David Barguil, el joven no tan ‘godo’ que dirige el partido Conservador

23 de enero del 2015

Comenzó su carrera política repartiendo plegables y su vida está rodeada de líderes liberales.

David Barguil

El congresista David Barguil, con apenas 33 años de edad y sin tener un apellido de tradición política, ya ha debido tomar decisiones trascendentales como presidente del Partido Conservador, una colectividad con 165 años de historia y que por primera vez recibe en su cabeza a un dirigente tan joven.

Lea también, “Una cuenta de ahorros es más cara que pagar el predial”: Barguil.

Entre sus logros, en los pocos meses que lleva dirigiendo a los ‘godos’, se destaca haber aplacado la división de la colectividad que se registró en las pasadas elecciones presidenciales.

Sin embargo, el liderazgo que representa, poco tiene que ver con los perfiles de los ‘cacaos’ que antaño han liderado esa colectividad, entre ellos los congresistas José Darío Salazar y Efraín Cepeda.

También lea, Los giros postales, un atraco a los pobres, denuncia David Barguil.

Pero, ¿de dónde viene David Barguil?, ¿Por qué fue nombrado presidente de una de las colectividades con más tradición en Colombia?

Kienyke.com dialogó con el representante a la Cámara oriundo de Cereté, Córdoba, quien reveló datos de su vida poco conocidos.  Por ejemplo, en su niñez y juventud no hubo comodidades, y para poder estudiar en la universidad tuvo que pedir un crédito en el Icetex.

David Barguil

“Mi familia no es política. Yo soy el único político en la familia. Fui personero, líder estudiantil, el mejor de la clase (…) Mi mamá es maestra y madre cabeza de hogar, y fui un estudiante como de esos miles que van a la universidad con un crédito del Icetex. De ahí surgió la idea de mi primera ley, que es la que elimina los intereses de los créditos del Icetex para estratos uno, dos y tres, y creó un programa de incentivos que ha permitido que se den hoy día las becas”, señaló.

Esas vicisitudes y esfuerzos fueron las que forjaron en Barguil su personalidad y talante, que años más tarde se vieron reflejados en los numerosos debates y varias leyes de la República que buscaron favorecer al más desprotegido.

“Esta lucha que he venido dando tiene que ver con ayudar a los que menos tienen en este país. Hice por ejemplo un debate sobre el cemento, en el que expuse que aquí una bolsa de 50 kilos de cemento cuesta 26 mil pesos y en los países vecinos apenas cuesta 12 mil, y los que resultan más perjudicados con estos precios son los más pobres. Una persona que tenga una vivienda con piso de tierra, la decisión de tener un piso en material no se va hacer realidad con el precio de esa bolsa de cemento”, indicó el congresista.

El dirigente conservador muestra tener algunas posturas de alma liberal,  aunque no comulga con la legalización de las drogas ni con la adopción para parejas del mismo sexo.

Sobre la dirigencia tradicional opina: “Hay una clase política a la que no nos queremos parecer – tomando la vocería de la colectividad – , y es la que le interesa el poder per se, que creen que tienen un derecho de cuna a estar en los espacios de poder, y la razón de ser de su proyecto de vida es el poder más no servir, ni cambiar la realidad. De igual manera, hay otra clase de políticos a la que tampoco nos queremos parecer, que son los que quieren llenarse los bolsillos; y para poder suplir intereses particulares, personales, económicos”, afirmó.

Los primeros pinitos en la política de este cordobés no fueron fáciles. Como él mismo lo describe, paradójicamente inició como repartidor de plegables en campañas políticas liberales y hasta tuvo burlas de sus propios amigos y familiares.

“Comencé trabajando en la política repartiendo plegables en Bogotá con mi gran amigo David Luna, quien estaba en un movimiento ciudadano liderado por Enrique Peñalosa. Luego dirigí un programa que buscaba el fortalecimiento de las juntas de acción comunal en Colombia, y viajé por todo el país. En ese momento surgió todo el escándalo de la parapolítica y uno de los departamentos más golpeados fue el mío, Córdoba, y con un grupo de amigos decidimos volver a nuestro departamento, pues era la oportunidad para abrir una nueva dirigencia y nuevos liderazgos”, dijo.

Barguil relató que en ese momento “renunciamos a los cargos que teníamos en ese entonces y nos fuimos a aventurar, y había posibilidad de llegar a la alcaldía de Montería, pues esa ciudad -a pesar de la hegemonía que tenía- había mostrado también que podía votar independiente. De esta manera, en Montería se eligió como alcalde a Marcos Daniel Pineda, aunque cuando llegamos todo el mundo se burlaban de nosotros, incluso los amigos y la familia cuando iniciamos la campaña”.

En ese momento, comentó Barguil quien fue elegido como parlamentario a sus 28 años, representaron a Córdoba con el logo del Partido Conservador: “un nuevo estilo de hacer política”.

“Y a partir de allí llegaron buenas cosas. Logramos la alcaldía de Montería pese a todos los pronósticos. El actual alcalde, Carlos Eduardo Correa, también de nuestro equipo político, está de primero en las encuestas en Colombia. De esa plataforma política surgió mi candidatura a la Cámara de Representantes, aunque cuando yo me lancé todo el mundo me decía que estaba loco”.

David Barguil

Asimismo, el político cordobés tiene bien claro por qué fue elegido como presidente de los conservadores. “La decisión de haber elegido un joven de 33 años, el más joven en los 165 años de historia del partido, tiene que ver con un mensaje que el conservatismo le envía a Colombia: es una apuesta por construir un nuevo partido, conectado con los ciudadanos, preocupado por dar soluciones a los problemas de la gente, un partido que quiere dar a entender que la juventud tiene que ser protagonista de la política y el acontecer nacional”, señaló.

Barguil es prometido de la hija del expresidente César Gaviria Trujillo, María Paz. Frente a la pregunta de cuál es el tema de conversación con su suegro y su cuñado, en las reuniones familiares, aseguró que ante todo la relación es muy respetuosa y cuando comparten algún evento por lo general evitan los temas políticos. Y si lo hacen, lo barajan de manera jocosa.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO