Desarme: Escepticismo en Colombia y aplausos en el mundo

Desarme: Escepticismo en Colombia y aplausos en el mundo

27 de junio del 2017

Después de tres fases, el desarme de las Farc culmina este martes 27 de junio con la realización de un acto en Mesetas, Meta, un sitio histórico para más de 50 años de conflicto armado. Son 7.132 las armas que los guerrilleros han entregado a la Misión de la ONU en Colombia.

De acuerdo con Naciones Unidas, el único armamento que sigue en las zonas veredales es aquel que, según lo pactado en la hoja de ruta, tiene la función de brindar seguridad a los campamentos hasta el próximo primero de agosto, cuando finalice la concentración.

“Para esa fecha, la Misión habrá almacenado todo el armamento existente en los campamentos y extraído sus contenedores de las Zonas y Puntos Veredales de Normalización, los cuales pasarán a ser Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación”, indica la organización.

De otro lado, la Misión ha verificado 77 caletas de las cuales ha sido extraído el armamento y destruido municiones, explosivos y armamento inestable. Se estima que son unas 900 distribuidas a lo largo y ancho del territorio nacional.

Para la prensa internacional se trata de un hito que llegó a ser impensable en la guerra más antigua de América, pero no ocurre lo mismo al interior del país. Hay sectores a los que aún no los convence este paso que la guerrilla da y que ocurre como condición para la reincorporación a la vida civil y política.

Honorio Henríquez, senador del Centro Democrático, criticó el hecho de que la entrega sea manejada con hermetismo.

“¿Por qué Colombia debe someterse a un acto simbólico de dejación de armas y no podemos ver realmente qué está entregando las Farc?”

A su turno, el senador Ernesto Macías Tovar, se preguntó si una emboscada ocurrida en el departamento del Cauca, tuvo como responsables a las disidencias de la guerrilla.

“Tres policías muertos en emboscada a una patrulla en Cauca. Ocurrió en la vereda El Recreo, La Vega. ¿Sería otra “disidencia” Farc”?”

Estas y otras posturas acerca del desarme de las Farc, no son nuevas. En las últimas semanas la polarización entre los que defienden y los que están en contra del Acuerdo de Paz pactado en La Habana se ha intensificado, no solo en Colombia sino también en el exterior con los mensajes de figuras como el presidente Juan Manuel Santos y el senador Álvaro Uribe Vélez.

Frente a este tipo de sucesos, analistas políticos se pronunciaron. Fernando Posada señaló que siente “decepción”, porque “en vez de celebrar como país una noticia histórica, nos dividió el fanatismo”.

A su juicio, en el país “no le dimos la talla a la historia”.

A su voz se unió el investigador Rodrigo Uprimny, quien advirtió que aunque lo que sigue es muy difícil, “solo la insensatez o la mala fe pueden minimizar este paso inmenso para la paz en Colombia”.

El desarme de las Farc visto por la prensa internacional

En medio del constante debate, el mundo pone de nuevo sus ojos en Colombia. Lo hizo en 2016, cuando Santos y el jefe máximo de las Farc, Timochenko, apretaron sus manos para sellar el Acuerdo de Paz. Esta vez, la prensa internacional registra la trascendencia de que 7.132 armas desaparezcan.

El diario francés Le Monde hace un recuento del proceso de desarme de las Farc, e indica que es “un desarme eclipsado por el ataque (en el centro comercial Andino) en Bogotá”.

“La última fase se vio ensombrecida por un ataque con bomba el 17 de junio en un centro comercial de Bogotá, en el que murieron tres personas, entre ellas una francesa. El ataque, atribuido al grupo extremista Movimiento Revolucionario del Pueblo (MRP), reveló que hay preocupación por la violencia a pesar del deseo de paz”.

Por su parte, el periódico británico Financial Times titula “Colombia llena de tristeza aun cuando las Farc se preparan para desarmarse”, refiriéndose al pesimismo que se experimenta en el país.

“Detrás de la fanfarria y el simbolismo se encuentran algunas realidades duras. Colombia aún no está en paz y el proceso ha estado plagado de contratiempos y retrasos (…) Este es el último año del presidente (Santos) en el cargo y está decidido antes de las elecciones del próximo año, cuando su antiguo jefe, ahora enemigo, Álvaro Uribe -un oponente vociferante del proceso- tratará de impulsar un candidato de la derecha en la presidencia y deshacer gran parte del trabajo del Sr. Santos. Y sin embargo, a pesar de la disputa política y el sentido de tristeza, Colombia tiene mucho que agradecer”, precisa la publicación.

El canal venezolano Telesur, afirma por su parte que  “las Farc darán paso desde hoy a la actuación bajo los parámetros de la legalidad del Estado colombiano”. Entre tanto, El País de España recuerda que este proceso se postergó y aún son visibles los retrasos en las zonas veredales que ocupan los miembros de las Farc.

El artículo del diario concluye que: “Los colombianos anónimos y los conocidos han compartido vídeos en los que explican cómo se desarman e invitan a otros a hacerlo. Unos se desarman de odio, otros de intolerancia, algunos prefieren dejar la rabia a un lado y hay quienes hasta se reconcilian con Álvaro Uribe, el máximo opositor al proceso de paz. Todos lo hacen en un momento clave de su historia reciente: termina medio siglo de conflicto con las Farc”.

Asimismo, la versión en español de la BBC apunta que “hay quienes lo celebran (el desarme de las Farc), por supuesto, pero en el país se percibe más una mezcla de reticencia, desinterés y desconfianza, que de algarabía, entusiasmo y alivio”.

Para Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para Análisis de Conflictos (Cerac) la culminación de la dejación de armas, más allá de la división, “supone que el posconflicto con las Farc es ahora permanente”.

Por lo que añade que “hoy inicia el posconflicto con las Farc. El ininterrumpido cese el fuego bilateral de 10 meses con las Farc, ahora desarmada, ha terminado”.