El enfrentamiento entre Correa y Lenín Moreno

Foto: @Lenin/Wikimedia Lenin Moreno y rafael Correa

El enfrentamiento entre Correa y Lenín Moreno

3 de agosto del 2017

“Mentiroso”, así arremetió Rafael Correa contra su excompañero y actual sucesor Lenín Moreno. Entre los dos líderes políticos se generó una disputa por las críticas que Moreno formuló al endeudamiento no sostenible en que incurrió la anterior administración.

El pasado viernes 28 de julio, el presidente de Ecuador Lenín Moreno habló frente a la situación económica de Ecuador. Moreno detalló, durante la presentación de la proforma que “las decisiones que se tomaron (durante el gobierno de Rafael Correa) no fueron debidamente mesuradas y se puso al límite la sostenibilidad de nuestra economía”.

Proforma presupuestaria 

Moreno indicó que la proforma presupuestaria del 2017 asciende a $36.818 millones, que representan un crecimiento del 2% respecto del presupuesto codificado del año anterior. Esto corresponde a lo indispensable para el funcionamiento de los servicios públicos. Hasta el 30 de mayo se había ejecutado el 33,2% y comprometido el 36,2%. 

El déficit fiscal se proyecta en $ 4.700 millones, reduciéndose en $ 1.000 millones con relación al año anterior.  

La meta es que hasta el 2021 el déficit del Sector Público No Financiero disminuya del 7,6% del PIB alcanzado en 2016, a menos del 2%, se indicó. 

Reacciones de Rafael Correa

Correa, a través de su cuenta de Twitter, se defendió de las acusaciones en contra de su antiguo trabajo como presidente; advirtió que Moreno es un “mentiroso” y que durante seis años estuvo dentro de su gabinete tuvo pleno conocimiento de la economía del país, por tal razón, no es coherente que haga esas denuncias en este momento.

“El presidente actual fue vicepresidente SEIS AÑOS. ¿Por que no denunció entonces las “muchas irregularidades” que ahora insinúa? Esto realmente es canallesco. Una verdadera puñalada en la espalda a los que arriesgamos hasta la vida luchando contra la corrupción, y los que lo defendimos cuando lo acusaron a él de corrupto por vivir en Ginebra con presupuesto del Estado (cuando todavía no era “gasto irresponsable”).”

Desde que dejó el Gobierno el pasado 24 de mayo, el expresidente ha lanzado varios comentarios de crítica contra su sucesor, en particular sobre si sus decisiones atentan o no contra la Revolución Ciudadana que él inició, aunque el mensaje del pasado martes 1 de agosto sobrepasó la fuerza e intensidad de los anteriores.

Por otro lado, el vicepresidente ecuatoriano Jorge Glas también intervino en medio de la discusión y señaló varios puntos que buscaban desmentir las afirmaciones de Moreno.

De igual manera, realizó varias denuncias como la entrega de las empresas eléctricas a Bucaram, cuestionó la manipulación de las cifras económicas que pretendían acusar al anterior gobierno de malos manejos y afirmó que los señalamientos de corrupción contra miembros de la pasada administración son una infamia, porque el mismo Moreno pertenecía a ese gabinete.

Advirtió también que seguirá trabajando y esta listo para asumir las consecuencias por las denuncias realizadas, además de coincidir con el expresidente Correa en la hipótesis de un posible paquetazo contra el pueblo ecuatoriano “No dejaré de trabajar, de denunciar las injusticias y de defender a mi pueblo y mis principios…Sé a lo que me enfrento por denunciar de manera frontal lo que está pasando y la posible aplicación de un paquetazo contra mi pueblo”. 

En respuesta a esta afirmación, Moreno negó la planeación de un paquetazo que pudiera afectar al pueblo ecuatoriano,  “Nunca promoveremos paquetazos como los responsables de esta situación pretenden vaticinar maliciosamente”.