El gobierno más poderoso del mundo sigue paralizado

El gobierno más poderoso del mundo sigue paralizado

4 de octubre del 2013

Estados Unidos está en problemas. El 2 de octubre el gobierno federal amaneció “apagado” y desde entonces no hay nada que lo reinicie. El botón de encendido está en el congreso que tiene la tarea de aprobar cada año el presupuesto para que el coloso pueda poner en funcionamiento sus servicios públicos.

La histórica polarización entre demócratas (partido de Barack Obama) y sus opositores republicanos provocó que el año fiscal, que iniciaba el 1 de octubre, no tuviera un visto bueno al dinero con el que funciona buena parte del aparato ejecutivo. En Estados Unidos solo el Legislativo puede aprobar el presupuesto para el financiamiento de la nación. El año fiscal concluye cada 30 de septiembre.

Todo el problema radica en las decisiones dentro del capitolio en Washington. La Cámara de Representantes tiene mayoría republicana, y ellos se negaron a aprobar el nuevo presupuesto como medida de presión para que el presidente Barack Obama retrasara la entrada en vigencia de su reforma a la salud, que tiene un mayor alcance social y que denominan ‘Obamacare’. Para lavarse las manos, los conservadores planearon un presupuesto alterno, que evidentemente implicaba fuertes recortes burocráticos y en otros sectores de asistencia a población vulnerable. Esta propuesta pasó al senado, que tiene mayorías demócratas y quienes en efecto lo rechazaron. En ese ‘ping-pong’ se estancó la plata.

El jueves, durante el segundo día de cierre del Gobierno, el presidente Barack Obama arremetió contra los congresistas republicanos. “Voten ya, paren esta farsa y acaben con el cierre del gobierno ahora”, sentenció el mandatario al considerar “imprudente” la pataleta conservadora que podría afectar a millones de estadounidenses y turistas, y más adelante, al resto del mundo.

Aunque hay otros temas detrás, como la inconformidad republicana a los programas sociales y el gasto burocrático que ha marcado al gobierno demócrata, el tema que ha propiciado esta crisis es la reforma al sistema de salud, o Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, que peyorativamente se ha denominado ‘Obamacare’. Esta norma no tiene nada que ver con el actual presupuesto, pues fue aprobada en otra circunstancia por el congreso, avalada por la Corte Suprema y se sustenta con fondos de otros impuestos. El nuevo sistema otorga muchos otros beneficios sociales, amplia la cobertura del sistema a la población pobre y amplía servicios como abortos. Los republicanos denuncian que implicará más impuestos y hará “socialista” el sistema sanitario.

Centros turísticos Estados Unidos, Kienyke

Desde el miércoles 2 de octubre unos 800 mil empleados federales quedaron con los brazos cruzados. Dejaron de ir a sus oficinas porque, prácticamente, están sin sueldo hasta que se solucione el problema. Muchos departamentos del gobierno (ministerios) tenían algunos planes de contingencia pero insuficientes. No obstante, en principio, servicios “no esenciales” quedaron parados. En parque nacionales, museos, monumentos, bibliotecas, archivos, centros culturales y algunos funcionarios de servicios educativos y migratorios no están atendiendo.

Las entidades que de momento no fueron tocadas por este apagón fueron las encargadas de asuntos de seguridad y comunes, como fuerzas armadas, el Pentágono, controladores aéreos, funcionarios de impuestos, de justicia federal, salud, inspección sanitaria, diplomáticos, regulación financiera, servicios postales, entre otros.

Educación Estados Unidos, Kienyke

La revista TIME mostró otra cara de los servicios afectados por este cierre del gobierno federal. La publicación hizo una historia con los damnificados del programa de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Infantes y Niños, que brinda asistencia a familias con cupones de alimento y salud, y que ahora no pueden funcionar. Otro servicio que cobija a población en elevada condición de pobreza, Head Start, y que se encarga de dar educación y apoyo nutricional a niños de 3 a 5 años, también tienen paralizadas sus actividades.

Inmigrantes Estados Unidos, Kienyke

Esta polarización, que ha sido capaz de paralizar al Estado y tiene contra la pared a la reforma sanitaria, también preocupa a organizaciones proinmigrantes. Si los republicanos son capaces de poner en esta situación al presidente Barack Obama y a su programa estrella de salud, ¿qué no podrán hacer con la reforma migratoria que espera tránsito en la Cámara de Representantes dominada por los republicanos?

Bolsa de valores Estados Unidos, Kienyke

Esto es solo el inicio. Si de acá al 16 de octubre no hay acuerdo en el Congreso, Estados Unidos entrará en cesación de pagos de su deuda. Para el 17 de este mes, deberá incrementarse el techo de la deuda, pues de lo contrario la potencia global entraría en “default” (banca rota) y su efecto sí afectaría la economía global, especialmente la frágil europea.

Y en Colombia…

Cabe una comparación. En Colombia el congreso también tiene en aprietos al Gobierno Nacional por su reforma a la salud. El Legislativo no ha querido avanzar en su discusión debido a una avalancha de impedimentos presentados por varios senadores que anuncian supuestos conflictos de intereses para analizar la reforma sanitaria, lo que tiene bloqueado su avance. A diferencia de Obama, Juan Manuel Santos tiene una coalición oficialista de parlamentarios que podrían destrabar su reforma, sin embargo las excusas lo han impedido. Muchos culpan al lobby de EPS que tendrían interés en evitar el cambio en el sistema. Las dilaciones no son sólo cosa de norteamericanos.