Gobierno rechaza columna de Abelardo de la Espriella

Foto: Wikipedia/Shutterstock

Gobierno rechaza columna de Abelardo de la Espriella

10 de julio del 2017

La columna de opinión ‘muerte al tirano’, escrita por Abelardo de la Espriella, es centro de polémica en redes sociales. El abogado expone su posición frente a la crisis en Venezuela y sugiere la muerte del presidente Nicolás Maduro.

“No se trataría de un asesinato común, sino de un acto patriótico que está amparado por la constitución venezolana y que resulta, por demás, moralmente irreprochable”, dice el texto publicado el pasado domingo en Kienyke.com.

Columna de Abelardo de la Espriella genera polémica

Al respecto, el Gobierno se pronunció de forma indirecta para rechazar el acto, teniendo en cuenta especialmente que en reiteradas ocasiones ha sentado una posición que llama al diálogo en el vecino país.

“El Ministerio de Relaciones Exteriores, en nombre del Gobierno de Colombia, ha condenado la violencia y la pérdida de vidas humanas en Venezuela. También ha instado en varias ocasiones a que se encuentre una solución pacífica y democrática a la crisis en el vecino país. En ese sentido, reiteramos que la libertad de expresión en Colombia, sin perder su enfoque informativo o crítico, debe darse en un marco de respeto a la vida, y sin promover la violencia”, señala un comunicado de la Cancillería.

Una vez se conoció el pronunciamiento del Gobierno sobre el texto de Abelardo de la Espriella, las reacciones no se hicieron esperar. Hay quienes comparten esa afirmación, pero también hay quienes consideran que ese es el pensamiento de miles de ciudadanos frente a la crisis venezolana.

Estos han sido algunos de los comentarios en redes sociales:

Aberlardo de la Espriella asegura que en su más reciente texto que “la violencia y la sevicia empleadas por la narcodictadura de Nicolás Maduro contra el pueblo venezolano y la oposición democrática es intolerable y rebasa con creces parámetros de crueldad desplegados en otras latitudes, por individuos no menos despreciables que el oligofrénico que (al menos en apariencia) regenta la fracasada y manida revolución chavista. No es un secreto que el “gigantón descerebrado” en comento fue puesto en la Presidencia por los hermanos Castro Ruz, sátrapas y opresores de conocida tradición en el mundo: convencieron a un moribundo y asustado Hugo Chávez para que designara como sucesor a Maduro, porque era obvio que necesitaban a alguien fácil de manipular”.

Asimismo, califica como “indigente mental” a Maduro y cree que lo ocurrido en Venezuela durante la semana anterior debe “convertirse en el “florero de Llorente” que dé paso a la caída definitiva de la narcodictadura enquistada en el palacio de Miraflores, en la rama judicial y demás dependencias públicas, corroídas por el cáncer del mal llamado Socialismo del Siglo XXI”.