ABC para entender la ‘tormenta’ de Electricaribe

ABC para entender la ‘tormenta’ de Electricaribe

3 de noviembre del 2016

Electricaribe, la empresa que distribuye y comercializa energía en la Costa Caribe colombiana, vuelve a estar en el ‘ojo del huracán’. Este jueves, 25 senadores de distintos partidos solicitaron “la intervención con fines de liquidación” de la entidad. El documento firmado por los congresistas se dio a conocer luego de que fuera aplazada para el próximo martes la sesión de debate a la empresa de energía que estaba programada para hoy.

Lea también: La Costa le salió a deber a Electricaribe

Los representantes del Caribe señalaron que dicho proceso se debe hacer mediante “un agente interventor independiente, con amplia trayectoria gerencial, con independencia política y que ofrezca garantías para el óptimo desempeño y cubrimiento a toda la zona norte de Colombia”.

De acuerdo con el senador de Bolívar, Fernando Araújo, la petición está orientada a que se busque una salida de “común acuerdo” entre el Gobierno y Gas Natural Fenosa, esta última, dueña del 85% de las acciones de Electricaribe.

Pero la crisis de la empresa de energía no es nueva, en los últimos años han ‘llovido’ centenares de quejas sobre el mal servicio que presta la multinacional. Los mandatarios de los departamentos de Atlántico, Magdalena, Cesar, Guajira, Bolívar, Córdoba, Sucre y Magangué se han unido en innumerables ocasiones para pedirle al Gobierno Nacional y a la Superintendencia de Servicios Públicos que le exijan a Electricaribe cumplir con sus obligaciones.

Ciudades y corregimientos de la Costa han sido escenario incluso de disturbios ocasionados por los pobladores que aseguran que los cortes de energía son constantes, que “no pueden caer dos gotas de lluvia porque la luz se va” y como consecuencia de las fluctuaciones, “los electrodomésticos se queman y nadie responde”.

Marchas, cabildos abiertos, tutelas y demandas, todas estas opciones han sido ejecutadas por lideres sociales y políticas de la Región Caribe, sin tener resultado.

Electricaribe-protestas-01

Electricaribe ¿crónica de una muerte anunciada?

El racionamiento de energía eléctrica de la década de los 90 fue el origen de esta historia que parece no tener final. Luego de que se acentuara la crisis de las electrificadoras públicas de la Costa Atlántica, por cuenta del aumento de los precios de la Bolsa de Energía, el Gobierno Nacional tomó la decisión de diseñar una estrategia que permitiera reorganizar el sector.

El fenómeno del “Niño” que azotó al país en aquella época, hizo que las electrificadoras tuvieran que adquirir energía ante la imposibilidad de mantener contratos a largo plazo. Los problemas financieros terminaron en incumplimientos de sus obligaciones en la bolsa y en marzo de 1998, la Superintendencia de Servicios Públicos ordenó la toma de posesión de sus negocios y bienes.

Lea también:  Región Caribe, en riesgo de apagón masivo por culpa de Electricaribe

Se crearon cinco nuevas empresas para la prestación del servicio público, entre las cuales se encontraban Electricaribe y Electrocosta, encargadas de distribuir y comercializar la energía eléctrica. Luego llegaron nuevos inversionistas y en la búsqueda de lograr una mayor solidez financiera y evitar un colapso en el servicio de energía, Unión Fenosa asumió el control de las compañías en noviembre del año 2000.

Alt_electricaribe_planta_C2

Siete años después, Electricaribe y Electrocosta fueron fusionadas. La primera de ellas, adquirió los bienes y obligaciones de Electrocosta, así como la planta de  trabajadores, pensionados y clientes. Luego, en 2009, Gas Natural se fusiona con Unión Fenosa, naciendo entonces Gas Natural Fenosa que tiene más de 2 millones de usuarios en esa zona.

Hoy, tras casi una década de presencia en la región, la multinacional no ha hecho las inversiones necesarias para garantizar una mayor cobertura y calidad del servicio, y asegura que tiene serios problemas financieros. “Esta baja inversión tiene como origen el fraude, la cultura de no pago y el consecuente bajo recaudo, lo que lleva a que no haya dinero para invertir, entrando en un círculo vicioso”, dijo la presidente de Gas Natural Fenosa, María Eugenia Coronado, quien admitió ante medios nacionales que el mal servicio se debe a la baja inversión de la empresa en renovación de redes.

Gas Natural Fenosa le reclama hoy al Gobierno de Colombia el pago de $3,6 billones (1.100 millones de euros) correspondientes, según la empresa, a la deuda acumulada de cientos de clientes de Electricaribe en distintos departamentos.

“Los costeños no somos mala paga”

En respuesta a las afirmaciones de la multinacional, la Superintendencia de Servicios Públicos dio a conocer un informe donde demuestra que los usuarios de la Costa sí cumplen con sus compromisos de pago del servicio de energía eléctrica.

De acuerdo con el ente, “el promedio de recaudo en los usuarios regulados y no regulados, equivalentes al 77% de la facturación total de Electricaribe, es del 97,9%”, excluyendo los ingresos del sector público. En total, el recaudo de los regulados y no regulados es de 2,6 billones de pesos.

Alt_tutela_electricaribe

En este sentido, los Personeros Municipales del Caribe decidieron unirse e interponer acciones de tutela al considerar que la empresa vulneró el derecho al buen nombre y a la honra de la población.

“Los costeños no somos mala paga, satanizaron la región haciéndolos parecer los responsables de sus problemas. En el Atlántico, el 95% de los usuarios paga su factura, en Sucre el 94% y en el Cesar el 92% (…) Presentamos esta Acción de Tutela, solicitándole a Electricaribe excusas públicas a la población y que además explique cuáles son realmente sus problemas financieros, pero que deje de señalar a una ciudadanía que merece respeto” dijo a Kienyke.com el personero de Valledupar, Alfonso Campo Martínez.

Señaló además que aunque las tarifas de la empresa son aveces ‘impagables’, las familias costeñas han recortado el presupuesto de sus hogares para evitar la suspensión del servicio. “Conozco ciudadanos que se ganan sólo un salario mínimo y la factura les llega hasta por $300 mil pesos, pero cumplen con el pago, así el servicio sea malo”.

Plan 5 Caribe, una solución a medias

Para superar el rezago que presenta la multinacional, este año el Gobierno Nacional implementó el ‘Plan 5 Caribe’ con inversiones por el orden de los 5.1 billones de pesos, de los cuales a Electricaribe le fueron asignados 1.1 billones, sin embargo la medida no dio los resultados esperados.

“Por parte del Gobierno se ha venido cumpliendo con el cronograma de convocatorias para las obras de los sistemas de transmisión regional y nacional; en cambio Electricaribe, a corte del mes de agosto, solamente había cumplido con el 28% de las inversiones que debe hacer este año”, explicó el director de la Federación Nacional de Departamentos, FND, Amylkar Acosta Medina.

Lea también: Así impulsa el Caribe su economía

Para el senador Jorge Enrique Robledo, quien ha liderado varios debates en torno a este tema, “la normatividad que rige el servicio de energía eléctrica en Colombia, en parte es causa de este problema. Por ejemplo, dice la normativa que las empresas pueden hacer inversión en redes que no se trasladen inmediatamente a la tarifa y resulta que no cabe más tarifa”, sin embargo, aclara que Electricaribe tiene una manera de comportarse completamente despótica en relación con la gente y por eso, “la ven como la personificación de lo indeseable”.

Electricaribe-p

El congresista recordó que no es una compañía para el servicio sino para el negocio. “No mueven un dedo si el negocio no les resulta (…) La calidad de las redes es malísima, porque desde hace muchos años no se han hecho las inversiones que deberían hacerse. El 80% de la informalidad eléctrica está en la Costa Caribe, y están llenos de cables y conexiones improvisadas hasta el punto de que van más de 100 muertos electrocutados por la calidad de las redes, cosa que no pasa en el resto de Colombia”.

Robledo señaló además que si el Gobierno decide intervenir a Electricaribe, es probable que eso no resuelva la situación. “Hay unos problemas estructurales creados que tienen que ver con la falta de inversión y con la mala calidad de las redes que es un fenómeno acumulado (…) cualquier solución va a requerir que el Gobierno en acuerdo con la población de la Costa Caribe diseñe un plan estratégico a corto, mediano y largo plazo, esto necesitará de recursos importantes de la misma entidad, porque al final este es un problema de plata”, puntualizó.