Sin las botas de militar ahora quiere ser presidente

19 de julio del 2017

“La izquierda, la derecha y las Farc me respetan. Si me preguntan si soy uribista o santista, soy colombianista”, dice el coronel en retiro Carlos Velásquez.

Carlos Velasquez

“Llevamos casi 16 años en lo que yo llamaría un frente de trifulca nacional, sumando los dos periodos de Uribe y Santos. El pesimismo generalizado que se vive actualmente se da, en gran parte, por un divorcio entre ética y política protagonizado por los jefes políticos más visibles del país, que nos tiene amarrados a todos en una camisa de fuerza. Necesitamos salir de la polarización mediante la Concordia Nacional”. Son las palabras de Carlos Velásquez, el militar retirado que se sumó a la amplia baraja de precandidatos presidenciales para las elecciones del 2018.

Es profesor universitario y analista político de 66 años, de los cuales 30 estuvo en el Ejército Nacional. Alcanzó a ser coronel hasta su retiro en 1996.

Aunque su trayectoria política es corta, -ha estado detrás de campañas como las de Íngrid Betancur y Rafael Pardo-, está convencido de que puede lograr mucho más con el aval del Partido Alianza Social Independiente (ASI) y en lo posible de otros sectores políticos que según dice, lo respetan por ser leal a la verdad.

Kienyke.com habló con Carlos Velásquez para saber más sobre su intención de llegar a la Casa de Nariño y a propósito de la coyuntura nacional.

Carlos Velásquez, precandidato por la Alianza Social Independiente

¿De militar a presidente? ¿Cómo surge su intención de ser candidato?

Desde la adolescencia, de pensar en lo que pasa en el país, y en el Ejército, cuando analicé a Colombia. Por todo lo que sido y represento sé que tengo el perfil, que puedo liderar como se necesita, con la Concordia Nacional.

¿Qué es eso?

Es la unión. No la Unidad Nacional sino en general la diversidad. Es primacía y fomento del bien común político o público. Es una iniciativa urgente. El país ha venido desde los años 90 para acá en lo que se puede llamar una catarsis de la ética por capítulos, tenemos el proceso 8000, la parapolítica, Reficar, etc.

¿Cómo lograrlo en medio de la polarización que vive el país?

Con el ejemplo, uno puede decir la verdad así sea dolorosa, sin agredir. En mi caso, con lo que ha sucedido en mi vida, me respetan tanto la izquierda como la derecha, y también las Farc. No tienen argumentos para decir que soy hipócrita, he sido recto y claro en mis decisiones.

¿Con cuáles sectores o partidos siente más afinidad?

Si me preguntan si soy uribista o santista, soy colombianista.

Entonces el país está preparado para un exmilitar en el poder…

Si, puede suceder. En otras épocas fue Gustavo Rojas Pinilla, un presidente que contribuyó a bajar la intensidad del conflicto. En esta época podría ser un militar que se ha civilizado.

¿Por qué dice que llevamos mucho tiempo en una trifulca nacional?

Porque 16 años fueron del Frente Nacional, que tuvo defectos pero pacificó el país. Ahora bien, estamos a punto a cumplir 16 años de dos gobiernos (Uribe y Santos) y ha sido lo contrario al Frente Nacional, se ha pacificado en cuanto a que terminó el conflicto con las Farc, que están cumpliendo con lo acordado, pero la violencia de hoy es simbólica y verbal, y esos dos protagonistas tienen alta responsabilidad en eso.

¿Qué le cambiaría al Acuerdo de Paz con las Farc?

Parte de las inquietudes que se han formulado sobre la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), creo que el resto se debe y se puede cumplir, no quiere decir que a raja tabla.

¿Ve a las Fuerzas Militares reacias con el Acuerdo?

Han actuado institucionalmente como les corresponde, por eso el cese al fuego bilateral funcionó. En el posconflicto habrá que hacer reestructuraciones.

¿Cuáles?

Crear una guardia rural a nivel nacional, policía con estatus militar. Exclusiva y permanente para los municipios más afectados por el conflicto, para que lleven seguridad y permanencia para que la gente vuelva a confiar, porque por eso los delincuentes aprovechan. ¿Cómo se crea? Parte del ejército se desdobla y la policía se reentrena, se reeducan. Permitirá que el Ejército se reduzca en pie de fuerza pero no en calidad. Entonces el Ejército solo entraría a operar en misiones específicas por orden del presidente de la República.

¿Está de acuerdo con el voto para los uniformados?

En este momento no; una vez se pacifique el país -más o menos en 15 años- se podría pensar en eso. Ahora la crispación sería nefasta.

Ahora tenemos que pensar en el voto obligatorio, eso le cierra el espacio a los que compran y venden votos. Es como cuando se pagan peajes o impuestos, para que algo mejore, en este caso la democracia.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO