El Papa, la nueva víctima de Donald Trump

El Papa, la nueva víctima de Donald Trump

18 de febrero del 2016

En su sexto día de la visita a México, el Papa Francisco dio otra vez de qué hablar al sugerir que el precandidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, “no es cristiano”.

Exactamente lo que el sumo pontífice dijo fue: “Una persona que piensa solo en construir muros, donde quiera que se encuentren, y no construir puentes, no es un cristiano”.

Estas declaraciones las hizo luego que un reportero le preguntara acerca de Trump y su polémica propuesta de construir un muro en la frontera entre México y EE.UU, además de procurar que los costos de este proyecto corran por cuenta del país azteca.

Entre las otras propuestas controvertidas que Trump tiene respecto a los inmigrantes está la repatriación de miles de indocumentados. A esto se le agregan las fuertes declaraciones en las que asegura que México le lleva a EE.UU solamente pobreza y crimen, lo cual parece haber creado el malestar en el papa Francisco.

Trump respondió rápidamente durante un evento social en Carolina del Sur con muy fuertes palabras hacia el líder católico, diciendo que es “vergonzoso” que una personalidad religiosa como Francisco cuestiones su fe.

El magnate manifestó: “Si el Vaticano fuera atacado por el Estado Islámico, que como se sabe es el trofeo final de ISIS, puedo prometer que el Papa desearía y rezaría que Donald Trump fuera presidente”.

El precandidato añadió que las declaraciones del Papa son utilizadas con propósitos políticos por el gobierno mexicano. aseguró que lo están usando como un “peón”. Además acusó a los mexicanos de hablar mal de él ante el Papa para convencerlo de que es una mala persona. Agregó: “No creo que entienda el problema de la frontera abierta que tenemos con México”.

Por su parte Dan Scavino, asesor de Trump, criticó en su cuenta de Twitter las declaraciones del Papa, al sugerir que sus declaraciones son hipócritas, pues el Vaticano está rodeado de muros, ironizó.

Increíblemente Jeb Bush, contrincante de Trump en las elecciones, salió a la defensa del millonario, al afirmar que es impropio del Papa cuestionar la fe de alguien. El vaticano ha salido a la defensa de Francisco al asegurar que sus declaraciones las hace no como una figura política sino como un hombre de fe. Donald Trump asegura ser cristiano presbiteriano, y apunta a recibir votos del amplio sector religioso que hay en Estados Unidos.