Claudia López recorre sus orígenes con KienyKe

1 de abril del 2019

Su familia es el pilar de su vida, y por ellos quiere lograr una mejor ciudad.

Claudia López

Foto: Gabriela Caballero - Kienyke.com.

La vida de Claudia López ha estado llena de retos, es debido a eso que se ha convertido en una mujer más fuerte, empoderada y segura de sí misma. El pilar fundamental de su vida es su familia, habla de ella con mucho cariño y amor, se siente orgullosa de haber nacido de una maestra y un comerciante.

Su mamá, la educadora María del Carmen Hernández, trabajó durante muchos años en colegios de barrios populares en algunas zonas de Bogotá. Su papá Reyes López, es comerciante, un hombre luchador que, pese haberlo perdido todo años atrás, nunca dejó de sonreír y seguir adelante.

Claudia es la mayor de seis hermanos: tres mujeres y tres hombres, frutos de las nuevas uniones de sus padres. A los que les agradece le hayan permitido verlos crecer.

Pero no todo ha sido felicidad y logros. Es por eso que Claudia le abrió las puertas de su casa a KienyKe.com, para conocerla más en su entorno personal y dejar claro que, aunque la política es una pieza importante en su vida, su hogar está por encima de todo.

Niñez alegre, pese a un doloroso episodio

López tuvo una niñez llena de alegría, juegos con sus primos y amigos. Nació el 9 de marzo de 1970 en Bogotá. En ese momento sus padres vivían en el barrio Galán, pero fue en el barrio La Candelaria donde dio sus primeros pasos.

Su infancia también estuvo marcada por un momento trágico que siempre recuerda, por el cual se llena de nostalgia pese a que ya ha pasado mucho tiempo.

Cuando apenas tenía cuatro años y medio, perdió a su hermana menor Martha. Ambas jugaban a saltar la azotea, ella logró hacerlo sin problema pero, su hermanita no pudo. Cayó al suelo inmóvil. Desde ese día asegura que Martha se convirtió en el ángel que siempre la acompaña.

Foto: Gabriela Caballero – Kienyke.com.

Sus primeros años de estudio los cursó en la escuela “La Granja”, ubicada en el barrio con el mismo nombre en la localidad de Engativá. Actualmente se llama “Tabora”. En ese instituto manejó bicicleta con sus amigos, muchos de ellos aún viven por el sector y la recuerdan con cariño, como este medio pudo evidenciar.

“Llegué cuando tenía seis añitos y estuve acá hasta los 13, prácticamente toda mi infancia. Queda cerca al Quirigua y la calle 80. Aquí aprendí a caminar, patinar, montar en bici que me encanta. En ese tiempo tenía un patio enorme”, explicó López al referirse a su niñez.

Ser ganadera, un sueño que duró poco

Cuando sus padres se separaron, María del Carmen se encargó de decidir en qué colegio estudiaría Claudia, por eso escogió la escuela Policarpa Salavarrieta que está ubicada en Chapinero. Para poder llegar allí debía cruzar casi toda la ciudad, sola cuando apenas tenía 9 años, lo que la ayudó a perder el miedo.

Antes de llegar a su casa al regresar de la escuela, la exsenadora atravesaba el parque ‘El Tabora’, que en esa época era un potrero y donde, apenas siendo una niña, logró algo que jamás imaginó.

“Mi madre trabajaba en una escuela llamada ‘Santa María del Lago’. La buseta del colegio me dejaba en la Boyacá, de allá hay que caminar como quince cuadras hasta la casa. Yo pasaba, saludaba a mi mamá, ahí me daba el almuerzo y luego me tocaba bajarme sola hasta la casa. Siempre que pasaba había un niño chiquito pastando sus terneritos y sus vacas, nos fuimos volviendo amigos. En una de esas él me hizo una apuesta. Me dijo ‘apostemos algo, su maleta’ a él le encantaba” recuerda.

Foto: Gabriela Caballero – Kienyke.com.

“Le dije ‘listo, y ¿usted qué apuesta?. Me dijo ‘un ternerito’. Y le gané el picadito. Entonces, llegué con el ternero a la casa, mi mamá llegaba por la noche, le tapé los ojos y le dije ‘Te tengo una sorpresa maravillosa, no te imaginas… ¡¡sorpresa!!'”, contó la exsenadora.

Su mamá al ver el animal en su casa, no podía creerlo pero, inmediatamente, razonó con Claudia para devolverlo. “Al final me dijo ‘ese niño debe estar en un problema serio, ese ternero no es de él, es del papá que debe estar bravísimo’. Entonces, a las ocho de la noche caminé con el ternero y lo devolví”.

Abrazos en el colegio de su mamá

Diariamente, antes de llegar a casa proveniente del colegio, Claudia pasaba por el ‘Santa María del Lago’, instituto donde laboraba su mamá y pasaba para almorzar y compartir un tiempo con ella, recuerdos que atesora con mucho cariño.

Estando diagonal al lugar, varios niños se acercaron a ella para pedirle fotos. Además, los transeúntes al reconocerla le pedían que se acercara para conversar sobre sus proyectos para Bogotá, darle un abrazo o estrechar su mano.

Foto: Gabriela Caballero – Kienyke.com.

López se graduó de bachillerato en el colegio ‘Nuestra Señora del Rosario’ ubicado en Funza, Cundinamarca. Su sueño siempre fue estudiar medicina, pero al no pasar en reiteradas oportunidades las pruebas decidió estudiar Biología en la Universidad Distrital.

Recuerda que siempre trabajó, nada le fue regalado. Para esa época ‘camelló’ como mesera, recepcionista, secretaria, operaria de una fábrica de equipos de odontología, recreacionista y hasta payasa y titiritera los fines de semana.

Durante su época de universitaria, participó en la promoción de la Séptima Papeleta, además asegura que el proceso Constituyente de 1991 la convenció de dedicarse a la política. Por eso se replanteó su futuro y terminó estudiando, gracias a un crédito del Icetex, Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales en la Universidad Externado de Colombia.

Aprender inglés, un logro más

Claudia viajó a Estados Unidos a estudiar inglés y ganó una beca para hacer una Maestría en Administración Pública y Política Urbana en la Universidad de Columbia, en Nueva York. “Tuve que trabajar y limpiar casas”, recordó entre risas.
Al finalizar, regresó al país en 2004 y mientras veía televisión dio con una noticia que la impactó: “me encontré con la escena de los paramilitares en el Congreso. Me sorprendió que los narcotraficantes contra los que había protestado de joven, ahora se presentaran allí como salvadores de Colombia”.

Foto: Gabriela Caballero – Kienyke.com.

Tras conocer este hecho, inició su investigación desde la Fundación Arcoiris y la Misión de Observación Electoral, logrando revelar las alianzas entre esos grupos paramilitares y los políticos de la época, incluso los de Bogotá. “Con el aporte de mis investigaciones la Justicia condenó a 42 parapolíticos”.

Para el año 2009 fue escogida como uno de los 15 líderes mundiales por el programa de World Fellows de la Universidad de Yale, donde cursó un semestre académico. “Allí terminé mi libro ‘Y refundaron la patria: de cómo mafiosos y políticos reconfiguraron el Estado colombiano’ que publiqué en 2010”.

Cáncer y Senado: dos etapas cruciales

Claudia recuerda y cuenta, con un tono nostálgico, como descubrió que tenía cáncer de seno. Fue en el año 2013 cuando se hacía una revisión rutinaria, el doctor encontró un pequeño tumor y le dijo que debía operarse inmediatamente.

“A finales del 2013, en diciembre, me fui a hacer el chequeo y le comenté a la doctora que estaba pensando en inscribirme como candidata al Senado. Ella me dijo que luego de las quimios, estaría muy agotada, pero que si quería hacerlo y sentía que podía, lo hiciera”, relató.

Y así lo hizo, en 2014 tomó la decisión de presentarse a las elecciones al Senado por el partido ‘Alianza Verde’. Durante su paso por el Congreso sacó adelante 17 iniciativas como la Ley Probici, prima para empleadas domésticas, grado sin libreta militar, movilidad social para Familias en Acción, entre otros.

“Siempre he trabajado en defensa de los derechos al medio ambiente, la educación, la salud pública, la juventud o el bienestar de los niños”, mismos ideales que aplicará de llegar a ganar la Alcaldía de Bogotá.

Foto: Gabriela Caballero – Kienyke.com.

“Claudia es la mejor opción”: María del Carmen

Su mamá siente una profunda admiración por ella. Su empeño, gallardía, entereza, ganas de seguir adelante y su lucha constante por lograr una mejor ciudad, siempre la han caracterizado. Es por ello que asegura que Claudia es la mejor opción para Bogotá.

“Estoy segura que es la mejor opción. Primero, porque es bogotana; segundo, porque a través de su vida ha trabajado por Bogotá desde hace veinte años; tercero, porque es una mujer con los valores, el carácter y la fuerza suficiente para sacar adelante los proyectos que están estancados. Conoce las penurias de cada una de las localidades, con un buen equipo ella es capaz de sacar adelante a la ciudad”, dijo su progenitora.

Nuestro recorrido con la candidata finalizó en Quirigua, en la localidad de Engativá. Desde allí agradeció el afecto y ánimo de los ciudadanos con sus planes para Bogotá. Instó a todos los bogotanos a unirse y lograr convertir la capital en “el mejor hogar de todos los colombianos”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO