Cae el primer político relacionado con los ‘Papeles de Panamá’

Cae el primer político relacionado con los ‘Papeles de Panamá’

5 de abril del 2016

Un día después de que se revelara a nivel mundial el escándalo denominado los ‘Papeles de Panamá’, en el que están involucrados varios políticos, deportistas y personalidades de la farándula mundial, el Primer Ministro de Islandia, Sigmundur David Gunnlaugsson, anunció que renunciará a su cargo.

Al conocer la relación de su mandatario y su esposa con una compañía fundada en las Islas Vírgenes Británicas, miles de islandeses salieron a las calles a protestar por la situación, hecho que generó la decisión de Gunnlaugsson.

Lea también: Presidente del Concejo de Bogotá y otros colombianos en los ‘Panama Papers’.

En la investigación que destapó el escándalo, liderada por el rotativo Süddeutsche Zeitung y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, se señala que el político y su mujer, Sigurlaug Pálsdóttir, son dueños de la sociedad Wintris, radicada en el mencionado paraíso fiscal.

Posteriormente, cuando el hombre fue elegido como parlamentario, en el 2009, le vendió su participación en la compañía a su pareja por un dólar. Luego, con la aparición del caso los ‘Papeles de Panamá’, el Primer Ministro había dicho, el lunes, que su familia no tenía esa compañía para evadir impuestos.

De acuerdo con la cadena RUV, la televisión pública del país europeo, el político anunció su determinación de apartarse de su cargo en una reunión del Partido Progresista (PP), después de solicitar la disolución del Parlamento al presidente, Olafur Ragnar Grímsson. Como líder del PP, Gunnlaugsson recomendó que su puesto sea ocupado por el actual Ministro de Agricultura, Siguror Ingi Jóhansson. Sin embargo, los movimientos opositores le pidieron al congreso emitir un voto de censura contra el Ejecutivo.

Lea también: Colombianos salpicados en escándalo tributario.

Por su parte, el Gobierno de Panamá ha expresado su malestar por el vínculo que los medios le dieron con este caso al que, según fuentes oficiales, deberían haber llamado los ‘Papeles de Mossack – Fonseca’, nombre del bufete del que, presuntamente, se filtraron los documentos que destaparon la trama.

Esta oficina, que desde el principio negó su relación con cualquier actividad ilícita y ha asegurado que no ha ocultado la identidad de sus clientes, tiene representantes en 42 países del planeta.