La Cámara de Representantes bajó su nivel de alerta de corrupción

Shutterstock

La Cámara de Representantes bajó su nivel de alerta de corrupción

10 de mayo del 2017

De acuerdo con la evaluación hecha por Transparencia por Colombia, la Cámara de Representantes salió del nivel alto en que se encontraba en el año 2015 en términos de corrupción. Es así como en el listado de los más corruptos, pasa del puesto 24.3 a un puesto de 61.3; disminuyendo los niveles de riesgos, razón por la cual María Carolina Carrillo, Directora Administrativa de la entidad, valora el trabajo realizado para conseguirlo.

El proceso contra la corrupción comenzó su mejora con Alfredo Deluque, presidente de la Cámara de Representantes, durante el periodo de julio de 2015 a julio de 2016. En su presidencia se consiguieron avances significativos que marcaron la pauta para seguir en contra de estos deshonrados procesos que generan declive en el desarrollo del país. En su gobierno se logró ascender 30 puntos.

De igual manera, el reto que se ha fijado la actual administración de la Cámara de Representantes a 2018 “es quedar en riesgo moderado y ubicarse dentro de las 5 entidades del país menos propensas a actos corruptos. La palabra transparencia está inmersa en los cinco pilares de la actual dirección”: afirma María Carolina Carrillo, Directora Administrativa de la corporación.

alt congreso_republica

Se destaca que Transparencia por Colombia realizó el estudio en el cual se monitoreó a 167 entidades del Estado de orden nacional, departamental y municipal. En esta se evaluaron tres factores esenciales que permiten evidenciar de forma correcta los niveles de riesgos de corrupción: la visibilidad, la institucionalidad y el control y la sanción

El primer factor, visibilidad, se refiere a la capacidad para hacer visible de manera suficiente, oportuna, clara y adecuada sus políticas, procedimientos y decisiones. La institucionalidad es la capacidad para que los servidores públicos y la administración en su conjunto cumplan con normas y estándares establecidos para los procesos de gestión. Finalmente, el control y la sanción evocan a la capacidad de generar acciones de control y sanción derivadas de los procesos internos de las mismas, de los órganos de control y de la apertura de espacios de participación.

Desde julio del 2016, la dirección administrativa comenzó a trabajar de forma rigurosa en el cumplimiento de cada uno de los ejes. “El compromiso de todo mi equipo, desde siempre, ha sido con la transparencia. Por eso hemos triplicado esfuerzos en cada paso que damos en la lucha contra la corrupción. Estos resultados son parte del compromiso que adquirí como directora administrativa y los vamos a sacar adelante”, señaló María Carolina Carrillo, Directora Administrativa de la corporación.