Arístides Royo: consejos a candidatos en Panamá

12 de abril del 2019

El expresidente dice que la corrupción es lo peor que le pasa a Panamá.

Arístides Royo

Es miembro de la Academia de la lengua de su país, socio de uno de los más prestigiosos bufetes de abogados de Centro América y el Caribe y conoce muy bien la historia de Panamá por haber sido protagonista de uno de los momentos más difíciles de la nación, a la que gobernó entre 1978 y 1982. Se trata de Arístides Royo.

KienyKe.com dialogó con él y tuvo la oportunidad de escuchar en su voz los momentos más duros vividos por los panameños después de la muerte del general Ómar Torrijos en julio de 1981 y también conocer la visión que tiene del país hoy y cómo desde su experiencia le aconseja a los actuales candidatos presidenciales, entre quienes se define el próximo gobernante el 5 de mayo, ser más sensatos y no hacer tantas promesa que no podrán cumplir.

El expresidente Royo aseguró que a los que han ocupado ese cargo, cuando salen del Palacio de las Garzas, no los consultan y su opinión muchas veces no cuenta. “Las figuras presidenciales cuando salen, salen muy cuestionadas, discutidas y hay una especie de juicio negativo sobre sus figuras y se tiende más atacar que a reseñar sus virtudes”, dijo sin mencionar los nombres de algunos que han protagonizado escándalos por corrupción y con toda seguridad refiriéndose al caso concreto de Ricardo Martinelli, hoy investigado y en la cárcel.

Tiempos difíciles

La Presidencia de Arístides Royo se dio en medio de circunstancia difíciles para Panamá, una vez fallecido el general Torrijos, quien había tomado el poder en 1969 y perdió la vida en un accidente aéreo, sobre el que hay muchas sospechas de atentado, hecho que nunca se logró probar, cuenta el expresidente, al tiempo que explicó cómo la cúpula militar en esos años que siguieron a la desaparición de Torrijos, hizo lo que quiso con los gobiernos, poniendo y quitando presidentes.

Presionado por los militares que buscaban seguir el ejemplo del general de tomarse el poder, alegó problemas de salud y renunció para ser reemplazado por su vicepresidente, Ricardo de la Espriella. Él se mantiene firme en que su salida fue por los motivos que él adujo.

Recuerda de forma muy serena esos momentos y lo que pasó con los que lo sucedieron en el poder, incluido de la Espriella: “Lo forzaron a renunciar al año y medio,  luego se escogió por voto popular y directo al doctor Nicolás Ardito Barletta, a los 11 meses los militares también forzaron su renuncia. Su sucesor Ricardo Arturo del Valle igualmente fue obligado a renunciar porque se atrevió a destituir al comandante. Eso dio pie al comienzo del fin, que duró hasta 1989”.

Se refiere a la época más oscura de su país, bajo la corrupta y criminal dictadura -del 83 al 89- de Manuel Antonio Noriega, quien le hizo un profundo daño a la democracia panameña y mencionó aspectos que bien podrían servirle de ejemplo a Nicolás Maduro a quienes muchos le vaticinan un final similar si no deja el poder por su propia voluntad.

Dictadura que dejó huellas

“Se organizó una cruzada civilista contra Noriega, pero no lograron que saliera del poder, a pesar de que se le habían dado posibilidades con otros países, que le iban a servir incluso de garantía y quitar los actos por los que podía ser  enjuiciado, iba a poder vivir afuera,  pero dentro de su misma fuerza no se lo permitieron y no tuvo la fortaleza para atreverse a renunciar y se quedó allí y se produjo una malhadada invasión que los panameños no podemos consentir”, dijo rememorando los duros momentos que vivió su país.

Durante la charla del expresidente Royo con KienyKe.com se pronunció con dureza sobre la invasión de Estados Unidos para llevarse de la Nunciatura, a donde se refugió, al general Manuel Antonio Noriega: “En el caso de la decisión de ellos sobre la salida de Noriega tenían otros métodos y técnicas que hubieran podido usar para desarrollar su acción y no la invasión con multitud de helicópteros, de aviones, la invasión a un país, de la que todavía no se sabe cuántas personas murieron, en el que todavía hay fosas comunes que no han sido encontradas.”

A Arístides Royo le preocupa que la clase política panameña no sea consciente de que hay una reacción entre los ciudadanos por los abusos que han cometido y advierte: “No se pueden seguir dando esas situaciones que hagan sospechar a una buena cantidad de ciudadanos que los entendimientos que se producen entre los tres órganos del estado van mas allá de la armónica colaboración, porque están afectando la independencia”.

Espere la entrevista con el expresidente Nicolás Ardito Barletta este sábado 13 de abril. 

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO