“Aún me guían los consejos de mi padre”: Carlos F. Galán

28 de marzo del 2019

Es el hijo menor de Luis Carlos Galán, fundador del Nuevo Liberalismo.

“Aún me guían los consejos de mi padre”: Carlos F. Galán

Carlos Fernando Galán es el menor de los tres hijos de Luis Carlos Galán. Nació en 1977 en Bogotá y es proveniente de una familia tanto de políticos como de periodistas, carreras que nunca ha separado en su trayectoria profesional.

Su papá, fundador del Nuevo Liberalismo, fue asesinado por Pablo Escobar, líder del Cartel de Medellín, cuando se disponía a dirigirse a sus simpatizantes en un acto electoral en la plaza de Soacha, al sur de Bogotá el 18 de agosto de 1989.

Uno de los mayores legados que dejó Luis Carlos Galán fue su lucha política en contra del narcotráfico, en la que denunció su penetración en la sociedad colombiana, con lo que se convirtió en el blanco de la violencia promovida por los capos de la droga, a quienes se les atribuyó la autoría intelectual de su asesinato.

Años después de este hecho, sus hijos: Juan Manuel, Claudio y Carlos Fernando, fruto de su matrimonio con Gloria Pachón, tomaron posición firme en la política nacional, dejando atrás el dolor de la violencia que les arrebató a su padre.

Kienyke.com conversó con Carlos Fernando Galán, para conocerlo en su entorno familiar. Estando con él fuimos recibidos por Julieta, la hija consentida de su unión con Carolina Diek Acostamadiedo. Tras ello aprovechamos para saber más a fondo cómo era Luis Carlos Galán como padre, cuáles sfueron los consejos que más atesora de él y cómo vivió la trágica noticia de su asesinato.

Galán recuerda que la última vez que vio a su papá fue la noche del 18 de agosto 1989, cuando su mamá recibió una llamada de su parte para hacerle una petición que, para todos, resultó muy peculiar y extraña, pues asegura que Luis Carlos, nunca antes había solicitado algo similar.

“Mi mamá recibió una llamada de él donde le pedía que le mandara los chalecos antibalas. Mi papá tenía dos chalecos antibalas que nunca había usado en su vida. Uno lo tenía hace muchos años, el otro se lo habían entregado hacía unas pocas semanas a raíz de un atentado fallido”, explicó.

Cuenta que le solicitó a Gloria que se los entregara a su secretaria, Lucy Páez: “La oficina estaba en el primer piso del edificio donde vivíamos. Entonces, yo decidí llevar el chaleco con ella. Se lo entregué y se lo puso. El otro lo dejó afuera, en una sala que quedaba al lado de la oficina de él. Cuando salimos, después que se los pusiera, el jefe de guardaespaldas estaba poniéndose el otro que le habíamos bajado y mi papá dijo ‘no yo quiero tener ese para protegerme en caso de necesitarlo también’, lo cual llamó la atención porque él nunca había usado un chaleco antibalas. Quería llevar uno puesto y además uno en la mano”.

El político rememoró como se despidió de su padre, horas antes de su fallecimiento. “Me fui al ascensor, ya iba a subir al apartamento y me acordé que no me despedí de él. Entonces, decidí regresar a hacerlo. Le dije hasta luego, él pensó que por haberme devuelto era porque yo estaba nervioso o asustado. No, no lo estaba la verdad. Me abrazó y me dijo ‘viejito hasta luego, tranquilo’ y ya, esa fue la última vez que lo vi”.

Carlos asegura que, pese a las constantes amenazas en contra de su papá y su familia, nunca sintieron miedo porque no les había pasado nada. Por entonces no eran conscientes del peligro al que estaban expuestos.

“Uno cree en cierta forma que es cosa que le está pasando a otras personas pero en el caso nuestro no va a pasar. Por una actitud yo no sé, una especie de blindaje que uno construye de protección para tratar de escapar de la realidad uno trata de decir ‘no eso a nosotros no nos va a pasar’. Había tensión pero no era tan marcada”, aseguró.

“Tengo muy buenos recuerdos de mi padre”

Galán atesora varias anécdotas que vivió con su papá, aun conserva algunas de las cartas que ambos se enviaban cuando Luis Carlos debió viajar a Inglaterra, en el año 1987, durante seis meses por cuestiones de seguridad y para realizar algunas charlas sobre el liberalismo.

“Son cartas especiales porque, a veces uno cuando se sienta a escribir pone cosas que de pronto en persona no dice. Entonces, recuerdo que me hablaba de cosas como la importancia de aprender inglés, de conocer el país. Él decía: ‘tienes un interés por muchos temas que es importante tenerlo, eres muy apegado a tu mamá, es bueno que lo seas por cariño y todo, pero tienes que construir una independencia’. Hablaba de esas cosas que yo siento hoy, cuando leo esas cartas, que eran para tratar de tener esa comunicación padre e hijo para guiarme”, dijo.

Pero recuerda que durante un viaje que hizo con su papá en las giras que realizaba por toda Colombia, pasó algo que nunca olvidará, un consejo que recuerda hasta hoy y que lo atesora con mucho cariño.

“Uno en particular lo recuerdo muy bien. Y es que en campaña muy pocos meses antes de su muerte estábamos en Popayán. En en esa gira llegamos a la manifestación y cuando arranca, dos hijas de uno de los líderes del movimiento de allí, eran como de mi edad más o menos, se me acercaron a decirme que me que me invitaban a comer un helado. Yo me asusté, agarré del cinturón de mi papá y les dije ‘no, yo vine a acompañar a mi papá’ y no lo solté”.

Pese a que su papá se percató y no le dijo nada en ese momento, cuenta que cuando llegaron al hotel, tras finalizar la manifestación, Luis Carlos, conoció una parte de su padre de la que nunca se había hablado.

“Cuando llegamos al hotel por la noche, me sentó y me dijo: ‘tenemos que tener una charla, vi lo que pasó hoy y creo que es importante que hablemos del tema la timidez, es algo que yo sufrí’. Él me contó que había sufrido mucho de eso, que era muy tímido que eso lo afectó en su vida social y profesional, que tuvo que enfrentar eso para poder hacer lo que estaba haciendo. La verdad en ese momento pensé ‘¿timidez, mi papá tímido?’, cuando veía a mi papá en una manifestación, no lo era”.

Pero asegura que Luis Carlos Galán sí era tímido en el contacto personal. Recuerda que era muy callado y no se abría muy fácilmente cuando conocía nuevas personas. “Me dio esa charla, me dijo ‘tienes que enfrentar eso, es un proceso’. Eso me marcó, porque eran pocas charlas de ese estilo, donde él me señalaba algún problema que yo tenía en el desarrollo de mi personalidad y me decía que era importante enfrentarlo”, recuerda.

También señala que también sus hermanos son tímidos, algo en lo que han tratado de trabajar, tal como lo hizo su papá.

Pensamiento de Luis Carlos Galán sigue vigente

Este año se celebra el 30 aniversario de la muerte de uno de los líderes históricos del pensamiento liberal en Colombia, por lo cual se realizarán varios eventos para conmemorarlo y recordar lo que fue su pensamiento, obra y lucha por el país. El político explicó que la Universidad Javeriana, que gestiona la Fundación Luis Carlos Galán, tiene varios planes.

“Hay varias actividades, hay un libro que se va a publicar y también un plan para crear una especie de portal digital para poner a disposición de los colombianos y de cualquier ciudadano del mundo el pensamiento político de Luis Carlos Galán no solamente en base a discursos sino a videos, columnas de opinión y entrevistas en medios, etcétera”, dice.

Asegura que en dicha página web se tiene planeado que los usuarios puedan ingresar y acceder a las ideas que tenía su padre en varios temas como lo son: La paz, el problema del cambio climático, o el tema ambiental (el impacto que está teniendo el consumo de recursos naturales no renovables en el mundo).

“Lo que se planteaba ya en los años ochenta como una crisis ambiental, hoy es obviamente lo que habla todo el mundo. El Nuevo Liberalismo hablaba ya de esos procesos que estaban afectando el medio ambiente por el modelo económico. Entonces que la gente entre y vea, conozca qué pensaba (Galán) sobre todos los temas”, invita.

También reprocha el hecho de que medios y sectores políticos se han limitado a citar el pensamiento de Luis Carlos Galán solo respecto a su enfrentamiento con el narcotráfico, pero que pese a que esto es fundamental en su legado, no era lo único que le importaba al líder.

“Él decidió enfrentarse al narcotráfico en una lucha, que ha debido asumir el Estado entero. Ellos (Nuevo Liberalismo), lo asumieron para defender la democracia colombiana y el riesgo que era que la mafia se apoderara del país”, considera.

Pero manifiesta que su papá también se preocupaba por la “descentralización en Colombia, democratizar cada vez más el acceso a los medios de producción, garantizar que esto fuera una democracia, no solamente electoral sino también económica y social, él hacía mucho énfasis en eso (…). Todos esos temas que la gente no los conoce y sobre todo que las nuevas generaciones no los conocen”.

Finalmente, dijo que tiene en su poder unos documentos (de propuestas políticas para Bogotá y para Colombia) que salían cada dos meses aproximadamente, donde se abordan temas como: el deporte, el sistema de salud, la política fiscal, temas ambientales, la televisión. El político tiene presente esas ideas en su actualidad.

“El Nuevo Liberalismo hizo una investigación con expertos, discutieron el tema y asumieron posición en un documento extenso, que tiene cuarenta o sesenta páginas. En Colombia no se había hecho hasta ese momento, y eso no lo conoce el país entonces, lo que queremos es que a través de un sistema que aproveche la nueva tecnología se ponga a disposición de muchísimos colombianos y extranjeros el pensamiento político de Luis Carlos Galán”, concluye.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO