Violencia política, la antesala a las elecciones del 2019

Violencia política, la antesala a las elecciones del 2019

9 de marzo del 2019

La violencia cometida en el ámbito político colombiano parece ser un ciclo sin fin. Según el último informe de la Misión de Observación Electoral (MOE), medido entre octubre de 2018 hasta febrero de 2019, se han cometido 107 agresiones contra líderes políticos, siendo el Cauca la región con mayor presencia de este fenómeno.

Las agresiones que van desde amenazas, secuestros, atentados y hasta asesinatos, preocupa al organismo ya que se evidencia un crecimiento de este tipo de violencias a precandidatos de alcaldías.

Así se evidenció el pasado 29 de enero donde Silvio Montaño Arango quien había anunciado su interés por administrar al municipio de El Cerrito, Valle del Cauca, falleció tras ser acribillado por sicarios.

Los datos que arrojó la investigación de la MOE también dejan ver como hay un aumento de violencia ocurridos con anterioridad en comparación con lo ocurrido en las elecciones del 2015.

“Para el presente período electoral el primer hecho violento registrado fue una amenaza en noviembre de 2018 contra un precandidato a la Alcaldía de Malambo (Atlántico). Igualmente, el primer asesinato de un precandidato ocurrió el 29 de enero de 2019, el segundo el 31 y el tercero el 5 de febrero”, se lee en el informe.

En conversación con KienyKe.com la investigadora que realizó este informe para la MOE, María Camila Peréz, aseguró que la intención detrás de registrar los actos violentos contra las personas que participen en política, debe ser la prevención para garantizar su seguridad.

“Lo que hemos venido alertando, es que este tipo de agresiones tienden a aumentar en las coyunturas electorales. Lo que hemos hecho es alertar a las autoridades”, dijo Peréz.

Asimismo alertó sobre el alto riesgo que hay en las personas que salieron del acuerdo de paz firmado con las Farc. Exmilitantes que buscan entrar a liderar comunidades desde las juntas de acción comunal (JAC) o desde un cargo político, cumpliendo con lo pactado en la participación política.

El llamado que la MOE le hace al Ministerio del Interior es que fortaleza la seguridad de estas personas a través del Plan de Acción Oportuna de Prevención y Protección (PAO) y lograr prevenir la violencia contra lideres sociales, defensores de derechos humanos y periodistas.

“De esta forma se evidencia que, pese a que el país supuestamente se encuentra en un contexto de consolidación de la paz en todo su territorio, la violencia política no sólo se está presentando con más antelación, también de forma más frecuente y letal”, aseguró por su lado Camilo Vargas, coordinador del Observatorio de Violencia Política y Social de la MOE.

Lo alarmante igualmente es que en cuatro regiones (La Guajira, Cauca, Bogotá y Valle del Cauca) se concentran el 60% de la violencia ejercida en contra de líderes políticos.

Las zonas más afectadas por ejercer algún tipo de papel como líder político y social son aquellas lejanas de las urbes y con una escasa presencia del Estado.

“El Gobierno tiene que tomar medidas, nosotros vemos que este tipo de violencia afecta a todos los movimientos. A los partidos políticos que asuman la bandera para atender este tipo de acciones. porque no solo están siendo atacados los partidos extremos sino todo el espectro político”, puntualizó la investigadora María Camila Peréz.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO