“La pasividad del gobierno se está llevando la economía por delante”

11 de marzo del 2015

Lo dice quien es considerado por los amigos del gobierno como un ave de mal agüero.

Eduardo Sarmiento

La situación económica es grave y la preocupación es válida, según diagnóstico del experto Eduardo Sarmiento, a quien amigos del gobierno consideran ave de mal agüero.

-El dólar viene disparado, debido a que los precios del petróleo siguen bajando sin detenerse. Esta baja del precio del petróleo reduce la disponibilidad de divisas del país, generando una escasez que dispara el tipo de cambio y la situación se mantiene en forma persistente porque el Gobierno no hace nada para evitarlo.

Esta devaluación del tipo de cambio inevitablemente subirá los precios, bajará los salarios y le generará una severa contracción a la economía. Estamos viendo los resultados de 10 años de revaluación en que se quintuplicaron las importaciones y ahora eso se juntó al desplome de los precios del petróleo generando un déficit en la balanza de pagos de más del 6 por ciento del PIB, probablemente uno de los más grandes del mundo.

¿Nos estaban engañando, con cifras optimistas?

Sí, claro. Le voy a dar unos datos: en diciembre las exportaciones -este es dato del DANE- cayeron 28 por ciento. El crecimiento económico que el Presidente y el ministro decían hace dos meses que iba a ser del 5 por ciento, no pasará del 3.5 por ciento.

Los últimos datos muestran una fuerte caída de los pedidos industriales y un disparo de los inventarios, de manera que la economía está siendo víctima de un fuerte choque externo, ocasionando por la revaluación del pasado y por la caída del precio del petróleo. Ante la pasividad del Gobierno esto se está llevando por delante la economía. El síntoma más grande de debilidad de la economía es claramente en el disparo del tipo de cambio.

¿Hay demasiados áulicos del gobierno ocultando la realidad nacional?

Eso pasa en toda América Latina. Primero cayeron Brasil, Argentina y Venezuela, luego las estrellas que eran Chile y Perú. Se derrumba América y Colombia era la excepción, pero eso nunca ha ocurrido en la historia, generalmente todos los países de América Latina corren con la misma suerte. Ahora le tocó el turno a Colombia y ya se ve en los indicadores.

En octubre del año pasado, cuando en mi columna anticipé que se venía esta situación muy complicada para Colombia, mi compañero de columna el doctor José Manuel Restrepo, el rector de la Universidad del Rosario, se manifestó en desacuerdo conmigo y utilizó como razones para decir que yo estaba exagerando que el Fondo Monetario anticipaba que la economía colombiana iba a seguir creciendo al 5 y que estaba blindada.

Pues bien, hoy en día ese mismo Fondo Monetario Internacional le pone serias dudas a la economía colombiana y es el primero en decir que la tasa de crecimiento va a estar por debajo del 3.5 por ciento. Aquí falta objetividad en el análisis.

A los analistas les da temor ponerse en mala posición con el gobierno, entonces siempre están pintando situaciones perfectas de Alicia en el País de las Maravillas.

¿Y eso a dónde nos lleva? que una situación como la que nosotros veníamos temiendo el año pasado, que era anticipable y que se hubiera podido moderar, pues no se hizo, y en este momento estamos ante una situación crítica en que las exportaciones se derrumban, la tasa de cambio se dispara, el Gobierno luego de haber hecho una reforma tributaria para aumentar los recaudos en 12 billones… lo que hace ahora en la angustia es recortar el gasto en seis billones.

Todo lo que se decía, que la economía estaba perfecta, que estábamos blindados, que éramos la única economía de América Latina que sacaba la cara, eso no era cierto. En este momento, dadas las cifras de exportaciones del déficit en cuenta corriente, es decir, el déficit con el exterior, es más del 6 por ciento del PIB, el más alto del mundo.

Hay una fuerte contracción en la economía, una escasez de dólares que ocasiona lo que estamos viviendo en este momento en la economía colombiana que no es muy distinto a lo que han tenido Brasil, Venezuela, Perú y Chile.

Todo viene de un error de muchos años en que el país se especializó en la minería, le jugó a precios de 100 dólares que no eran realistas, y cuando esa pirámide artificial se viene abajo  aparecen todas estas deficiencias de la economía colombiana, en particular el déficit en cuenta corriente que amenaza con generar un estado de una gran incertidumbre que significará menos crecimiento económico, menos salarios y una gran inestabilidad cambiaria.

Habrá quienes digan que usted es apocalíptico…

No, yo soy un optimista bien informado, le he dicho la verdad al país. En el año 99 cuando se presentó una situación parecida a la de ahora en que teníamos un déficit en cuenta corriente del 6 por ciento del PIB y anticipé que se venía la recesión más grave del siglo en Colombia, todo el mundo me dijo “usted está exagerando, usted es un ave de mal agüero” y lo que yo estaba era advirtiendo sobre una situación que fue realmente destructiva y que se hubiera podido evitar si se hubieran tomado las recomendaciones que yo había hecho.

¿Son parecidos los momentos y los síntomas?

Claro. En esa época el déficit en cuenta corriente eral del 6 por ciento del PIB. Nosotros vamos a tener un déficit en cuenta corriente también del 6 por ciento del PIB, como pasó en Grecia.

Cuando a Grecia le llegó un déficit en cuenta corriente del 7 por ciento del PIB se vino para abajo, lo mismo España y los países del sur de Europa. De manera que hay muchos parecidos entre lo que pasó en el año 99 y lo que se está perfilando ahora.

Eduardo Sarmiento

¿Qué se vivió en el año 99?

Un disparo de la devaluación, las tasas de interés llegaron a más del 70 por ciento, luego de eso causó la quiebra del sistema UPAC, el sector financiero entró en crisis y la economía experimentó una recesión de caída del producto del 4 o 5 por ciento, la mayor en un siglo.

¿Podría repetirse esa catástrofe, sucedida en el gobierno Pastrana?

Si no hacemos nada sí, porque cuando usted tiene un déficit en cuenta corriente eso le deprime la producción. Lo que pasa es que hay un manejo para evitarlo.

Advertí en aquella época de lo que se venía, situación que me reconocieron después. El país se vino a dar cuenta de la crisis cuando ya estaba prácticamente demolido, todo el mundo se quebró, el desempleo se disparó por encima del 20 por ciento y finalmente la industria perdió la tercera parte de su patrimonio.

Para ponerlo en términos que todo el mundo entienda, ¿si seguimos como vamos habrá una quiebra nacional?

En el cataclismo del 99 contribuyeron muchos errores que supongo no se van a cometer en esta ocasión, pero en todo caso, como van las circunstancias y ante la pasividad del gobierno y medidas equivocadas como el recorte del gasto público, podemos tener en los próximos años un estado de retroceso grave.

Lo que tenemos es un choque externo muy grave porque las exportaciones de petróleo que son la mitad de las exportaciones caen el 50 por ciento y al caer ese ingreso de las exportaciones pues vamos a tener una escasez de divisas y una contracción de los ingresos que se van a extender en toda la economía, como ya lo estamos viendo.

¿Cuál es su consejo para el grueso de los colombianos?

Cuando el país tuvo la bonanza de divisas ha debido ahorrar para poder manejar las vacas flacas. Como no lo hizo y se excedió en el gasto, y le apostó a la revaluación, dejó que llegaran las vacas flacas y que no tuviera el ahorro y las previsiones para enfrentarla.

Cuando los colombianos enfrentan un debilitamiento en sus ingresos, lo que tienen que hacer es anticiparse con programas y acciones de austeridad y ahorro. La mejor forma de enfrentar una situación de baja de ingresos, que se va a dar, hay que ahorrar para enfrentar la escasez.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO