“Cerraré la brecha entre la gente y el Distrito”: Navarro

24 de enero del 2019

Wolff dijo que se debe crear cultura del respeto a las obras en Bogotá.

“Cerraré la brecha entre la gente y el Distrito”: Navarro

Foto: Daniel Eduardo Rojas Sánchez

No ha sido gratis convertirse en uno de los políticos más carismáticos y perdurables de la vida nacional. En 1990, Antonio Navarro Wolff (Pasto, 1948) se vio enfrentado a una compleja disyuntiva, abandonar la vida política tras el asesinato de su amigo Carlos Pizarro, para este entonces candidato presidencial, viéndose enfrentado a un Estado que no ofrecía garantías en una época de violencia, magnicidios y exterminio político.

No era para menos, para ese momento ya Navarro se encontraba mutilado y con su habla afectada, para siempre, por el atentado que sufrió en Cali en 1985 mientras militaba en el M19. También recibía constantes amenazas. Pero fue valiente y le apostó a la consolidación de la paz. El premio lo recibió en poco tiempo. Un año después proclamaba la Carta Magna de 1991 como líder de una de las tres fuerzas principales de la Asamblea Constituyente, la Alianza Democrática M19, junto a Horacio Serpa del Partido Liberal y Álvaro Gómez Hurtado del Partido Conservador.

Desde entonces los colombianos conocen que fue alcalde de Pasto (1995-1997), representante a la Cámara (1998-2002), senador (2002 – 2006 y 2014 – 2018) tal como gobernador de Nariño (2008 – 2011). El nuevo reto para Navarro Wolff será ahora la pugna por ser elegido para alcalde de Bogotá, una campaña que apenas inicia, pero de la que ya habla en diálogo con KienyKe.com.

¿Cómo describe la actualidad de Bogotá y sus desafíos?

“La ciudad tiene una brecha de confianza grande entre su gobierno y sus ciudadanos, ahí hay un tema para resolver. Mi experiencia sobre todo durante la Alcaldía de Pasto es que cuando ciudadanos y gobierno trabajan juntos se resuelven muchos más problemas y de mejor manera. Creo que eso es lo fundamental, tenemos que buscar cómo cerrar esa brecha, lograr un trabajo conjunto, y hallar soluciones prácticas entre ciudadanos y gobierno.

Aquí uno se reúne con la gente y todo el mundo tiene quejas. Hay que ir más allá: Además de quejarse, proponga soluciones. De modo que ese proceso de participación ciudadana sea efectivo, que produzca resultados vinculantes. Hay que usar presupuesto participativo, herramientas digitales para que haya una relación cercana con la gente como ocurre en Madrid, Barcelona o Nueva York. Estamos en un mundo digital, del siglo XXI, por lo que hay que sumar acciones digitales a las presenciales. Pero en suma hay que cerrar la brecha de confianza entre ciudadanos y administración”.

La campaña para Bogotá no ha iniciado de lleno ¿pero cuáles son sus propuestas iniciales de ciudad?

“Lo primero es que se necesita una dinámica transversal. Por ejemplo, los fondos de desarrollo local, que sumados dan más de 700.000 millones de pesos al año, que en Suba o en Kennedy son 120.000 millones para este 2019 (y así en cada localidad), deben ser producto de un presupuesto participativo, donde la gente proponga qué invertir, cómo y dónde, le haga seguimiento a esos procesos, y decida cuáles son las áreas prioritarias.

Pero además de eso debe haber una serie de prioridades: La mujer es un tema fundamental a trabajar, 40% de ellas son cabezas de hogar en Bogotá, por lo que debe haber una política especial para ellas. Hay que trabajar en educación, esta es importantísima si queremos que una sociedad salga adelante y disminuya su desigualdad. Tenemos que mejorar la calidad de educación que reciben los bogotanos, también tener una educación para el trabajo, y ampliar los cupos y las sedes de la Universidad Distrital para darle más opciones a los jóvenes de educarse.

Hay que trabajar en seguridad, este es un tema sumamente sensible para la ciudad, y hay que trabajar con ideas nuevas. La información de los ciudadanos debe ser útil para actuar en contra del delito, pero hay que hacerlo manteniendo la privacidad de las fuentes. La cabeza de la seguridad en la ciudad debe ser el Alcalde Mayor. Hay que trabajar en la idea de alcaldes nocturnos, de manera que haya autoridad en las calles jueves, viernes y sábado en las noches. Hay que trabajar acompañando a la Policía, sancionando a quienes hacen las cosas mal y premiando a quienes hacen las cosas bien.

Hay que trabajar en movilidad: ¡metro, metro y más metro!. Esta ciudad no puede seguir dependiendo de los buses solamente. Un bus en las mejores condiciones de capacidad de transporte lleva en condiciones ideales 42.000 pasajeros/hora por sentido, en cambio el metro lleva más de 80.000 pasajeros/hora por sentido. Por eso todas las ciudades grandes del mundo tienen muchas líneas de metro. Acaban de inaugurar la segunda línea del Metro de Panamá, una ciudad de millón y medio de habitantes, y en Bogotá no tenemos de un centímetro. Metro, pero también cable, tren de cercanías, hay que trabajar en transporte multimodal.

Hay que trabajar en los temas ambientales. La descontaminación del Río de Bogotá, mejorar la calidad del aire y disminuir las emisiones. Y también un asunto muy importante, la limpieza del suelo de la ciudad. Hay que transformar el Relleno Doña Juana en una planta de termovalorización, que genere energía eléctrica”.

¿Metro elevado o subterráneo?

“Lo que funciona mejor en los centros de las ciudades es el subterráneo, así es en el mundo entero. Pero no podemos hacer de ese debate algo que vaya a paralizar la ejecución de lo que se puede hacer en Bogotá. Si empezamos a decir ‘yo no hago nada porque yo quiero hacer este tipo de metro’, termina pasando lo que siempre ha ocurrido: discutir y discutir pero no hacer ni un centímetro. No, hay que hacer lo mejor que podamos, si se ha firmado el metro elevado habrá que conversar con los contratistas si se pueden hacer modificaciones al diseño, pero en todo caso hay que empezar con la ejecución lo antes posible.

También que las líneas de metro sean lo que necesita la ciudad, ¡no una!. Lo que tenemos es media línea. ¿Cómo va a terminar en la 76 una línea de metro? Tiene que ir mínimo hasta la 100, ojalá hasta la 190. Y necesitamos cubrir Suba, Engativá, Rafael Uribe, Usme. Y necesitamos una tercera línea para el occidente de la ciudad. Aquí lo que necesitamos es metro, metro y más metro”.

¿Qué se debe hacer para tener una cultura de la continuidad en las obras como Medellín?

“Si uno cada vez empieza a barajar cuando empieza cada gobierno no alcanza para nada. Sí hubiéramos usado los diseños que había estaríamos construyendo la primera línea y estuvieran las obras en construcción, sin embargo no hemos ni hecho la licitación. Hay que construir sobre lo construido sabiendo que tenemos diferencias, pero que hay que buscar la continuidad”.

Foto: Daniel Eduardo Rojas Sánchez

¿Cómo ve Antonio Navarro la actualidad del país?

“Estamos en un país polarizado y eso no es bueno. Es rentable desde lo electoral, porque la gente va apasionándose y polarizándose, y eso se está viendo en el mundo entero. Sin embargo yo no soy así. Yo soy moderado, creo que la moderación es esencial en este periodo que requiere involucrar a cada vez más gente en las soluciones. Espero que pueda haber un premio a alguien moderado con un apoyo público, porque si no optamos por la moderación no vamos a resolver los problemas del país”.

El M19 logró cambiar a la sociedad colombiana mediante la paz y no con la guerra. ¿Por qué el Eln no ha sido capaz de hacer esa reflexión?

“El Eln está totalmente equivocado en su visión de cómo avanzar en torno a la paz. ¿Qué es la paz? Dejar las armas e incorporarse a la vida civil para ir a elecciones. ¿Usted cree que alguien va a votar por quien estuvo matando personas inocentes y poniendo bombas contra los policías? De ninguna manera. Por eso cuando el M19 empezó el proceso empezó a hacer gestos de paz, a atraer la población, a atraer la opinión pública, y mire que el primer año de vida política llegamos a conseguir un millón de votos. Eso es lo que hay que hacer y no actos de fuerza con esa idea de ojo por ojo diente por diente. Están totalmente equivocados.

¿Son necesarias las alianzas en este momento polarizado? ¿Usted las buscaría?

“Siempre tiene que haber alianzas, la gobernabilidad la da una coalición mayoritaria que tenga la capacidad de tomar decisiones. Hacer que el Concejo Distrital tenga una decisiones que coinciden con las líneas generales de un gobierno. Pero yo lo que voy a hacer es que no voy a insultar ni agredir a nadie en campaña, respetando los puntos de vista distintos, porque lo que tenemos que armar es una gran unidad de ciudad para dar pasos hacia adelante”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO