Farc y ONU, un baile que pisó callos

Farc y ONU, un baile que pisó callos

5 de enero del 2017

“La ONU expulsa a cuatro funcionarios por bailar con guerrilleras de las Farc“, así tituló El País de España una de las noticias que ha generado la fiesta de fin de año en Conejo, La Guajira.

Da la impresión de que el medio más importante de habla hispana no entendiera la polvareda – para muchos absurda – que levantó un baile.

A la queja de la Representante del Centro Democrático Margarita Restrepo, quien fue la que atizó la polémica, le siguieron declaraciones que generaron que la bola de nieve creciera.

Lea también: Sobredimensionada polémica por el baile de la ONU y las Farc

Primero el gobierno, por medio de la Cancillería, expresó “gran preocupación” por el baile de observadores con Farc, después fue la propia ONU la que criticó la actitud de sus funcionarios y horas después, el organismo internacional expulsó a los cuatro observadores que hacían presencia en el punto de preagrupamiento temporal de las Farc. 

A esta cadena de hechos se sumaron las propias Farc, quienes anunciaron el retiro de sus observadores del mecanismo de monitoreo de esta zona hasta que la ONU no aclare los alcances de su decisión.

Por medio de un comunicado, el Estado mayor del bloque Martín Caballero se mostró crítico con la organización que acompaña la fase de implementación de los acuerdos.

“Hacerle caso a un fragmento de video apócrifo descontextualizado donde se cataloga a las FARC-EP de terroristas es altamente ofensivo para todos los asistentes a ese acto”.

Además: Bloque “bailador” de las FARC defiende a funcionarios de la ONU

El grupo guerrillero cuestiona a la ONU por su actitud. “Bajo el argumento de ser un hecho inapropiado y hostil el acto de compartir e integrarse con las comunidades, los guerrilleros y sus familiares”.

Desde el campamento de la Y de Las Marimondas, los integrantes del bloque Martín Caballero, rechazaron la polémica que se presentó en torno a este hecho.

delegados de la Onu con Farc

En un comunicado indicaron que esto “no puede deslegitimar el carácter imparcial de la ONU en su papel de verificadora del cese al fuego y no se puede generar un show mediático porque ellos aceptaron bailar una pieza con algunos de nosotros”.

Que no haya observadores de dos de las partes que conforman la Comisión Tripartita que se creó para el acompañamiento del proceso de dejación de armas, es un problema grave.

“Si no está participando una de las partes, las labores del mecanismo no pueden ser válidas”, advirtió Sergio Guarín, Coordinador del Área de Posconflicto de la Fundación Ideas para la Paz.

El proceso, al menos en esta zona de preagrupamiento, exige una nueva negociación. Deben Gobierno, Farc y ONU, encontrar la forma para que el proceso avance y el calendario no sufra retrasos.

Al respecto, el presidente Juan Manuel Santos reconoció que se han tenido “retrasos” en la construcción de la zonas veredales a las que llegarán los guerrilleros en proceso.

Se corre el riesgo, consideran expertos, de que la misión de esta Comisión Tripartita quede a medias.

La historia del baile maldito entre las Farc y la ONU

Un baile, una polémica. En el amanecer del primero de enero de 2017 los guerrilleros del Frente 57 de las Farc presentes en el campamento de la Yé de las Marimondas en el punto de preagrupamiento en Conejo, La Guajira, cantaron en una sola voz: “Quiero en vez de un fusil en mis manos llevar una flor”. También bailaron, tomaron cerveza y comieron buñuelos.

El video del baile se hizo público. Los guerrilleros no bailaban entre sí, celebraban el inicio del nuevo nuevo con representantes de la ONU. La Representante a la Cámara del Centro Democrático, Margarita Restrepo atizó la polémica y dejó en entredicho la imparcialidad de ese organismo y su labor de monitoreo y verificación en las zonas de concentración. ¿Fue absurda la polémica?

Al respecto el bloque Martín Caballero de las Farc, cuestionó los señalamientos. Explicó que la emoción de los guerrilleros y sus familias tienen un motivo: “Esta navidad y fin de año fueron tal vez la última celebración de combatientes de las FARC-EP antes de la dejación de armas. No es un insignificante acontecimiento, es por el contrario un hecho histórico que inaugura en el país una era de paz luego de más de medio siglo de conflicto social y armado”.

Además, objetó en contra de las voces que han recriminado la presencia de miembros de la misión de verificación en la fiesta de fin de año: “La presencia de integrantes de la ONU en nuestro campamento de la Yé de las Marimondas en Conejo-La Guajira, y su aceptación a bailar una pieza musical con nuestras guerrilleras y familiares de guerrilleros, no puede generar un Show mediático, ni esa matriz de opinión que pretende deslegitimar el carácter imparcial de la ONU en su papel de verificadora del cese al fuego”.

“A quienes se atrevieran alegar imparcialidad de este organismo en su misión de monitoreo y verificación, recordamos que hemos sido críticos frente a la labor internacional de la ONU, así como esta ha cuestionado nuestra histórica lucha; pero en las actuales circunstancias valoramos y resaltamos su esfuerzo para la solución de esta larga guerra”, añadió.

Timochenko, máximo líder de las Farc, se refirió al tema. “Dejemos los odios y cojámosle el paso a la paz y la reconciliación”, dijo.

La bulla tuvo un efecto inmediato. A través de un comunicado la ONU señaó: “Este comportamiento es inapropiado y no refleja los valores de profesionalismo e imparcialidad de la Misión. La Misión de la ONU en Colombia tomará las medidas que correspondan”. Asimismo reiteró su compromiso con la misión de verificación objetiva y rigurosa del cese al fuego y aseguró que tomarán las medidas correspondientes.

Además, este miércoles se conoció que el próximo once de enero el Consejo de Seguridad de la ONU analizará el proceso de paz en Colombia.

La reunión tiene como objetivo hacer un repaso del apoyo al proceso de paz en ese país que está prestando la ONU, según informó en una rueda de prensa el embajador sueco ante Naciones Unidas, Olof Skoog.