¿Perdió credibilidad la Fiscalía General ante el país?

10 de abril del 2019

Encuestas hablan de un descrédito ciudadano, tal como varios críticos.

¿Perdió credibilidad la Fiscalía General ante el país?

Fuertes críticas ha recibido el fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez, tras su acusación que apunta a que la Minga indígena estaba infiltrada por grupos terroristas y que estos pretendían atentar contra el presidente Iván Duque cuando visitara el Cauca. No obstante, pocas pruebas conoce la opinión pública que soporten tal señalamiento, por lo que el tema ha generado suspicacias.

Escuche las noticias más importantes del día:

De hecho, la acción tomada por el fiscal de anunciar tal denuncia terminó por empañar indirectamente los diálogos entre Gobierno y Minga, que para entonces estaban prosperando. Tras un preacuerdo alcanzado por la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, Duque se dirigió a Caldono pero la tan esperada negociación entre indígenas y presidente se vio frustrada por la negativa de este último a dialogar en la plaza del pueblo alegando consideraciones de seguridad.

“Tocará empezar a pedirle pruebas cada que hable”: Suárez

En la mañana de este miércoles, uno de los personajes que más llamó la atención sobre el fiscal, asegurando que no creía en sus denuncias, fue el periodista Aurelio Suárez, quien se convirtió en tendencia en Twitter por sus comentarios en la emisora Blu Radio. En diálogo con KienyKe.com, Suárez explica por qué cuestionó la credibilidad del fiscal en cadena radial nacional. 

“A final de cuentas parecía que el Gobierno esperaba que fuera una especie de taller Construyendo País con los indígenas. La agenda en realidad era un debate a fondo con el presidente, sobre fracking, consulta previa, agricultura, líderes sociales. Pero tras el acuerdo de la Minga con la ministra aparece Néstor Humberto Martínez (NHM) de manera intempestiva a hablar de correos electrónicos y cosas que nunca le mostró al país”, inició.

“Dijo mentiras en Odebrecht, dijo mentiras en el Cartel de la Toga, nunca le dijo al país por qué nombró a Gustavo Moreno como fiscal anticorrupción, dijo mentiras en el caso Mattos y en el caso Bermeo, y también mintió en el caso Santrich. Ese es por tanto un fiscal que pierde credibilidad. Por ende ya le está pasando lo del pastorcito mentiroso, al que nadie le cree cada que hace un anuncio”, agregó.

“Que muestre lo que tiene para poderle creer, yo por mi parte no le creo, tal como todo el país. Cuesta trabajo cogerlo en una verdad. Va a haber que pedirle que cada vez que diga algo que muestre pruebas, pero esto no puede seguir siendo de boquilla”, concluyó.

“Largo historial de cortinas de humo”: Carrascal

Desde el año pasado, una de las mujeres que más ha liderado el rechazo a la gestión de NHM en la Fiscalía General es la activista política María Fernanda Carrascal, integrante del movimiento El País Primero, quien ha organizado los plantones que hubo frente a las sedes del ente de control en las principales ciudades del país en momentos en los que el escándalo por la sospechosa muerte del testigo Jorge Enrique Pizano (caso Odebrecht), quien denunciaba los presuntos nexos entre Martínez y el Grupo Aval (parte del consorcio de la Ruta del Sol II) indignaba a una ciudadanía hoy olvidadiza.

Hoy no tiene duda que los “temas coyunturales” que en su momento quitaron fuerza a la iniciativa de presionar al fiscal, siguen estando presentes en la agenda política, en su opinión, como distractores de asuntos que benefician a sectores progresistas del país.

“Cada vez que teníamos agendado movilizarnos contra el fiscal NHM, lanzaban una especie de cortina de humo. En torno a su figura lo han hecho numerosas veces para que nosotros como ciudadanía no marchemos y estos gigantescos conflictos de interés pasen de agache. Incluso la campaña sistemática contra la JEP ha sido utilizada para polarizar el país y usar a muchos ciudadanos y víctimas para escudarse y que no hablemos más de las irregularidades en torno suyo”, dijo.

Para Carrascal, el tema de los atentados contra Duque tienen objetivos similares como distractores: “Por un lado ya se había dicho desde hace rato que había un atentado contra Duque, aquella vez planeado desde Venezuela, y fue el mismo Estado el que salió a desmentir. Eso nos lleva a pensar que NHM replicó esta estrategia con el Cauca. Pero ya su credibilidad está tan minada dados los hechos anteriores, que nadie le cree dichos inventos. Lo que está claro es que cada vez que pasa algo favorable para sectores progresistas y de oposición, sale él a decir alguna barbaridad que pone en peligro esos avances”, añadió.

A Carrascal le parece sospechoso que también se haya dado tal acusación (de que la Minga fue infiltrada por terroristas para atentar contra Duque), en momentos en que “el país centraba su atención en el freno histórico de la Cámara de Representantes a las objeciones de Duque a la Ley Estatutaria de la JEP”.

Lo que dicen las cifras

Pero no se trata solo de una opinión caprichosa de contradictores políticos del fiscal surgida de sus numerosas polémicas. En febrero, el sondeo Opinómetro de la encuestadora Datexco demostró que las cifras están avalando la tesis sobre la pérdida de credibilidad en torno a la Fiscalía General de la Nación en el actual periodo.

Un 63% de imagen negativa obtuvo el ente de control según la encuesta, y solo el 30 % de los ciudadanos consultados posee una visión favorable de la entidad. Hasta ahora, es el registro más bajo que ha tenido en cuanto a su aceptación entre los colombianos desde que el ente fue creado en 1991.

Se trata de una fotografía de febrero que si se vuelve a revisar, podría mostrar una situación menos desfavorable contra el despacho de Martínez, pero también puede haberse desbocado aún más esa imagen negativa.

Daño a la institucionalidad

Lo que está claro para las fuentes consultadas, de cualquier forma, es que la situación actual lo único que hace es vulnerar la imagen institucional de la Fiscalía, y de la democracia colombiana en general.

“Es de una gravedad enorme porque la política criminal está en manos de la Fiscalía, pero si esta carece de credibilidad, ¿va a poder la sociedad colombiana apoyar sus imputaciones, allanamientos, y demás acciones? Está haciendo un enorme daño el doctor Martínez, y donde no muestre todo lo que dice sobre el Cauca, esta sería la sexta mentira de un funcionario de tamaña importancia”, dijo Suárez.

“Ha perdido su credibilidad como institución gracias a la persona que la dirige. Quisiéramos que nuestras instituciones no atravesaran por esas crisis. En realidad lo que debió haber pasado es que ni siquiera tuvo que haber sido ternado”, consideró Carrascal.

Pero lo previsible es que no ocurra nada a pesar de esa imagen negativa. En opinión de Carrascal, la fórmula de poder del fiscal parece asegurada: “Muchos partidos no se atreven a sumarse a esa presión ciudadana porque hay una especie de chantaje en la que les pueden abrir procesos y seguimiento en la Fiscalía si lo hacen. Eso también incluye al poder económico. Eso a la larga pesa más que su desprestigio ante la ciudadanía”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO