El asbesto seguirá cobrando vidas en Colombia

El asbesto seguirá cobrando vidas en Colombia

8 de junio del 2016

Más de 100.000 personas alrededor del mundo mueren cada año por cáncer de pulmón, laringe, asbestosis y mesotelioma causado principalmente por la exposición al asbesto; un mineral que se utiliza en la fabricación de más de 3.000 productos de uso común y materiales de construcción como tejas, tubos, tanques de agua, pastillas para frenos, embragues, uniformes, entre otros.

Hasta ahora, 56 países han prohibido esta fibra por un llamado internacional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) tras confirmar que es un elemento altamente peligroso para la salud; pero hoy, la Comisión Séptima del Senado hundió el proyecto de ley que pretendía regular su uso en Colombia.

Las cifras locales son aterradoras. El Instituto Nacional de Cancerología advirtió la semana pasada al Ministerio del Trabajo, que en 2015 hubo un reporte de 90 casos de mesotelioma en nuestro país; la OMS sostiene que por cada uno de estos casos, se presentan 6 nuevos pacientes con cáncer de pulmón, para un total de 540 de casos asociados al contacto con este elemento.

Lea también: Por ley, los bancos obligados a rebajar costos financieros

Tras un largo trámite, que incluyó debates de control político, Comisión Accidental y una subcomisión con los ministerios Salud, Hacienda y Trabajo, la propuesta presentada por la senadora del Partido Conservador, Nadia Blel, se cayó por 7 votos en contra y 4 a favor.

A pesar de tener a su disposición estudios realizados por la Universidad de los Andes, reportes de ARL´s y estadísticas de la cartera nacional de Salud, los congresistas consideraron que estos no eran suficientes para tomar la decisión de prohibir por un periodo de 5 años la producción, comercialización, importación y exportación de cualquier variedad de asbesto para salvaguardar la salud de los colombianos.

Para la senadora Blel, el hundimiento del proyecto muestra cómo una vez más se imponen los intereses de la industria, dejando de lado las advertencias que se han hecho nivel internacional sobre la peligrosidad que representa el uso de este mineral, al que están expuestos unos 90.000 trabajadores de sectores como la minería, la producción de asbestos cementos, productos de fricción y talleres de industria automotriz en el país.