Dificultades en España para conformar un nuevo gobierno

23 de julio del 2019

El presidente Pedro Sánchez está en riesgo de perder su investidura.

Pedro Sánchez

En su discurso de presentación de un plan para España, el presidente español en funciones, Pedro Sánchez, pidió el lunes a los partidos de su país que no bloquearan la posibilidad de conformar un nuevo gobierno. Esto, después de varios años en que los líderes españoles no han logrado obtener un voto de confianza de parte del Congreso de los Diputados.

Este martes, Sánchez será sometido a un voto de investidura en el Congreso de Diputados. Esta sería la primera de dos rondas de votaciones que decidirían si el líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) tiene luz verde para proseguir con la investidura y conformar un gobierno, o si, por el contrario, la presidencia del Congreso tendrá que proponer a otro candidato para dirigir la nación.

Durante el debate parlamentario sobre la investidura para dar paso a un nuevo gobierno, el socialista ofreció un “pacto de Estado”, para evitar el estancamiento y permitir que el partido con más votos pueda gobernar.

“Los ciudadanos no deben sufrir nunca más la amenaza de una repetición electoral”, destacó Sánchez, argumentando que su partido había obtenido “votos suficientes” en las elecciones anteriores con 123 escaños en el Congreso.

Sin contar aún con el apoyo suficiente para salir victorioso en el voto de investidura, Sánchez ha buscado el respaldo de otros partidos. Si no logra obtener el sustento necesario, España podría verse obligada a llevar a cabo otras elecciones generales.

Le pidió a uno de los partidos más críticos al PSOE, el partido Podemos, que avancen en el camino de las negociaciones.

“Procedemos de dos tradiciones distintas de la izquierda. Hasta ahora hemos hablado mucho de nuestras diferencias; y no ha sido sencillo alcanzar un punto de encuentro, pero nada que merezca la pena es fácil y lo que tenemos por delante merece mucho la pena”, declaró Sánchez sobre los dos partidos invitando al diálogo.

Según medios locales, ambos partidos no han logrado un acuerdo ya que el PSOE no le ha ofrecido a Podemos responsabilidades reales dentro del nuevo gobierno.

El PSOE ganó las elecciones generales del pasado 28 de abril, pero no logró una mayoría en el parlamento por lo que debe asegurar alianzas para formar gobierno.

El Congreso de los Diputados de España, conformado por 350 escaños, se requiere de 176 votos para lograr una mayoría absoluta en la votación de investidura a la que será sometido Sánchez.

¿Qué pasa si Sánchez no obtiene mayoría absoluta?

Si el presidente no obtiene estos 176 votos, se tendrá que repetir un proceso similar el jueves, con un debate en menos tiempo y en este caso, ganará la opción que tenga más votos, no la que tenga una mayoría absoluta.

Para la próxima semana Sánchez no lograra conformar un gobierno con el voto de investidura, el país tendrá que celebrar sus cuartas elecciones generales en los últimos cuatro años.

En caso tal de que las votaciones del jueves no favorezcan a Sánchez, los diputados tendrán un plazo de dos meses para presentar otro candidato y se repetirá de nuevo el proceso.

Pero si después de repetir el proceso, ningún candidato logra la confianza del Congreso, la presidencia de este organismo ordenará la disolución de éste y se convocarán nuevas elecciones generales.

¿Por qué no se ha conseguido una coalición?

Desde el nombramiento de Sánchez como presidente en funciones, en junio del año pasado, después de la destitución del expresidente Mariano Rajoy, el líder socialista ha transitado un difícil y no muy exitoso camino para la conformación de un gobierno.

Por un lado, Podemos, la formación de Pablo Iglesias, alega que cualquier coalición de gobierno con su partido debería verse reflejada en designaciones ministeriales basadas en la representación que tienen en el Congreso de los Diputados (42 escaños).

Así las cosas, el partido Podemos debería tener acceso a un tercio de los ministerios, pero hasta el momento, el PSOE no se ha pronunciado en detalle al respecto, según medios de comunicación.

Además de las dificultades a la hora de negociar con Podemos, la reticencia de Sánchez para abordar al independentismo catalán le ha costado que el presidente de la generalitat, Quim Torra, lo amenazara la semana pasada con votar en su contra si no ofrecía “darle voz al pueblo de Cataluña”.

Si Sánchez sigue por un camino que “enfanga y criminaliza la voluntad política y democrática de los catalanes”, dijo Torra, “no tiene ningún sentido darle una vez más el apoyo para renovar la presidencia”.

“Haga una propuesta para darle voz al pueblo de Cataluña o mi posición es votar no a su investidura”, advirtió el líder catalán.

Torra señaló en su carta que Sánchez llegó a la presidencia con el apoyo de la mayoría de diputados catalanes y de grupos que están a favor de la independencia “en un gesto de generosidad” y en un voto de confianza que no “se ha visto compensado de ninguna manera”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO