¿Hay un viraje de Cambio Radical frente al Gobierno?

30 de marzo del 2019

El proceso está generando fisuras con la facción Char.

Cambio radical

Las amistades en la política cambian y son dinámicas. El ejemplo más reciente corre por cuenta de Cambio Radical, comandado por el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, quien en las últimas semanas le ha dado, junto a su bancada, batacazos al Gobierno de Iván Duque, mismo al que en segunda vuelta presidencial ayudó en parte a elegir.

La decisión del partido de no apoyar las objeciones del presidente Duque a la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), y la elección del próximo presidente de la Cámara de Representantes, Carlos Cuenca, le dieron a Vargas Lleras dos triunfos sobre sus competidores dentro del partido, el clan Char.

En su postura de partido independiente al Gobierno, Cambio Radical demostró esta semana la fuerza política que aún posee, y que no está dispuesto a entregar fácilmente.

Por un lado no votaron el Plan Nacional de Desarrollo (PND) presentado por Duque (con excepción a algunas “ovejas negras” que salvaron el proyecto), se oponen a la Ley de Financiamiento o reforma tributaria (Vargas Lleras interpuso recurso contra ella hace pocos días ante la Corte Constitucional), al proyecto de ley TIC, pero el tema crucial ha sido rechazar las objeciones presidenciales de la Ley Estatutaria de la JEP.

Estas decisiones han suscitado no obstante fisuras dentro de la bancada entre la línea mayoritaria que lidera el exvicepresidente, y una facción que está más cercana al Gobierno, en la que se incluyen los senadores Arturo Char, Luis Eduardo Díaz Granados y César Lorduy; quienes han manifestado su descontento frente a estas acciones.

“Efectivamente una mayoría decidió no acoger las objeciones de la JEP, pero no se puede desconocer que una gran parte de los que estamos presentes no estaba de acuerdo con esta decisión”, declaró a los medios el senador Lorduy sobre la decisión de las objeciones presidenciales, en medio de un enfrentamiento con el influyente senador Richard Aguilar, más cercano a la línea vargasllerista, quien le recalcaba que fue la mayoría la que tomó esa decisión y no se debía entrar en “cuestiones semánticas”.

Pugna interna

En diálogo con KienyKe.com el politólogo Yann Basset expresó que la situación en Cambio Radical se debe a que “hay un vacío” en el liderazgo de la colectividad: “Está en medio de una especie de pugna interna, básicamente porque recientemente había un liderazgo reconocido con Germán Vargas Lleras, pero después de las elecciones y el pobre resultado de este, hay una especie de vacío en el partido”.

De cualquier forma, en relación a dicha pugna entre charistas y vargaslleristas, el director del Observatorio de Procesos Electorales de la Universidad del Rosario no ve un problema significativo para la formación.

“Cambio Radical es un partido que por naturaleza convive con cierta flexibilidad, los políticos de esta bancada gozan de un margen de autonomía muy fuerte. Entonces no creo que sea un problema para ellos estas divisiones. La cuestión es demostrar una coordinación suficiente para lograr mejores posiciones para ellos en esta administración”, afirmó.

¿Se fortaleció Vargas Lleras?

Germán Vargas Lleras dijo desde el año pasado que se iba a despegar de la actividad política de su partido. Sin embargo, ha regresado a tener protagonismo en la opinión pública con las denuncias y críticas a los planes del Gobierno, además de recordar que sigue a la cabeza de su bancada, pero ¿qué tanto favorece esta situación al exvicepresidente?

“Vargas Lleras está tratando de retener un poco el liderazgo pero es un liderazgo que no puede controlar del todo, como antes”, dijo Basset.

Por ejemplo, la presencia de los senadores Arturo Char y Luis Eduardo Díaz Granados, quienes no acataron la orden del partido , terminó dándole oxígeno al Gobierno con la aprobación del PND.

“Lleras sigue siendo la única gran figura nacional que hay por el momento. Los Char, al final de la Alcaldía de Alejandro Char, quieren tener un papel mayor en la política nacional, pero eso por el momento no está del todo claro. El liderazgo está debilitado pero no se ve una alternativa para el partido, sigue en espera de cierto modo”, expresó el politólogo Basset.

De cualquier forma, los hechos de esta semana demuestran que aunque debilitado desde el año pasado, el liderazgo de Vargas Lleras está en aumento dentro de la formación y buscando recuperar completo control.

¿Se mantendrá esta postura en la colectividad?

“La posición de ellos es no tener posición. Entonces una vez apoya al Gobierno, otra está en contra. Mientras no haya voluntad del Gobierno de crear una coalición yo creo que a Cambio Radical le conviene mantenerse en esta ambigüedad”, aseguró Basset.

Esto implica que la bancada independiente estará determinada a tomar sus posturas caso por caso. “Lo que está tratando de hacer es subir un poquito su precio, en este juego con el Gobierno”, dijo. Esto continuará mientras Duque no ceda a lo que la colectividad ha estado pidiendo desde que se inició el nuevo mandato.

“Es lo que le conviene mientras no está clara la voluntad del Gobierno de integrarlo en una coalición, pues este ha creado una alianza de cierto modo minoritaria, y asimétrica, dado que el Centro Democrático tiene la mayoría de los puestos de poder en el Gobierno”, concluyó el analista político.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO