preferenciales de interés. No obstante, al mediano y largo plazo hay unas condicionalidades que pueden resultar contraproducentes”.

Polarización crítica en lo político

La situación no es solo compleja para el gobierno. En las calles argentinas se siente desde hace meses la precariedad e inestabilidad de las variables macroeconómicas. El escenario, como explica Danilo Menant, consultor del partido de Gobierno y docente de la Maestría en Comercio Internacional de la Universidad del Salvador (USAL), está significando mayor malestar ciudadano.

“La opinión pública está actualmente inmersa en una fuerte polarización. A ella se le suma otro ingrediente, que es el desgaste político de la administración Macri producto de la crisis económica. Lo más patente de esta crisis se ha sentido en la sociedad desde enero de este año hasta el día de hoy. La moneda argentina se ha desplomado, tenemos una devaluación del orden del 100%: 1 dólar costaba en enero alrededor de los 18 pesos y, actualmente, con una volatilidad muy fuerte, está en torno de los 40 pesos. Tenemos además altísimos índices de inflación, superior al 40% este año, y hay quienes advierten que podría superar el 50% en diciembre”, describió.

“Aquí hay un condicionamiento importante y es que la matriz económica argentina es fuertemente dependiente de insumos importados, entonces cualquier cambio en el dólar impacta directamente en los precios. El otro elemento que se ha cristalizado es el de la recesión, producto de la devaluación, y también el de un mercado laboral con niveles salariales relativamente costosos. Hay un escenario de contracción del empleo. El gobierno también ha iniciado una fuerte política de recorte en gasto público”, añadió.

De modo que Menant ve en todo esto unos lastres para el gobierno, mientras que la oposición política encuentra de nuevo combustible para fortalecerse entre el malestar ciudadano: “Tenemos un escenario político dividido, con el núcleo duro que adhiere al gobierno (25% de los votantes) que está claramente por la política oficialista y tiene como prioridades asuntos como la presión contra Nicolás Maduro en Venezuela, equiparando dicho régimen a lo que fue Cristina Fernández de Kirchner. Yendo al agrupamiento opositor, por todo lo que es hoy la descomposición de la economía, claramente se está fortaleciendo entre el malestar. La situación está dividida”.

“La actual agenda sociopolítica argentina está centralmente dominada por la marcha negativa de la economía y la merma en los indicadores sociales. El argumento derechista sobre Venezuela por tanto está perdiendo importancia y aparece en un segundo plano ante los problemas inmediatos de los argentinos”, concluyó.

Un lastre estructural para Argentina

En el fondo, la historia contemporánea argentina parece inseparable de los ciclos de crisis económica, la deuda ante el Fondo Monetario Internacional, los recortes y los efectos políticos del malestar ciudadano. El ciclo parece idéntico si se tienen en consideración las crisis del pasado reciente (1978-1982, 1987-1989, 1998-2002) todas relacionadas al endeudamiento, la inflación, la devaluación y la falta de liquidez.

¿Se trata de un problema estructural de la economía argentina? ¿cómo podría ser superado definitivamente? Reyes respondió:

“En realidad hay problemas estructurales. Es decir, Argentina tiene un problema estructural con la deuda, pero tambien hay temas estructurales en qué es lo que el país produce, en cómo se inserta a la economía mundial. Un gran problema que está teniendo América Latina es un proceso que se llama reprimarización: Es decir que se está volviendo a tener un portafolio de exportaciones basado en materias primas. Las rentas que mueven este tipo de economía son el petróleo, la minería, e incluso el narcotráfico. En Argentina son las rentas sobre todo de exportación agrícola. Pero de nuevo, lo agrícola tiene carácteristicas estructurales definidas. En la medida en que América Latina no logre exportar bienes de mayor valor agregado, no se va a romper con ese lastre y vamos a seguir con la misma situación”, concluyó.

¡Haga clic aquí y conozca en tiempo real toda la información de Colombia y el mundo!

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO