El misterioso afán del gobierno por ascender a oficiales cuestionados

El misterioso afán del gobierno por ascender a oficiales cuestionados

2 de diciembre del 2014

Cuando la Comisión Segunda del Senado y la plenaria de dicha corporación están a punto de aprobar el ascenso de generales y coroneles del Ejército y la Policía, todos los ojos se ponen sobre las hojas de vida de estos oficiales para evitar que algunos de ellos, que tengan  investigaciones o pecados penales en su historial, puedan ser promovidos.

Sin embargo, poco es conocida la presión que a veces podría ejercer el Gobierno para que el ascienda de manera expedita a algunos oficiales de la República, a pesar de que tengan investigaciones penales.

Una de estas presiones se hizo manifiesta hace dos semanas en la Comisión Segunda del Senado, cuando el congresista Iván Cepeda (Polo Democrático), expuso que ya estaban circulando las invitaciones del Ministerio de Defensa para la ceremonia de ascenso de varios generales y coroneles, sin haber sido aprobados dichas promociones en la plenaria del Senado. También lea: El Coronel que confesó 57 falsos positivos

En boca de algunos congresistas, eso hace parte de supuestas presiones ejercidas por el Ejecutivo para que se agilicen los ascensos sin que haya lugar a investigaciones de fondo de las hojas de vida de los oficiales presuntamente involucrados con falsos positivos y hasta homicidios.

Falsos positivos, violencia

Y es que cuatro de los 31 altos oficiales del Ejército que la Comisión Segunda del Senado aprobó para promover dos semanas atrás, pero que están pendientes de confirmar su ascenso por la plenaria, han sido vinculados con casos de ‘falsos positivos’, y dos de ellos en particular por una investigación por homicidio que reposaría en la Fiscalía.

Los ‘cuestionados’ militares que esperan el ascenso

El Brigadier General Gabriel Hernando Pinilla Franco, quien tiene una investigación en etapa preliminar por homicidio, por hechos que  ocurrieron en el año 1995 en Fortul, Arauca.

El ponente del ascenso de este oficial es el senador Mauricio Lizcano (Partido de La U), quien según revelaron fuentes al interior del Congreso, se había quejado porque la ponencia se la asignaron a sólo dos días de tener que radicarla en la Comisión para su debate y posterior aprobación. También lea: Columna de de Margarita Londoño: Otro falso positivo de Santos

Sin embargo, el congresista oficialista averiguó en la Fiscalía por la suerte de dicha investigación, y le respondieron que estaba suspendida, un término que judicialmente no es muy común, pero que para efectos prácticos quiere decir que la indagación preliminar no se ha archivado.

Kienyke.com supo que el senador Lizcano va presentar ponencia positiva para este ascenso, pero radicará en la plenaria del Senado una constancia de la suspensión de la investigación que tiene el brigadier general Hernando Pinilla.

Otro de los llamados a ascender es el brigadier general Emilio Enrique Torres Ariza. Bajo su mando -como jefe del Estado Mayor de la Décima Sexta Brigada- se presentaron casos de ejecuciones extrajudiciales en los municipios de Aguazul, Pore, Trinidad y Monterrey, del departamento de Casanare, según la Fiscalía.

Adicionalmente, al parecer tiene una investigación en instrucción por homicidio agravado por hechos ocurridos en el año 2006 en el municipio de Tame, Arauca.

El ponente de este ascenso es el senador de Cambio Radical, Carlos Fernando Galán, quien ya hizo averiguaciones en la Fiscalía, donde según cuentan las fuentes, no habría investigación al respecto, por lo que el congresista entregará ponencia positiva.

Otro llamado a ascender a Mayor General es el actual brigadier general Nicacio de Jesús Martínez Espinel. Según investigaciones de la misma Fiscalía, bajo su jurisdicción en la Décima Brigada, en la que oficiaba como jefe de Estado Mayor y segundo comandante de La Guajira, se reportaron 72 casos de ejecuciones extrajudiciales.

De igual manera el brigadier general Jorge Alberto Eduardo Segura Manonegra está próximo a ascender, y bajo su comandancia de la Décima Cuarta Brigada se presentaron casos de ejecuciones extrajudiciales en Remedios y Segovia, en el departamento de Antioquia.

Por último, está el coronel Raúl Antonio Rodríguez Arevalo. Bajo su mando en el Batallón de Artillería No. 2 La Popa, entre junio de 2005 y diciembre de 2006, ocurrieron hechos asociados a ejecuciones extrajudiciales en los municipios de Agustín Codazzi y Manaure Balcón del Cesar, en el departamento del Cesar y en el municipio de San Juan del Cesar en La Guajira.

A pesar de que en el caso de estos últimos tres altos oficiales, a quienes ya el Gobierno les tiene lista la fiesta de ascenso, no tienen investigación abierta en la Fiscalía por los falsos positivos, el senador Iván Cepeda aseguró a Kienyke.com que de todas maneras -por ser comandantes de zonas y regiones en donde ocurrieron hechos de falsos positivos perpetrados por hombres bajo su mando-, tienen responsabilidad en esas ejecuciones extrajudiciales, por lo que le pedirá a la plenaria del Senado congelar la aprobación de esos ascensos.

Iván Cepeda

“El hecho de que haya generales que han ejercido mando en brigadas en las que se han presentado casos de falsos positivos, que han estado al mando de esas unidades, y han tenido que velar porque esos hechos no se presenten, para mí es un argumento suficiente para pedir la congelación de esos ascensos”, afirmó el parlamentario.

Y es que la polémica por la aprobación de ascensos de altos oficiales es motivo de controversia desde años pasados. El caso más sonado es el del general Mauricio Santoyo, quien fue condenado por la justicia de Estados Unidos por narcotráfico.

Otro de los hechos más reciente se dio con el polémico ascenso del general de la Policía Francisco Patiño, quien siendo comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá fue vinculado en un proceso por la muerte del grafitero Diego Felipe Becerra. A pesar del escándalo, varias voces le pidieron al Congreso analizar la hoja de vida del general con detenimiento.

Aprovechando la coyuntura del proceso de paz, kienyke.com consultó con el analista político León Valencia para entender el afán del Gobierno por el ascenso ‘express’ de oficiales de alto rango, algunos de los cuales han tenido investigaciones penales.

Bloque ‘Iván Ríos’: ¿el que más le hace pistola al proceso de paz?

“Hay un Congreso que está bajo presión grande por proteger a las Fuerzas Militares en este final del conflicto y otorgarle algunos estímulos, tal como ha pasado con el Fuero Penal Militar, debido a que los militares tienen la esperanza que en una eventual firma de paz el fuero los va proteger”, dijo el politólogo.