¿Cuál es el punto más complejo que falta por acordar en La Habana?

¿Cuál es el punto más complejo que falta por acordar en La Habana?

3 de marzo del 2016

Según las cuentas del Gobierno, quedan exactamente 20 días para que sea firmada la paz con las Farc. Sin embargo, como se sabe, esa guerrilla ha dicho que tomará más tiempo debatir los temas que faltan por ser acordados.

Lea también, ¿Qué tanto han estudiado los cabecillas de las Farc?

¿Qué temas quedan pendientes de ser acordados?

Ya quedaron atrás los grandes temas como una reforma agraria, la participación en política de los desmovilizados, el narcotráfico, la reparación a las víctimas del conflicto y la justicia transicional. En el actual y último ciclo de los diálogos, el 48, se están discutiendo desde la semana pasada algunos temas logísticos, pero a la vez complejos para cerrar los diálogos.

En los próximos días el Gobierno aspira que se acuerde dónde y cómo serán las zonas de concentración de las Farc en el país, para dar inicio al cese bilateral y definitivo al fuego y la posterior entrega de armas.

Guerrilla col Farc-pazfarc-01

En principio ya se ha hablado de destinar en Córdoba dos sitios de concentración para cerca de 1.800 guerrilleros, y en zonas donde siempre ha mantenido presencia las Farc, como Arauca, el Guaviare, Huila, Tolima y el Putumayo.

Sin embargo, lo que generó controversia en los últimos días y es el punto de discusión en La Habana, es si serán zonas de despeje, sin presencia de la fuerza pública.

De igual manera, está el punto de la entrega de armas, pues apenas se ha sabido que la ONU vigilará y supervisará este proceso, pero falta que se discuta qué se hará con los fusiles.

Por último, está la refrendación de los acuerdos, pues es de conocimiento que el Gobierno se la jugó por el plebiscito y las Farc insiste en una Asamblea Nacional Constituyente.

¿Cuál de estos temas es el más sensible por debatir y retrasará más la firma de la paz?

KienyKe.com consultó al excomisionado de paz Camilo Gómez Alzate, quien trabajó en las negociaciones entre el gobierno de Andrés Pastrana y las Farc. Indicó que el tema de la entrega de las armas del grupo subversivo será el más complejo.

Lanzamiento libro Andres Pastrana

El excomisionado de paz Camilo Gómez.

“Todos son difíciles, pero la entrega de armas creo que tiene una importancia crucial, pues la guerrilla habla de dejación de armas, mientras que en el resto del país se habla de entrega. De hecho, en el acuerdo general para la terminación del conflicto, la palabra descrita es dejación de armas a su conveniencia, es decir a la conveniencia de las Farc.

(…) Según lo que ellos mismos han expresado, es hacer política sin armas, pero todavía no se ha concertado cómo va a ser esa verificación, y quién se va a quedar con las armas. Creo que el Gobierno no puede permitir que las armas no sean entregadas para su destrucción, porque guardarlas puede ser peligroso”.

Por último, el excomisionado de paz vio muy difícil que se firme la paz el próximo 23 de marzo.

Para el analista del conflicto León Valencia el punto más álgido en este momento en La Habana es el que tiene que ver con el mecanismo de refrendación de los acuerdos.

leon-valencia

El analista León Valencia.

“Ese es el punto más difícil porque en los demás puntos hay bastantes aproximaciones, como en el de la concentración, en el de seguridad y paramilitarismo, la dejación de armas y reintegro a la vida civil. Por un lado el Gobierno propone el plebiscito y las Farc una Constituyente”.

Frente al tema de seguridad, del que poco se habla en el país, Valencia explicó que ha habido preocupación de los líderes de las Farc sobre su seguridad cuando salgan a hacer política. Otra de las preocupaciones de la guerrilla, según explicó, es cómo evitar que a las distintas zonas de concentración se cuelen otros actores armados, como el ELN y bandas criminales.

El analista advirtió que en todo este tema de la concentración y reinserción tiene que incluirse también a los llamados milicianos de las Farc, “que son los hombres que no estaban como tal en las filas con fusil en la selva, pero que hacían labores de apoyo o informantes. También hay que tener en cuenta al ejército de reserva que tiene la guerrilla, que son personas que estuvieron por 15 o 20 años en sus filas y que se retiraron por enfermedad u otra razón”.

León Valencia también ve difícil que el próximo 23 de marzo se firme la paz.