Montoya en JEP: Decepciones de una sesión histórica

Montoya en JEP: Decepciones de una sesión histórica

13 de septiembre del 2018

Bajo un sol reluciente en la carrera séptima con calle 64 de Bogotá se oyen gritos, hay máscaras blancas con lagrimas rojas, varias pancartas pidiendo justicia, hasta personas de la tercera edad sostienen un pliego de cartulina que dice ¡Nunca más! Hay un común denominador, cada asistente tiene una foto colgada a su cuello ¿Quiénes son?

Estas más de 50 personas están al frente de la sede de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) en el barrio Chapinero de Bogotá. Organizaron esta movilización por una razón, que algunos calificaron como histórica: este 13 de septiembre de 2018 el general retirado del Ejército, Mario Montoya, compareció voluntariamente ante la JEP para formalizar su sometimiento a la justicia transicional por su presunta relación con los llamados falsos positivos y la operación Orión, hechos que ocurrieron cuando él era la cabeza del Ejército de Colombia.

Es la primera vez que el militar retirado, el de más alto rango de la cúpula militar que se presenta ante la JEP, se ve cara a cara con las víctimas de ese doloroso episodio en el que se conoció que miembros del Ejército de Colombia asesinaban civiles inocentes haciendolos pasar como guerrilleros muertos en combate.

Foto: Jose Vargas – KienyKe.com

Un aire de esperanza

La mayoría de hechos ocurrieron hace diez años y algunas de las madres de los jóvenes se hicieron visibles en el panorama nacional, es el caso de Luz Marina Bernal, quien creó el colectivo Madres de Soacha. Pero no todos tan conocidos como ella, llegaron a este lugar desde diferentes partes del país para buscar justicia y verdad.  

Aunque la audiencia estaba citada para las 2:30 p.m, inició una hora después. Los medios de comunicación estaban a la expectativa de ver al alto mando, pero él ya estaba dentro de la sala de reconocimiento de verdad de la JEP. A lado y lado tenía dos escuderos, uno de ellos el abogado Andrés Garzón, reconocido penalista por también ser la defensa de los hermanos Nule.

Foto: Jose Vargas – KienyKe.com

Foto: JEP

Mientras tanto, afuera la sala la prensa esperaba con ansiedad, y llegaron los protagonistas de la tarde, las víctimas. Cada una tenía un pañuelo naranja. Anderson Rodríguez, hermano de Jaime Sanabria, un menor de 16 años asesinado por el Ejército, dijo que usaron este pañuelo como señal de “paz y de querer saber la verdad, eso es lo que queremos todas las víctimas”.

Entraron con la cabeza en alto, pensando que esta tarde les iban a dar por lo menos un trago de justicia, y empezó una audiencia que no fue tan alentadora para las personas que por tantos años esperaron este momento.

Foto: Jose Vargas – KienyKe.com

Foto: Jose Vargas – KienyKe.com

Un desaire para las víctimas…

La audiencia duró aproximadamente cuatro horas, la secretaria judicial de la sala de definición de situaciones jurídicas, Lidia Mercedes Patiño, fue la encarga de guiar el barco en la importante tarde para la historia del conflicto en Colombia. Se leyeron cada uno de los hechos por los cuales el general estaba allí presente, luego se presentaron cada una de las victimas y sus abogados. La mayoría de los afectados llegó de lugares recónditos del país. Incluso hubo una de las víctimas que por falta de recursos propios y falta de ayuda por parte de la JEP no logró asistir.

La reunión proseguía hasta que llegó el momento en el que el barco se hundió. Llegó el turno para que la defensa del general hablara y sus declaraciones hicieron que la audiencia fuera suspendida, esto porque hubo conflicto al reconocimiento de algunos familiares de los jóvenes asesinados como partes en el proceso. Ellos aseguran que son víctimas indirectas mientras que la defensa asegura que este espacio no era para definir si hacían o no parte del proceso.

De inmediato los abogados de los perjudicados reaccionaron a las declaraciones del jurista de Montoya. Una de las abogadas presentes en el recinto, Liliana del Pilar Castillo dijo: “Llama la atención que desde ya la defensa está cuestionando a las víctimas, en un proceso en el que se busca la verdad”. La discusión se acaloró y el magistrado Pedro Elías Díaz Romero anunció que la sesión se levantaba. 

Y así terminó la tarde. A la salida del recinto, Andrés Garzón, abogado defensor, dijo que Montoya no pediría perdón por algo que él no cometió. 

“Esa comandancia del Ejército es el eslabón fundamental por el cual se demuestra la inocencia del general Montoya, el pedir un perdón es para el que tiene un arrepentimiento y en este caso el general tiene absoluta claridad de su inocencia (…) En ningún momento tuvo una conducta que estuviera por fuera de la Constitución y la ley”, aseguró. 

A la salida del edificio de la JEP cabizbajos estaban algunas de las víctimas. Una de ellas dijo, “el señor Montoya se acogió a esto pero empezó mal, según él no tiene nada que ver, entonces no entiendo a qué vino. Esto es una decepción muy grande. ¿Cómo es posible que los que cometieron los crímenes sí aceptaron lo que hicieron y él no, que lo hicieron ellos y él no tiene nada que ver?”.

Foto: Jose Vargas – KienyKe.com

Por su parte, el general no dio declaraciones a los medios. Al finalizar la reunión salió como un rayo. Este encuentro, aunque desalentador para las víctimas, quedará para la historia del país.

Anderson Rodríguez menciona que lo único que espera de este proceso es saber la verdad: “esto no es un tema oculto, nacional e internacionalmente se sabe que hubo una masacre llamada los falsos positivos”.