¿Discrimina el referendo de Viviane Morales?

Viviane Morales, precandidata presidencial.

¿Discrimina el referendo de Viviane Morales?

9 de mayo del 2017

En Colombia hay más de 5000 mil niños esperando ser adoptados. De esos, sólo consiguen una familia algo más del 25%. Actualmente, la legislación permite que adopten familias homoparentales, heteroparentales y monoparentales. Eso significa que parejas de homosexuales, de hombre y mujer, u hombres o mujeres solteros o viudos podrían, en la práctica y previo el complimiento de unos requisitos, ser la familia de un niño huérfano. Pueden ser adoptados todos los niños menores de 18 años, y que se encuentren en situación de abandono o hayan sido autorizados por sus padres.

O así lo era hasta ahora. Un referendo, impulsado por la senadora Liberal Viviane Morales busca que ese modelo cambie y que sólo puedan adoptar parejas, constituidas de hombre y mujer.

“A través de este referendo el pueblo colombiano decidirá una adición al artículo 44 de la Constitución Política para que el Estado garantice a los niños más vulnerables, aquellos que no tienen familia, a través de la adopción, el derecho a tener la mejor familia posible conformada por un hombre y una mujer que les brinden condiciones para su desarrollo integral. Esto significa que no podrán adoptar las parejas del mismo sexo, ni las personas solteras”, dice la propuesta.

El proyecto se sostiene en que el estado colombiano tiene el deber, de acuerdo a la Constitución, de “velar por el desarrollo integral de la familia y de garantizar efectivamente los derechos de los niños”. Dice, sobre la adopción, que “no es un privilegio de una persona adoptante sino un medio de protección a los menores sin hogar”.

Así, habría, legalmente, derecho a ser adoptado, pero no derecho a ser adoptante. En realidad, según el proyecto, lo que prima en estos casos son los derechos de los niños y no los de quienes los adoptarían. o existe un derecho constitucional a adoptar. Los potenciales padres tienen una legítima expectativa de libre y responsablemente consolidar una relación paterno-filial que no gozan por naturaleza, pero en manera alguna pueden reclamar que la ley regule la adopción con los mismos criterios que el ordenamiento establece para la formación de una familia biológica, pues se trata de fenómenos distintos”.

La senadora sostiene su idea en “muchos estudios internacionales”. “Una gran cantidad de autores, médicos pediatras, psiquiatras, trabajadores sociales sostienen que no hay mayores diferencias en el desarrollo intelectual, afectivo, social y de identidad sexual en los niños criados por parejas homoparentales que aquellos criados por parejas heterosexuales”, explica el proyecto.

Para ella y para los demás promotores del proyecto, estría “científicamente” probado que un menor de edad, criado por homosexuales o por padres solteros tendría graves problemas psicológicos.

En la otra cara de la moneda, muchos detractores se han levantado contra el proyecto de Viviane Morales. Rodirgo Uprimmy, abogado, académico e investigador dijo un El Espectador que “este referendo sobre adopción es distinto pues es irracional, mentiroso, contrario a los intereses de los niños y profundamente discriminatorio. Los congresistas que no compartan esa propuesta no pueden entonces escudarse en que, a pesar de su discrepancia, van a permitir un pronunciamiento ciudadano, pues las iniciativas de referendo pasan por el Congreso para que los congresistas ejerzan un control político de que la iniciativa es compatible con la democracia y tiene un mínimo de razonabilidad. Y esto no sucede en este caso, al menos por cuatro razones”.

De acuerdo con la Revista Semana, Kyle Pruett, uno de los expertos que Viviane Morales citó en su exposición de motivos, dijo que “Me sorprendió y me decepcionó saber que la senadora Morales usó mi investigación para sustentar su oposición al matrimonio y eventual adopción de parejas del mismo sexo porque no hay nada en mi investigación que lo soporte. Yo hablo de la importancia de los hombres en la vida de los niños, sin insistir en que tengan un lazo biológico, que deban ser heterosexuales, o siquiera deban estar casados. Ella y su equipo de trabajo han escogido unas cuantas frases de mi trabajo que le servían perfectamente para apoyar su tesis y persuadir desde la ciencia”.

“Con la intención de aclarar lo que postulo y expresar mi inconformidad, escribí una carta al Congreso colombiano apenas supe cómo se estaba usando mi investigación”.

“En algunos casos se ha observado que incluso en ciertos casos padres gays hacen un mejor trabajo que padres heterosexuales, y para ciertos niños puede resultar incluso benéfico, pues no se enfrascan en los conflictos clásicos de “quién lo hace bien”. No es regla general, pero Goldberg postula que es necesario mantener la agenda personal fuera del debate, y que hay que mantener la cabeza abierta. La enorme capacidad de uniones humanas de criar hijos bien y con amor. Hay cientos de miles de niños cuyas vidas serán más cortas y duras de lo necesario por no contar con una familia, y eso sucede en todo el mundo”, dijo también Pruett.

El debate gira en torno a si, de verdad, el Proyecto de ley realmente protege a los niños, o si, por el contrario, los afectaría gravemente. De acuerdo con el profesor Uprimmy, las evidencias presentadas por Morales se basan en un tergiversación que ella habría interpretado de acuerdo a sus intereses. No ha presentado, hasta ahora, pruebas reales de lo que dicho.

alt Viviane Morales

De acuerdo al académico,  “la senadora Morales ha ignorado los numerosos estudios científicos que coinciden en que no hay diferencia significativa en el desarrollo sicosocial de los niños, niñas, y adolescentes adoptados por parejas heterosexuales o por parejas del mismo sexo o por solteros o viudos. Que su desarrollo será bueno si los adoptantes son idóneos, sin importar si son parejas heterosexuales, homosexuales o individuos”.

El Presidente Santos y otros ministros también se han mostrado en contra de la polémica propuesta por considerarla inconstitucional. Las voces contra el proyecto, se escuchan desde muchas partes. Pero hay quienes apoyan, además de líderes y miembros de distintas organizaciones cristianas, ya 32 senadores parecen haberse adherido a la causa de Morales.

Entre más álgida es la discusión, más opiniones se escuchan. Desde el Derecho muchos se han ido en contra. “Este referendo no es entonces a favor, sino en contra de los niños. Ojalá la Cámara entre en razón y archive esta iniciativa, que dicho sea de paso, costaría $280.000 millones… además tiene un mensaje profundamente discriminatorio: está diciendo que son de segunda todas las familias formadas por parejas del mismo sexo, o todos los hogares monoparentales, que siguen creciendo, según datos de la última encuesta de demografía y salud. ¿Qué pensarán de este mensaje las madres cabeza de familia que han logrado, con tantos esfuerzos, criar a sus hijos?