¿Enfrentamiento de Colombia y Venezuela en la ONU?

¿Enfrentamiento de Colombia y Venezuela en la ONU?

19 de abril del 2017

En el marco de las protestas en Venezuela, y luego de que Nicolás Maduro anunciara un plan cívico militar para “mantener el orden”, el presidente Juan Manuel Santos, expresó su preocupación:. “Solicité a la Canciller que pida hoy al Secretario General de ONU poner su atención en la preocupante militarización de la sociedad venezolana”.

Poco después, en un comunicado de prensa, la Casa de Nariño advirtió que “Santos instruyó a la Ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín, para que trate con el Secretario General de la ONU, António Guterres. Cabe recordar que la Ministra Holguín desarrollará en Nueva York una agenda diplomática en la sede la Organización de las Naciones Unidas y presentará avances de la Misión de la ONU en Colombia.

“[Holguín] sostendrá reuniones con el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres; el Presidente de la Asamblea General, Peter Thomson, y el Secretario General Adjunto para Asuntos Políticos de la entidad, Jefrey Feltman”, concluye el comunicado.

Otros diez países de Latinoamérica han manifestado su preocupación con la situación del vecino país. Delcy Rodríguez, canciller venezolana, rechazó a nombre de Venezuela rechaza la “grosera injerencia de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Paraguay, Perú y Uruguay”.

¿Pero hasta dónde podrían llegar las intenciones de estos países de ir más allá de la retórica y llevar la situación de Venezuela a los estrados internacionales?

Efectivamente, es posible, dentro del Derecho Internacional, que un estado “demande” a otro. Se hace ante la Corte Internacional de Justicia, cuya función es “resolver por vía contenciosa las disputas que surjan entre Estados”. Eso implicaría que pueden asistir a la CIJ quienes sean parte del Estatuto de Roma.

En esa medida, Colombia podría argumentar frente a la CIJ que en Venezuela se están violando los derechos humanos. Pero para que el procedimiento se dé, ambas partes deben aceptar la injerencia de la Corte en al asunto. Si alguno se niega no habría ningún resultado, a no ser que el Consejo de Seguridad autorice alguna especie de intervención, lo que en procura de la libre determinación de los pueblos y la soberanía es muy difícil.

Santos hizo referencia a que “llevará la situación de Venezuela ante la ONU”. Esto puede significar dos perspectivas: una, de corte diplomática, en la que simplemente se discutirá lo que pasa, tratando de buscar una solución consensuada, en la que los organismos internacionales busquen la mejor manera para interceder, no intervenir, para que la situación mejore.

En la ONU no se podrían dar demandas de un estado a otro. Se podría dar de particulares a estados, especialmente en temas de violaciones de derechos humanos. En esa medida, antes de que se presente una proceso, se deben dar algunas condiciones.

“Antes de presentar una denuncia por violación de derechos humanos, ante instancias de la ONU, se exige, como regla general, el agotamiento de los recursos judiciales internos establecidos en el Estado en el que se ha producido la presunta violación de derechos humanos que se pretende denunciar, explica Javier García Espinar, experto en derecho internacional.

Por otro lado, “las denuncias con arreglo a uno de los nueve tratados solo se pueden presentar contra el Estado que cumpla dos condiciones. En primer lugar, debe ser parte (mediante ratificación o adhesión) en el tratado que establezca los derechos presuntamente violados. En segundo lugar, el Estado parte debe haber reconocido la competencia del comité encargado de la vigilancia del tratado para recibir y examinar denuncias de particulares, explica la ONU.

“Cualquiera puede presentar una denuncia ante un comité contra un Estado que cumpla las dos condiciones expuestas (ser parte en el tratado y haber aceptado la competencia del comité para examinar denuncias individuales), alegando que se han violado sus derechos consagrados en el tratado correspondiente”, según la ONU.

No es necesario que un abogado prepare el caso, aunque el asesoramiento jurídico puede mejorar la calidad de las presentaciones. No obstante, los particulares deben tener presente que las Naciones Unidas no prestan asesoramiento jurídico en estos procedimientos. Se puede presentar una denuncia en nombre de la presunta víctima, con su consentimiento por escrito.

A veces no se requiere ese consentimiento, por ejemplo si la presunta víctima se encuentra en la cárcel sin acceso al mundo exterior o es víctima de una desaparición forzada. En estos casos, el autor de la denuncia debe indicar claramente los motivos por los que no se puede dar dicho consentimiento”.

Así las cosas, lo que Colombia podría a ser, en la línea del presidente Santos que se muestra “preocupado” por la situación de Venezuela es presentar la solicitud ante la ONU de que se realice un estudio del caso. A partir de ello, serán los organismos internacionales, con completa independencia, quienes decidirán si intervienen o no, y cómo o cuándo. Eso se enmarca en las dinámicas del derecho internacional público que prohíbe la injerencia de un estado en los asuntos internos de otro.