¿Qué pasará con los “Narcolados” de la JEP?

¿Qué pasará con los “Narcolados” de la JEP?

11 de septiembre del 2017

La Justicia Especial para la Paz (JEP) enfrenta una piedra en el camino, esta vez por cuenta de los “narcolados”. 25 narcotraficantes se infiltraron en el listado de 14.000 exguerrilleros que las Farc entregó al Gobierno Nacional para acogerlos dentro de la jurisdicción especial y de este modo acceder a los beneficios del pacto firmado en 2016.  

Frente a este hecho, la Oficina del Alto Comisionado para la Paz expresó que de comprobarse que estas 25 personas no pertenecían al grupo armado, no recibirán la acreditación como miembros de las Farc ni serán cobijados por el Acuerdo de Paz. 

El vicepresidente Óscar Naranjo afirmó que desde el Gobierno Nacional se rechaza el ingreso de delincuentes al proceso de jurisdicción especial y ratificó que es “grave” que las Farc hayan presentado dentro de sus listas a personas que no formaban parte de sus filas, vinculados con el narcotráfico y contra quienes incluso se adelanta un proceso de extradición.

“Lo calificamos como un hecho absolutamente grave que debe depurar responsabilidades individuales para que esas personas que han pretendido producir engaño reciban todo el peso de la ley. Aquí el compromiso del gobierno es claro: no vamos a permitir que se use el proceso y la Jurisdicción Especial para la Paz para abrirle espacio a delincuentes”, afirmó Naranjo.

El vicepresidente ofreció a la Fiscalía la cooperación del estado para evitar que estos actos tengan un mayor alcance. No obstante, aclaró que el gobierno impidió que 25 narcotraficantes entraran a los listados de las Farc. “La información de los 25 ‘colados’ fue realmente de personas que pretendieron colarse, y como dijo el alto comisionado, no fueron acreditados y por lo tanto no lograron su finalidad y su propósito de ingresar de manera engañosa a ese listado. Fue un intento”, dijo.

Por otro lado, Alfredo Rangel, senador del Centro Democrático, en dialogó con kienyke.com afirmó que la infiltración de narcotraficantes en el proceso de la JEP significa un riesgo importante no solo para los acuerdos sino para los colombianos:

El mayor riesgo es que una enorme cantidad de criminales, narcotraficantes obtengan las ventajas judiciales y de impunidad de las que van a gozar los integrantes de las Farc van a gozar, eso significaría excarcelaciones, supresión de penas, no extradición y que esos criminales ya van a saldar cuentas con la justicia de manera de manera absolutamente ilícita, por unos cuantos miles de millones de pesos de los cuales se van a  apropiar los jefes de las Farc, eso es una burla absoluta a la justicia”.

En cuanto a la supuesta responsabilidad de los algunos miembros del exgrupo armado en la infiltración de narcotraficantes advirtió. “Es absolutamente seguro que esos criminales colados contaron con la ayuda de jefes de las Farc que los incluyeron en las listas a cambio de dinero, ahí han cometido varios delitos que deberían excluirlos de la JEP y ser juzgados por la justicia ordinaria. Esos jefes de las Farc deben ser investigados por la fiscalía y deben recibir la sanción correspondiente a esta violación de los compromisos y a estas acciones ilícitas que significan complicidad con el delito y con el narcotráfico después de haber firmado los acuerdos de la Habana”.

El comisionado de Paz, Rodrigo Rivera, afirmó que las mismas Farc excluyeron a 160 de los 350 nombres sobre los cuales el Gobierno tiene dudas. Sin embargo, para Rangel esto no es muestra del compromiso con las Farc con los Acuerdos de Paz y la lucha contra el narcotráfico.

El verdadero compromiso sería que las Farc denuncie ante la justicia a los integrantes de la organización que tuvieron que ver con la inclusión de narcotraficantes en esas listas, además de la colaboración efectiva con la Fiscalía, para que esos delitos sean procesados y reciban el castigo merecido. Los miembros del secretariado de las Farc no pueden lavarse las manos ni los miembros del Estado mayor quedase con los brazos cruzados frente a esos delitos que significa la incorporación de criminales ya juzgados por la justicia ordinaria, muchos de ellos condenados o solicitados en extradición a cambio de miles de millones de pesos”.