“Descache” histórico de Petro con Vargas Lleras

Petro frente a los problemas que le impedirían ser candidato.

“Descache” histórico de Petro con Vargas Lleras

21 de Marzo del 2017

El exalcalde de Bogotá Gustavo Petro tuvo este martes una de sus frecuentes andanadas en Twitter, esta vez en contra del vicepresidente Germán Vargas Lleras. Esta andanada contó con un argumento sorpresivo y fallido: la participación de uno de sus ancestros, Lorenzo María Lleras, en hechos de la Gran Colombia.

Petro retuiteó un meme de redes sociales en el que se asegura que Lorenzo María Lleras participó del atentado realizado por varios líderes opositores a Simón Bolívar el 25 de septiembre de 1828. El meme asegura que así empezó la participación en política del joven, quien después sería alcalde parroquial de Bogotá, canciller, representante a la Cámara y a la asamblea que produjo la Constitución de 1863.

Si bien Lorenzo María Lleras tuvo una participación destacada en la política colombiana de inicios de la República, según el historiador Felipe Arias-Escobar no participó en el atentado contra Bolívar. También criticó que se tratara de usar la figura del Libertador con intereses políticos.

“Lorenzo María Lleras es la primera figura pública de una familia que para bien o para mal, ha tenido a varios de sus miembros en el ejercicio del poder político y económico en Colombia. Fue un personaje cercano en su juventud al santanderismo y en su adultez al partido liberal. En el momento del atentado tenía solo 17 años“, explicó en diálogo con KienyKe.com.

El tatarabuelo del ex vicepresidente tuvo una extensa vida pública. “Figuró como congresista y diplomático. Se le recuerda especialmente por su papel en un desventajoso tratado de límites con Brasil que le permitió a ese país ocupar toda la franja norte del bajo Putumayo. Como la mayoría de personajes públicos de su tiempo, también fue escritor y pedagogo, llegando a ser rector del Rosario”, afirmó.

Aunque no se haya comprobado su papel en el atentado contra Bolívar, sí fue responsable de expulsar a su pareja Manuela Sáenz de Bogotá, en 1834. Según el relato de Luis López de Mesa, Sáenz “amenazó a la autoridad con darle un pistoletazo si insistía en ejecutar la orden, y a los soldados, con puñal en mano, les dijo que mataría al primero que se acercara. Ellos le arrebataron el arma, sacándola luego a la fuerza en una silla de manos”.

A pesar de esto, el motivo político de la expulsión de Manuelita tiene justificación histórica. “Su expulsión no solo de Bogotá sino posteriormente de Quito, es una represalia de quienes fueron duramente reprimidos bajo la dictadura [de Bolívar]. Eran ahora el bando triunfante, el cual sí, actuaba de un modo desmedido y violento, pero no menos a como una década antes actuaron Bolívar y Santander cuando ganaron la guerra de independencia. Es a todas luces una época en la que se legitima el uso de la violencia, tanto la oficial como la subversiva”, explicó Arias.

Cabe resaltar que entre los ancestros de Vargas Lleras se encuentran grandes hombres como su bisabuelo, el médico Federico Lleras Acosta, quien fue uno de los pioneros en la investigación de la vacuna contra la lepra. Pero para el historiador, este uso con réditos políticos del árbol genealógico del vicepresidente es reprobable.

“Me parece muy válido reflexionar sobre cómo miembros de una misma familia han sido responsables de los aciertos y desaciertos del estado colombiano. Pero esa reflexión también hay que hacerla con rigor y seriedad. Usar políticamente el atentado a Bolívar, con códigos del presente, es tan desafortunado como atacar hoy a Petro por haber pertenecido al M-19”, concluyó Arias.