Críticas a Minambiente por aprobar venta de piel de caimán

23 de enero del 2019

La cartera responde que ya no es una especie en vía de extinción.

Críticas a Minambiente por aprobar venta de piel de caimán

El Ministerio de Ambiente autorizó nuevamente el comercio de la piel del Caimán Aguja después de 15 años de estar prohibida, luego que considerara que la especie se había recuperado en número y que es posible sostener el comercio de su piel.

Desde la Dirección de Bosques, Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS), se suspendió la prohibición sobre la comercialización de la piel de la especie de caimanes aguja que se encuentran en los manglares de la Bahía de Cispatá, La Balsa, Tinajoes, y sectores cercanos al departamento de Córdoba.

Según el comunicado emitido por el Instituto Humboldt, se tomó la decisión luego de verificar que la especie, también conocida como caimán caretabla, está en equilibrio y se puede tener un manejo sostenible que garantiza su permanencia a largo plazo; ya que en el 2002 esta especie había entrado en la categoría de Peligro Crítico por su alta probabilidad de extinción.

“Esta medida permitirá la recolección de huevos del nido silvestre solo entre enero y abril en zonas georreferenciadas, previa autorización, los cuales serán llevados a incubación controlada en las instalaciones de la CVS para el manejo de neonatos y juveniles, con el fin de obtener una proporción de individuos de ambos sexos para repoblación en el medio silvestre, así como un porcentaje para aprovechamiento de las pieles por parte de las comunidades y su posterior comercialización internacional“, según anuncia la resolución.

La decisión de Minambiente fue criticada fuertemente en redes sociales, en especial por el representante a la Cámara Juan Carlos Losada (Partido Liberal), quien aseguró que el ministro de Ambiente, Ricardo Lozano “deja claro la nula voluntad para defender a los animales”.

En diálogo con KienYke.com el exdirector de la organización AnimaNaturalis y activista Juan Guillermo Páramo, afirmó: “Es increíble que todavía nosotros sigamos pensando que los animales simplemente se protegen porque las cifras caen en un rango de extinción -aunque muchas veces esa cifra hay que manejarla-. Después cuando se bajan los niveles, vuelven a catalogar a una especie en peligro. Y volverlos propiedad para explotarlos, es algo que va en retroceso con todo lo que tiene que ver con la protección de los animales”.

Según sostiene el comunicado, esta comercialización beneficiará a las comunidades de la zona que dependen del uso sostenible de la fauna y la flora para su sostenimiento, de igual manera tendrán un monitoreo permanente de la población del caimán aguja.

No obstante, organizaciones animalistas y algunos sectores políticos están barajando la idea de frenar la decisión mediante distintos recursos políticos o jurídicos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO