El paradero de Romaña, Márquez y el paisa abre debate

31 de agosto del 2018

Este viernes, la especulación generada en medios sobre la supuesta huida de Henry Castellanos, alias “Romaña”, líder de Farc, reforzó la discusión sobre la posibilidad de que varios de los dirigentes de dicha guerrilla se estén agrupando en el monte para “refundarla”. Esto toda vez que no sería “Romaña” el único del que se desconoce […]

El paradero de Romaña, Márquez y el paisa abre debate

Este viernes, la especulación generada en medios sobre la supuesta huida de Henry Castellanos, alias “Romaña”, líder de Farc, reforzó la discusión sobre la posibilidad de que varios de los dirigentes de dicha guerrilla se estén agrupando en el monte para “refundarla”. Esto toda vez que no sería “Romaña” el único del que se desconoce paradero, sino incluso también Hernán Darío Velásquez (alias “el Paisa”), y Luciano Marín Arango (alias “Iván Márquez”), quienes se encontrarían fugados.

Justo el día en que se realiza en Bogotá la cumbre de la dirección de Farc (Consejo Nacional de los Comunes), a la que están convocados sus 111 miembros, el director de la Unidad Nacional de Protección (UNP), Diego Fernando Mora, no ha podido ni confirmar ni desmentir las versiones que apuntan a su huida. En un primer momento descartó que “Romaña” hubiera devuelto su esquema de seguridad, pero horas después, mientras que más fuentes indicaban lo contrario, matizó su versión ante La W Radio:

“Hasta anoche el esquema había reportado total normalidad. Sin embargo, acaban hace algunos momentos de llamar a reportar que el protégido les dio la orden en la madrugada que se dirigieran en su totalidad a la ciudad de Bogotá. En este momento el esquema viene viajando sin su protegido, sin embargo no hay ninguna renuncia por escrito por parte de ‘Romaña’, tal como lo hizo en su momento ‘Iván Márquez’ y ‘el Paisa'”, dijo.

De cualquier forma, su versión resulta insuficiente ya que no se aclara el motivo por el cual devuelve su equipo de seguridad a Bogotá, ni el lugar exacto en el que permanece el desmovilizado líder guerrillero.

Según Mora, “ellos están en una zona en el departamento del Meta en la que no existe cobertura de celular. El esquema reporta por lo general cuando salen a cobertura, y precisamente, tan pronto tuvieron señal informaron que se estaban devolviendo”. No obstante, existen fuentes que, bajo reserva, aseguraron a Kienyke.com que Romaña supuestamente se encontraría en las últimas semanas en el departamento de Arauca, lo que alerta por la cercanía del mismo a territorio venezolano.

Una crisis que se venía agravando

Antes de la firma de los acuerdos de paz, cinco jefes de las Farc se declararon en disidencia y en diciembre de 2016 fueron expulsados de la organización. Son ellos alias “Gentil Duarte”, alias “Euclides Mora” (del Frente 7 y figura clave en el Bloque Oriental con nexos con el narcotráfico), alias “John 40” (estuvo en el Frente 31 y fue castigado por las Farc por su indisciplina y despilfarro), alias “Giovanny Chuspas” (Frente 16) y alias “Julián Chollo”.
Desde mediados de 2016 el Frente primero, compuesto por 120 guerrilleros que operaban en el Guaviare, anunció que no se acogería al proceso de paz y se declaró en disidencia. Actualmente su actividad principal es el narcotráfico.

No obstante, hasta ese momento ningún integrante de la cúpula más cercana del poder dentro de las Farc había dado señas contra lo acordado con el Gobierno. Eso hasta que el 19 y el 21 de abril, respectivamente, “Iván Márquez” y alias “El Paisa” salieron de los lugares en los que adelantaban su reincorporación hacia las selvas del Caquetá. La captura de alias “Jesús Santrich” el 9 de abril, fue aparentemente la detonante de tales acciones.

Causas

Pero ¿qué factores de fondo están causando esta desbandada de parte del liderazgo de Farc? Y fundamentalmente, ¿con qué objetivo están estos comandantes huyendo? Kienyke.com abordó con analistas del conflicto estas cuestiones.

Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, consideró que el proceso de reincorporación de los exguerrilleros presentó graves fallas desde hace años, que no fueron atendidas y que están generando toda una alerta en parte no solo de los jefes, sino de las bases de Farc que creen que los acuerdos no serán cumplidos por la contraparte:

“En estos momentos hay una crisis en el proceso de reincorporación. Ese proceso, en lo fundamental, está fallando en sus cuatro pilares: En la reincorporación física, que es que no maten a la gente, más de 60 exguerrilleros han sido asesinados. Por eso ellos dicen ‘nos están matando y no nos están protegiendo’; La reincorporación socioeconómica es un desastre porque la gente está sin plata y no hay proyectos productivos. Solo hay dos de ellos aprobados dos años después de la firma. Si se suma los guerrilleros que están en la UNP y los que están en Humanicemos, solo hay 1.000 que tienen su vida solucionada entre 13.000 desmovilizados. La gente está sin saber qué hacer; La reincorporación jurídica, para la sociedad colombiana Santrich puede ser culpable, para las Farc eso es un complot. Hay mucha gente aún en las cárceles porque la ley de amnistia no ha funcionado; Y frente a la reincorporación política, que era lo único que más o menos iba, el nuevo oficialismo dice reiteradamente ‘los vamos a sacar del Congreso’. Por tanto, parte de la dirigencia de las Farc está alertada”, argumentó.

Por su parte, para Erich Saumeth, consultor en seguridad y defensa, también pesan los factores jurídico y político: “Si examinamos en contexto la situación, es fácil hallar que esa desbandada se ha venido presentando a partir de este año, y en particular, luego de las acusaciones por narcotráfico en contra de varios miembros de la dirección política de las Farc. Eso causó malestar en las filas y en particular en mandos, lo que ha provocado ese movimiento. En ese sentido, como no ha habido claridad ni seguridad jurídica, respecto de la suerte de estas personas sindicadas, podría entenderse la reacción de dichos líderes del grupo. Por otra parte ha habido un cambio de paradigma político. Esa situación también genera dudas entre muchos exguerrilleros”, agregó.

Pero Saumeth hace énfasis en lo económico: “Lógico, detrás de esto la motivación es exclusivamente económica, con el narcotráfico. Alguien tiene que ocuparse todavía de ese mercado, de la producción, que es un círculo vicioso en zonas históricamente ligadas a dicho negocio. Para esas estructuras es muy difícil desligarse, y menos si no hay presión por parte del Estado”.

Implicaciones

No obstante, si bien las causas detrás de la desbandada de líderes parecen claras, no lo son tanto los efectos que tendrá esta coyuntura ni los escenarios a los que podría llevar en Colombia.

Saumeth consideró que es complicado que las voces disidentes o escépticas anteriormente mencionadas puedan refundar a las Farc, sabiendo que existe una corriente que tiene plena participación política en la actualidad: “Son numerosos los grupos guerrilleros que se han desmovilizado desde la década de los ochenta, y que desde entonces han permanecido en la vida democrática. Por ende, no creo que las Farc tengan la necesidad de refundarse, porque en esencia ya todos sabemos quién es quién. Si lo hacen, no le veo utilidad”.

Además, el experto consideró complejo pensar que “se pueda neutralizar fácilmente a las disidencias viendo que la de alias ‘Guacho’, contra la que el Estado ha usado toda su fuerza, todavía permanece vigente”.

Por su parte, Ariel Ávila considera que el Gobierno, en gran parte, mantiene aún la potestad sobre los escenarios que seguirán de esta coyuntura crítica para el país: “¿Que si van a refundar las Farc? ¿Que si se van para Venezuela? ¿Que si van a formar un nuevo grupo? Eso no está claro por ahora. Hay que ver qué ocurre, qué anuncia el nuevo gobierno, pero es claro que hay una grave crisis en la reincorporación. Ese es el diagnóstico”, dijo.

Reunión de fisuras

De hecho, se debe reiterar que este viernes tuvo su inicio en Bogotá la cumbre del liderazgo de Farc, compuesta por 111 miembros. En el Consejo Nacional de los Comunes, según Ávila, muy seguramente serán abordadas las diferencias entre la corriente que está actualmente huída y la encabezada por Rodrígo Londoño junto a los senadores del movimiento.

“La reunión va a ayudar a que las Farc solucionen sus diferencias internas, pero no es una instancia definitiva. Mucho depende del Gobierno, mucho depende de si hay seguridad jurídica o no y de si habrá proyectos productivos. Lo de este fin de semana va ayudar a saber unas cosas porque las Farc tienen unas dificultades internas complejas, pero también dependerá de cómo se mueve el nuevo mandatario”, advirtió.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO