Carrasquilla: ABC del debate de moción en Cámara

24 de octubre del 2018

Este miércoles, el país acude en la tarde al debate que se realizará en el recinto de la Cámara de Representantes sobre la posibilidad de aprobar una moción de censura contra el Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, en medio del caso de los denominados “Bonos Agua”.  Para anotar sobre el caso, la mayor parte de […]

Carrasquilla: ABC del debate de moción en Cámara

Este miércoles, el país acude en la tarde al debate que se realizará en el recinto de la Cámara de Representantes sobre la posibilidad de aprobar una moción de censura contra el Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, en medio del caso de los denominados “Bonos Agua”.

Para anotar sobre el caso, la mayor parte de los 117 municipios del país que los utilizaron aún se encuentran endeudados por dicho mecanismo y lo peor, varios de ellos sin que se haya construido el acueducto o alcantarillado por el que solicitaron tales créditos, también denominados “Bonos Carrasquilla”. El ministro se enriqueció tras un presunto conflicto de intereses denunciado por la oposición, en el cual habría diseñado la estrategia que precisamente le dio millonarios réditos una vez salió de su primer paso por el Ministerio de Hacienda.

Si bien en el Senado la Presidencia liderada por Ernesto Macías negó la posibilidad de que se diera tal debate (tras una controvertida decisión de dos votos a favor, Macías y Eduardo Pulgar, y uno en contra, Angélica Lozano), en la Cámara de Representantes, la mayoría de partidos independientes y de oposición permitió que la situación fuera distinta y que se llevara a discusión el tema.

¿Pero cómo están las previsiones en la previa a que se realice este nuevo round político que prevé llevar contra las cuerdas al actual Minhacienda? Kienyke.com consultó con fuentes ubicadas en ambas orillas del debate sobre los denominados “Bonos Agua”.

Presuntas mentiras

José Roberto Acosta, economista, abogado y docente de la Universidad del Rosario, celebró el hecho de que en la Cámara baja se haya dado el paso de debatir ante el país todo lo referente a este caso, al tratarse de un asunto político.

“Reivindica un derecho constitucional de la oposición como es utilizar una herramienta de control político. Creo que el debate de moción de censura va a ser muy enriquecedor para la opinión pública porque pondrá en evidencia el hecho cierto de que Carrasquilla mintió en pleno recinto del Senado”, señaló.

¿Cuáles son esas presuntas mentiras ante el país? Según Acosta, “Carrasquilla dijo haber recibido 8.000 millones en honorarios, cuando recibió 22.600 millones. También mintió al haber dicho que solo fue asesor, porque está demostrado según el testimonio de varios alcaldes que hizo funciones de front office, que es gestionar frontalmente mediante lobby político esos negocios con 117 Alcaldías para que le firmaran esos pagarés. Cuando usted le miente a la plenaria del Senado es gravísimo y Carrasquilla lo hizo como ministro”.

Una posibilidad real de expulsión, con peros

El secretario del Senado de la República, Gregorio Eljach (Partido de La U), consideró por su parte que desde la perspectiva legal, de darse todas las condiciones, si la Cámara de Representantes avala la moción de censura contra Carrasquilla este tendría que salir del cargo sin necesidad de que el caso sea llevado ante la instancia más alta del Congreso.

“Se debe ver el Articulo 135: Este fue modificado en el 2009 porque antes decía que la moción de censura solo se podía implementar por Congreso pleno. A partir de ahí cada Cámara lo puede hacer independiente de la otra. Teóricamente eso es posible porque todos tienen la iniciativa. En la medida en que va avanzando se verá”, dijo.

No obstante, advirtió que dicho artículo tiene un aparte que advierte contra un eventual choque de cámaras. “El problema surge porque el 135 dice al final que cuando una de las dos cámaras toma una decisión sobre el tema la otra debe inhibirse de proceder sobre el mismo. Es un mandato expreso. Acá están coincidiendo sobre la misma persona, sobre los mismos hechos, y al mismo tiempo. Eso ha causado confusión”.

Esto implica, según Eljach, que si el Senado niega el debate la Cámara no podría seguir decidiendo sobre la cuestión. Mientras que si el Senado aprueba van a seguir las dos. “Ahí podría presentarse una competencia simultánea, por lo que, siguiendo la ley, la primera autoridad en conocer sobre el tema es la que debe ser competente para decidir sobre el mismo”, agregó.

De tener razón Eljach en su concepto, con lo ocurrido este martes en el Senado, donde se negó en definitiva la posibilidad de debatir sobre el tema, en la Cámara no tendría carácter vinculante el proceso.

Efectos políticos

De vuelta a Acosta, el también columnista de opinión consideró que “lo que se reforzará este miércoles ante la opinión pública es que estamos ante un pésimo banquero pero un terrible ministro de Hacienda, más preocupado por sus negocios que por el bienestar de los colombianos”.

Frente al debate que se ha generado en las últimas semanas por la decisión del presidente del Senado, Ernesto Macías, de no permitir el debate en la plenaria, Marcela Escandón, politóloga y docente de cátedra de la Universidad del Rosario, consideró que “el deber de dicha bancada es defender al Gobierno. Es una crítica sin fundamento. Son estrategias políticas que siempre se han utilizado. Si yo hago parte de la mesa directiva y tengo prerrogativas para evitarlo estoy siendo coherente con el grupo de colombianos que me eligió. Esto no implica que se puedan manipular las normas ni abusar de las competencias que se tienen, eso sería otra cosa”.

De cualquier forma, es igualmente legítimo para la experta que una Cámara de Representantes con una composición de fuerzas distinta decida seguir adelante con el proceso de moción de censura. “Es un reflejo de las fuerzas políticas en ambas Cámaras. Asimismo, es más convieniente que se hable allí del tema y no en el Senado ya que es la Cámara la que mejor representa los intereses y necesidades de las regiones, y en este caso son los municipios de provincia los afectados”.

Escandón ve, de cualquier forma “poca probabilidad de que este ministro salga de su cargo, así este proceso sea importante para el debate público”. Para esto no ve como causa una apatía ciudadana, sino tal vez más un asunto estructural inherente a un sistema presidencialista.

“Para el ciudadano, las decisiones del Ejecutivo son mucho más tangibles que el debate de los congresistas, que es mucho más a largo plazo y frente al que la gente no está tan al tanto de lo que sucede. Por supuesto que el ministro va a pasar un mal rato, pero en términos de la vida de las personas, no creo que vaya a cambiar mucho”, argumentó.

De cualquier forma, la analista considera que se trata este debate de un signo evidente de que “el gobierno Duque sí ha tenido problemas para tener un respaldo amplio a su agenda. Usualmente los presidentes electos entran con mucha puerta en el Legislativo y los congresistas prefieren unirse a sus iniciativas. No es usual que algunos ministros hayan tenido distintos obstáculos, hayan tenido que matizar propuestas y reversar algunas iniciativas”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO