"El país decide, la guerra de Uribe o la paz de Santos"

20 Agosto 2013, 04:54 AM
Share
El expresidente Ernesto Samper Pizano considera que el país debe rodear al Jefe del Estado y reelegirlo para que saque adelante el proceso de paz.

- “Tenemos a un presidente comprometido con la
El expresidente Ernesto Samper Pizano considera que el país debe rodear al Jefe del Estado y reelegirlo para que saque adelante el proceso de paz. - “Tenemos a un presidente comprometido con la paz de La Habana y la gente tendrá que decidir si prefiere esa opción, o la guerra que plantea Uribe”. ¿Entonces no tenemos otra opción que Santos? Si aparece una opción, especialmente desde los sectores alternativos, con la capacidad de liderar el proceso de paz, habría también alguna consideración. ¿Y usted tiene intención de sugerir algún nombre? No, yo di un paso al costado en la actividad electoral. Simplemente miro los toros desde la barrera y hablo como comentarista taurino. ¿Qué posibilidades reales de paz tiene el país? Tenemos la última oportunidad de encontrar una salida no violenta al problema de la violencia. Opciones iguales no se presentarán fácilmente. Que haya países como Cuba y Venezuela ayudando, que haya un equilibrio de fuerzas militares que favorece al Gobierno, que haya una voluntad como la que ha expresado el presidente a través de la Ley de Víctimas y Tierras, son hechos que difícilmente van a presentarse. Hay que mirar los diálogos de La Habana con fe y optimismo, porque el fracaso nos dejaría en situación muy complicada. ¿Hay que aguantar qué y hasta dónde? Es que los muertos no están por cuenta de los diálogos de La Habana. Los muertos están desde hace 50 años por cuenta del conflicto armado. Y quienes piensan que hay que acabar los diálogos de La Habana porque siguen existiendo combates y lamentables bajas como las de los soldados del Arauca, no se dan cuenta de que precisamente para eso son los diálogos de La Habana, para acabar de forma permanente con el conflicto. ¿Es decir que habrá miles de muertos si no logramos la paz? Exacto. Diez o cincuenta muertos no deben acabar con el proceso de paz. Al contrario, es una buena razón para seguir en la mesa. ¿Es posible un cese al fuego? Eso es posible. Sin embargo yo le veo el inconveniente de que se convierta en un Caguán. O sea, que no haya ya ningún interés en que progresen las conversaciones, porque el tiempo correría a favor de que no haya una negociación. Mantener abiertas las hostilidades, es lo que puede llevar realmente a las Farc a entender la utilidad de su presencia en la mesa. ¿Usted es optimista de los diálogos en medio del debate electoral? Creo que los diálogos vamos a tener que sintonizarlos con las elecciones. No hay que separarlos. La gente va a tener la oportunidad en las elecciones de expresarse. Decidir si le gusta este camino para la paz o si se va por el camino de la guerra, lo que buscan los contradictores del gobierno. Ernesto Samper, ienyke ¿Con su amigo Juan Fernando Cristo en la presidencia del Senado, cesaron sus críticas al aparato liberal? No, estoy apenas resignado. No han sido atendidas las críticas, el partido sigue en lo mismo, en la actividad, la carpintería diaria. No veo que esté haciendo un ejercicio ni siquiera de reflexión programática. ¿Mientras la dirección del Partido esté en manos de Gaviria usted será crítico? No es una cosa de nombres, porque reconozco sus cualidades, su simpatía, su deseo de acertar. Es un problema de la estructura misma del partido, que no está correspondiendo a lo que yo pienso que debería ser un partido social demócrata en las actuales circunstancias de la política contemporánea. Va mucho más allá de descalificar una persona. Lo que descalifico es una estructura o una estrategia política. El partido no tiene una estrategia clara y mucho menos sabe dónde está parado en el espectro ideológico. ¿En qué mejoran las cosas con la presidencia del Congreso de Juan Fernando Cristo? Es una persona que tiene mucha sintonía con lo que podríamos llamar los dos países: el real y el mediático. Creo que esa capacidad de moverse en las dos aguas le va a permitir de alguna manera mostrar una imagen distinta del Congreso y conseguir que la gente sea menos injusta con la tarea parlamentaria. ¿El Partido Liberal –le pregunto su opinión– se siente a gusto con Santos y apoyaría su reelección? Como están las cosas, Santos es una opción válida para el Partido Liberal mientras se mantenga en el espectro político de la paz y le baje un poco al modelo económico que está causando daños sociales. ¿Cuáles son sus críticas al tema económico? El país no puede abrirse como lo está haciendo. La gente no tiene condiciones de competitividad. ¿Cómo podemos poner a competir a los productores lecheros colombianos o los avícolas sin que hayamos hecho la tarea de crear una agenda interna, de vías, de puertos, de infraestructura, de tecnología? Más que reparos lo que tengo es preocupación por el impacto que pueden causar estas medidas de una apertura extrema frente a unos productores que además de todo están todavía con el tema de la violencia encima. ¿Pero cómo reversar los TLC y todo lo que hemos firmado con varios países? Será una estrategia que debe asumir el gobierno. Le va a tocar establecer unas nuevas pautas de gradualidad frente a los TLC para que no hagan el daño que están haciendo. ¿Y esa agenda en el tema interno es exactamente qué? Conectividad, infraestructura, tecnología, capacitación, crédito, apoyos administrativos… En fin, todo lo que representa una agenda de preparar un país para una competencia internacional.

KienyKe Stories