El plazo de la JEP a las Farc, ¿decisivo para la paz?

20 de septiembre del 2018

El pasado 13 de septiembre, la Jurisdicción Especial para la Paz envió una comunicación a 31 líderes de las Farc en la que establece un plazo de 10 días hábiles para que estos se reporten, vía misiva, y asimismo reiteren su compromiso con la implementación de los Acuerdos de Paz que suscribieron con el Estado. […]

El plazo de la JEP a las Farc, ¿decisivo para la paz?

farc-ep.co

El pasado 13 de septiembre, la Jurisdicción Especial para la Paz envió una comunicación a 31 líderes de las Farc en la que establece un plazo de 10 días hábiles para que estos se reporten, vía misiva, y asimismo reiteren su compromiso con la implementación de los Acuerdos de Paz que suscribieron con el Estado. El plazo se cumple el jueves 27 de septiembre.

Con la inminencia de esa fecha, los ojos de la opinión pública están puestos sobre los nueve excomandantes guerrilleros que se han distanciado del proceso: ¿mantendrán su respaldo y voluntad de continuar haciendo parte del mismo? Fundamentalmente, distintos sectores se preguntan si ‘Iván Márquez’ y ‘El Paisa’ suscribirán tales compromisos.

Pero la situación es compleja: internamente las Farc ya están sufriendo unas fisuras, mientras que existen distintas incertidumbres entre los excombatientes referentes al proceso de reincorporación que, por lo menos en lo que respecta a los compromisos adquiridos por el Estado, se han cumplido en una mínima parte.

Esto es, solo hay dos proyectos productivos aprobados oficialmente, mientras que miles de exguerrilleros esperaban que se garantizara su reincorporación en el ámbito económico. La física también está amenazada, dado que se están produciendo asesinatos de desmovilizados en las zonas más calientes del país. Y respecto a la reincorporación jurídica, existen las peores preocupaciones para la cúpula, dado que a parte de lo ocurrido con ‘Jesús Santrich’, quien se encuentra actualmente encarcelado, el nuevo gobierno ha sido tajante respecto a que modificará la parte del Acuerdo que se refiere al nexo del narcotráfico con el delito político.

Así incluso lo reiteró hoy el presidente Iván Duque al término de una reunión con el jefe de la Misión de la ONU en Colombia, Jean Arnault: “seguiremos adelante con las iniciativas que buscan que el narcotráfico y el secuestro no sean considerados delitos conexos al político y por ende amnistiables. Por eso ya están siendo tramitadas en el Congreso pensando a futuro”.

Esclarecer las dudas

¿De esta forma, qué perspectivas hay de que los excomandantes de Farc, en especial los distanciados, suscriban el compromiso? ¿Qué tan importante es que lo hagan y qué pasará en caso de que no ocurra? Kienyke.com consultó con varios expertos sobre el tema.

En opinión de María Victoria Llorente, directora de la Fundación Ideas para la Paz, la acción de la JEP de solicitar compromisos por escrito a los excomandantes es un gesto estratégico para ir aclarando las dudas que se han ido acumulando en torno al proceso de implementación de los acuerdos.

“Es un aporte concreto de la JEP para tratar de darle mayor claridad a los colombianos sobre qué es lo que está pasando con el liderzago de Farc. Le hace mucho daño al proceso toda la incertidumbre sobre dónde están y qué va a pasar con estos líderes. ¿Le están jugando o no al proceso?”, explicó.

Llorente advierte que para agravar la situación, de antemano ha quedado claro que: “Hay espacios de incertidumbre alrededor de la reincorporación. La gente no tiene claro por qué el Estado no tiene un plan concreto para poner en marcha la reincorporación y no se sabe cuál es la ruta para cada cual”.

En suma, la JEP intenta que se hagan claridades en un momento de crisis, en los que hay dudas entre ambas partes: “Las Farc están en este momento transitando por un terreno muy fangoso de transición en Colombia, cambio de gobierno, amenazas de extradición. Lo que trata de hacer la JEP es invitar a los líderes de Farc a que le den a los colombianos mayores luces sobre si mantienen su compromiso”.

La experta no se atreve a vaticinar si los excomandantes como ‘Iván Márquez’ se acogerán a la orden, pero reitera que era lo mejor para hacer por parte de la institucionalidad colombiana.

De todas formas, da un tiempo prudencial para determinar qué resultará de esta crisis. No se tratará del fin de este plazo de la JEP, sino de un plazo mucho mayor. Las crisis tienen tiempos distintos. Aquí veo un periodo máximo de tres meses. Estamos tratando de salir de un problema crónico y eso tiene dificultades. No se trata de un proceso lineal, hay retrocesos. ¿Qué es lo que está crisis? Hay cosas que no están saliendo bien, que hay que corregir, y estamos en esa transición”.

Soluciones y no culpables

Alejo Vargas, director del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Acuerdo de Paz de la Universidad Nacional, coincidió con Llorente en que, desde los medios de comunicación, se debe dejar de analizar los asuntos referentes a la implementación desde la perspectiva de los culpables, para pasar a abordar las posibles vías de solución

“Los medios son normalmente bastante alborotadores respecto a la lógica de que lo normal no es la noticia sino que se exagera los temas. Siempre están diciendo que ya el proceso va a estar amenazado por algo”, consideró. En este caso, en su opinión, el hecho de que eventualmente algunos excomandantes no firmen no implicará la destrucción del proceso, así algunos medios puedan entrar en dicha lógica.

“No se debe simplicar las cosas a que si cumplieron o no, como si se tratara de hacerlo en un abrir y cerrar de ojos y resolver problemáticas que vienen de décadas atrás. Más aún cuando se están dando nuevos fenómenos en esas regiones. Saber quién es exactamente el responsable es bastante complejo y meterse en esa dinámica es algo muy poco constructivo, porque solo se busca responsables y no soluciones”, dijo por su parte Llorente.

Vargas señaló que “lo mismo ocurrió con lo del ELN, cuando el gobierno acaba de formalizar la terminación del contrato de los negociadores, y en medios se dio por terminado el proceso de negociación. Se tiende a inflamar y creo que igual pasa con este tema de la JEP. Pero no necesariamente eso es lo que ocurre”.

Sean exageradas o no las implicaciones de la fecha límite que se avecina respecto a la Jurisdicción Especial para la Paz, lo cierto es que se puede ir estableciendo según lo que ocurra quiénes están con el proceso y quienes confirman su distanciamiento del mismo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO